Compartir

Una explicación

Aquí no parece estar pasando nada más allá de los pasillos de Miraflores y de La Habana

GUSTAVO LINARES BENZO |  EL UNIVERSAL
domingo 6 de enero de 2013  12:00 AM
A esta fecha todavía no se sabe qué tiene Chávez. Tampoco se conoce con exactitud si está en condiciones de gobernar, salvo los pedazos de un rompecabezas imposible de armar que son las declaraciones, tuiters y mensajes que el vicepresidente y los ministros emiten solamente cuando los rumores se vuelven atronadores. Declaraciones y señales, por demás, que provienen de parte interesada, interesadísima, pues del estado de Chávez depende el Estado. El socialismo del siglo XXI terminó siendo un metabolismo.

Visto con un poco de perspectiva, la situación es muy primitiva, propia de un grado de civilización preestatal, más semejante a la horda de cazadores del neolítico en que basa Freud sus teorías que a una sociedad mínimamente institucionalizada. La enfermedad del presidente y los problemas de su eventual sucesión deben parecerse mucho a un cuadro grave de salud de un jefe elemental, lleno de misterio, secretismo y confusión sobre quién manda y qué pasará si no puede volver a ejercer el poder.

Lo que más asombra es la reacción (o ausencia de reacción) de la mayoría. Aquí no parece estar pasando nada más allá de los pasillos de Miraflores y de los cuarteles de La Habana, como puede constatarse de las compras navideñas, de los viajes al interior o al exterior y de los baños de mar de comienzos de año, ya nadie trabaja la primera semana de enero. No hay manifestaciones públicas de dolor o tristeza, salvo los primeros días de esta ausencia presidencial, y la lucha interna por el poder es muy sorda y nadie la conoce a ciencia cierta. Puede que todo se encrespe mañana, con el comienzo de la normalidad y la evidencia, por ejemplo, de la escasez de productos básicos, pero hasta ahora la procesión va por dentro.

Todo esto pareciera exigir una explicación. Pero bien visto, el retorno a etapas primitivas, bárbaras, es precisamente eso, el regreso a lo que era nuestra situación normal antes de la muerte de Gómez, dicho por supuesto con mucha simplificación. Lo que está pasando, lo que viene pasando desde hace tres lustros que es su causa directa, es un remake con algunos elementos novedosos del caudillismo del siglo XIX y de la mano dura de los andinos en el XX. Como tal repetición, no requiere de mucha explicación, al menos de una esencialmente distinta a las del positivismo de Vallenilla Lanz o Zumeta. Sólo aspectos muy problemáticos como analizar la convivencia de un caudillo indiscutido con el mayor desorden público de nuestra historia (más homicidios que en un país en guerra), o la ensoñación, transformada en ocupación, por un país tan pequeño y débil como Cuba, requerirían de investigación.

Lo que requiere explicación, es la democracia civil que duró los cuarenta años anteriores. Cómo este país cuyo estado natural pareciera ser esta postración institucional, esta necesidad de hacer del Estado un órgano del jefe, en vez de ser el jefe un órgano del Estado, pudo darse una estructura civil, primero, y moderna, luego, a pesar de bonanzas petroleras (principal sostén de los caudillos, de Gómez y de Chávez) y penurias. La explicación es imprescindible, pues de la coyuntura actual puede salir algo como el plan de febrero de López Contreras, un plan para el siglo XXI, que como entonces el siglo XX, todavía no ha comenzado en Venezuela.

glinares@cjlegal.net



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (4)
páginas:
1 |
Por ebrahim faria
06.01.2013
10:56 AM
Y tranquilos. Que habrá Chavismo sin Chávez, si fuere el caso aún por demostrárnoslo. Porque una revolución, cuando es verdadera, no depende de la existencia de un individuo. Nadie es imprescindible. ¿Recuerdas a Mao?.
 
Por ebrahim faria
06.01.2013
10:52 AM
LABASTIDAS, ¿Dónde está la certificación médica sobre la salud y la enfermedad de Chávez?. Nos han mentido y se contradicen tanto en sus ditirámbicas declaraciones, que no nos queda más que pedir fé de vida. Cual dolientes de víctima secuestrada. Queremos verlo, que hable. Queremos pruebas. A uds ya no les podemos creer. Nos han engañado muchas veces.
 
Por José R Pirela
06.01.2013
10:43 AM
O sirve la crisis política para enderezar la relación Sociedad-Estado Democrático, o volvemos a la latencia hasta la próxima crisis.
 
Por JOSE LABASTIDAS HERNANDEZ
06.01.2013
8:59 AM
POR SI TU ZARCASMO E IRONIA NO LO PUEDE ASIMILAR EL COMANDANTE TIENE CANCER GUSTAVO LINAREZ Y ESO ESTA CERTIFICADO PERO COMO USTEDES LO QUIEREN VER ES FALLECIDO Y POR EL HECHO DE QUE NO ESTA EN VZLA SINO EN CUBA LOS MATA LA INTRIGA Y LA FRSUTRACION DE QUE TODAVIA ESTA VIVO SIMPLEMENTE BUSCAN ALGUNA FORMA DE DISOCIACION O LA INVENTAN PARA SENTIRSE TRANQUILOS.....
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar