Compartir

¿Usted sabe a lo que sabe una hallaca?

LINDA D´AMBROSIO |  EL UNIVERSAL
martes 8 de enero de 2013  12:00 AM
En España, la persona que más sabe de hallacas se llama Eugenia Adam. No sólo hace gala de una magnífica sazón, haciendo honor a las tradiciones familiares (bastará recordar las recetas de  Lutecia Adam, colaboradora regular en este diario) sino que además canaliza las apetencias de todos los que atravesamos por  esta neurosis de vivir en ambos países al mismo tiempo, organizando desde hace varios años el concurso "La mejor hallaca de Madrid".

Eugenia, además, es experta en preparar hallacas sin carne, lo cual redunda en el agradecimiento de las facciones vegetarianas de mi familia. Sin embargo, este año se marchó a la France,  dejándome a la deriva en lo que a hallaquística se refiere. Ante la imposibilidad de prepararlas yo misma, comenzó el proceso para determinar a quién endilgarle la tarea.

Impensable sobrevivir a un fin de año sin hallacas. Más que una necesidad gastronómica, se trata de un requerimiento emocional.  ¿A qué sabe una hallaca?

Seguro que sabe a todo lo que uno le ponga, lo cual varía según la región. Parientes próximas de tamales y pasteles, y de otros preparados similares que se consumen en toda América elaborados bajo el mismo concepto (una masa de maíz a la que se incorporan diversos ingredientes, y que puede cocerse o no en un envoltorio vegetal) en Venezuela tienen la particularidad de consumirse básicamente en la época decembrina,  en tanto en otros países se consumen a lo largo de todo el año.

Francisco Herrera Luque explicaba el origen de esta costumbre: nuestros indígenas, al igual que los de otras regiones, se alimentaban en su pobreza de la tradicional masa de maíz a la que añadían un picadillo preparado con las sobras de los alimentos de "la casa grande" en que vivían los terratenientes. Al parecer, el obispo de  Caracas, admirado por el contraste entre las suculentas cenas de los mantuanos y  el pobre condumio de indios y negros, impuso como penitencia que por Navidad los poderosos comieran  el mísero preparado que sus sirvientes, esclavos y manumisos, consumían regularmente, en lugar de las opulentas viandas a las que estaban acostumbrados. Dieron pues los mantuanos en respetar las indicaciones del pontífice, pero amañándolas a su modo, pues introdujeron en el picadillo del relleno toda clase de exquisiteces.

Así pues, la hallaca sabe a lo que sabe el picadillo. Pero es el caso que este año comencé a saborearlas aún antes de ponerlas en la olla. Comencé a degustarlas aún antes de que el proverbial olor de las hojas de plátano se esparciera por toda la casa y aun antes de que comenzara a bullir el agua para calentarlas. Las probé, incluso, antes de tenerlas conmigo.

Comencé a paladear su sabor en el momento justo en que crucé el umbral de la Panadería La Plaza, en el madrileño barrio de Carabanchel. De inmediato afloró la amabilidad, si bien discreta, de quienes me atendieron, a todas luces compatriotas. Además de ponerse a mis órdenes, dieron rienda suelta a esa gentileza proverbial del venezolano, que va más allá de lo que la buena educación impone, más allá de lo que a la política comercial conviene, y que traduce el espíritu hospitalario propio de nuestra gente. Les faltó tiempo para  compartir conmigo un pan de jamón preparado para ellos mismos con el "repele", con los recortes de los otros panes de jamón preparados para los clientes,  sazonado con las disculpas de que no fuera el mejor, porque lo habían preparado para consumo propio.

A eso me saben las hallacas: a cordialidad; a tarea compartida; a Navidad y  a casa abierta. Me saben a mi gente y a mi país.

-¿Fuiste a buscar las hallacas?, me preguntó la amiga que me recomendó el sitio.

-Sí. Bien amables- le dije. Y mi amiga tuvo que convenir:

- Como buenos venezolanos...

linda.dambrosiom@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (10)
páginas:
1 |
Por Maria Medina
08.01.2013
2:58 PM
El cuento lo recuerdo distinto: los esclavos con los restos de la cena de sus amos los encerraron en la masa de maíz y lo envolvieron en hojas de plátano. Un mantuano con hambre fue a la cocina, no encontró otra cosa y se animó a probar la hallaca y le pareció muy buena.
 
Por juan carlos Marcano Herrera
08.01.2013
1:30 PM
A mi las hallacas se supieron a "viacrusis", primero no conseguia harina, hasta Bs 20 por paquete la cobraban los buhoneros, el pollo se disparo, de Bs 22 paso a bS. 40, la carne y el cochino a Bs. 68, luego ponerse a picarla..que fastidio, diganme las hojas, remojarla y lavarla...que va para el próximo diciembre las mando a hacer, un solo pago y menos estress..ahh y a la final sólo me comi una , porque la generosa de mi esposa las regalo casi todas...
 
Por sara rodriguez
08.01.2013
1:07 PM
Amiga, tienes que leer mejor a Herrera Luque (y a otros ...!). Ciertamente fue una penitencia de la Iglesia, pero porque los citadidos caraqueños entregaron sobras podridas para alimentar a los indios!
 
Por José Castillo
08.01.2013
11:56 AM
Muchos nos acostumbramos a comer esas deliciosas hallacas en diciembre, y si se guardan en el congelador duran bastante tiempo. Una vez comi en carnaval, era la ultima que me quedaba. Pero la hallaca sabe a lo que le coloquen, tengo entendido que los andinos le colocan huevo. En cada region le ponen un ingrediente adicional.
 
Por Heriberto Acosta
08.01.2013
11:22 AM
Esas Hallacas, saben a la Venezuela que dejamos atras. A la Venezuela de nuestros recuerdos, de nuestra infancia, la Venezuela que le daba la bienvenida a todo el que tocaba la puerta, Esa Venezuela que se perdio hace 14 anos.A eso saben las Hallacas, a Venezuela.
 
Por freddy reyes
08.01.2013
10:16 AM
despues de vivir muchos en en europa la mayoria de los cuales en españa en catalunya en barcelona extrañar las hayacas es una cosa que nos pasa a todos hasta que un año se dieron las condiciones para que hicieramos todo el menu navideño un gupo de amigos hayacas pan de jamon ensalada de gallina torta negra falto fue el dulce de lechoza, pero lo que no falto falto en ningun momento fue la ultima frase de su articulo "como buenos venezolanos" la mesa a la hora de la cena se lleno de brasileños, ecuatorianos peruanos, ukranianos, españoles hasta un italiano que quedo varado en españa y no pudo volver a milan no fueron las mejores navidades de mi vida ya llevo 34 de ellas , pero si fueron hermosas e inolvidables no solo por lo lejos de mi casa y mi familia si no por lo cerca que tenia a mis amigos...
 
Por Ishelle juliette rousseau
08.01.2013
9:02 AM
En Canarias, específicamene en Tenerife, se consiguen todos los ingrdientes para hacer las hallacas. Los dos únicos ingredientes que vienen de fuera es la harina de maiz y el onoto, porque las hojas de plátano y hasta el ají dulce se cultivan aquí.y quedan estupendas con sabor venezolano y aires canarios y con mucho cariño por ambas tierras.Hasta las que venden industrializadas y congeladas son bastante buenas. Por supuesto que el pan de jamón caseo es el mejor.
 
Por Josep Anglade
08.01.2013
2:17 AM
Teniamos años que no haciamos hallacas en casa y este año nos dio por hacerlas, le dimos un toque "catalan" una vez servidas en el plato le poniamos un toque de allioli uummm, por cierto todos los ingredientes los consegui en abundancia y en menos de media hora incluyendo "la hoja" importada de Ecuador y La Harina de Colombia...
 
Por Roberto Juarez
08.01.2013
1:00 AM
Así es Linda, a eso mismo es que saben las hallacas, yo le agregaría que también saben a familia.
 
Por Enrique Daube
08.01.2013
12:20 AM
El "que" en el título de esta nota no debe llevar tilde, porque no es ni interrogativo ni exclamativo, sino una conjunción. En la primera oración del sexto párrafo sí lo usan bien: "Así pues, la hallaca sabe a lo que sabe el picadillo".
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar