Compartir

Tiempo de alpargatas

Pensar que se avecinan buenos y vertiginosos cambios, es apenas una esperanza

ARGELIA RÍOS |  EL UNIVERSAL
viernes 4 de enero de 2013  12:00 AM
Nada cambia: si Chávez lograra prestar juramento, o si no pudiera hacerlo, Venezuela no vería un destino diferente al que está enfrentándose en este difícil 2013. Lo que sí estamos viendo es una lenta evaporación del protagonismo político que ha monopolizado su figura, a lo largo de las dos décadas transcurridas desde los golpes de Estado de 1992, sin contar el tiempo de sus andanzas sediciosas dentro de la FAN. La vida del comandante se está extinguiendo y con ella languidece también "la época dorada" de la revolución. Nadie dice que su impronta se disipará de inmediato. Ya sabemos que la descendencia bolivariana le sacará buen provecho a su recuerdo y que, en ese plan, bregará por mantener a la revolución como una fe religiosa, en el que las estampillas del jefe único fungirán de amuleto, además de escudo para proteger a cualquiera de los ineptos a quien corresponda administrar el legado del "irremplazable" hegemón.

Toda Venezuela se está preguntando hoy qué es lo que viene a continuación. Muchos creemos que esta historia no culminará de inmediato, porque las estructuras del Estado revolucionario han sido cementadas, para complicarle al país democrático todo intento por construir un sistema lejano a la intransigencia y al fanatismo. Otros, también muchos, tienen una certeza opuesta, quizá inspirada en aquella sentencia profética que la difunta Lina Ron dejó troquelada en el historial del "proceso", cuando -conociendo el bolivariano mundo de truhanes que tanto cuestionó- repitió, una y otra vez, su "con Chávez, todo y sin Chávez, nada". En esa época, la inefable Lina -a quien nadie le objetaba autenticidad- se refería a "los opositores" del presidente, cuya última voluntad -"voten por Maduro"- ha dado lugar a una tormenta de lluvia ácida en las entrañas del "proceso", en medio de la cual -y con la gestión lanzada al olvido- forcejean los detractores y defensores de la inmoral ocupación cubana en Venezuela.

Pensar que se avecinan buenos y vertiginosos cambios, es apenas una esperanza que encubre lo que realmente presenciaremos: una secuencia de enrevesados episodios, de los que pudieran surgir adversidades tan inéditas como peligrosas. La división que el país ha padecido durante estos 14 años es el telón de fondo de los ajetreos que se nos enciman y es ella, también, la que pudiera provocar heridas de inapreciable profundidad que, sin duda, problematizarían aún más la delicada coyuntura nacional. La dirección política de la oposición tiene una papa caliente en las manos: conducir atinadamente las reacciones que, sin duda, generarán el desenlace de la enfermedad presidencial. Sí: la tarea es difícil, pero no se le pueden facilitar las cosas a los Castro. Es tiempo de alpargatas

Argelia.rios@gmail.com Twitter @Argeliarios



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar