Compartir

Ahora, ¡el 10 de enero es la cosa!

JOSÉ DOMINGO BLANCO (MINGO) |  EL UNIVERSAL
viernes 4 de enero de 2013  12:00 AM
Vivimos de fecha en fecha. Hace poco, esperábamos el 16 de diciembre; pero antes del 16-D, esperábamos el 7 de octubre. Y mientras aguardábamos por esas fechas ¡emblemáticas! el país a media marcha, como cuando se contiene la respiración, caminando con precaución, dando un pasito a la vez, casi paralizados aguardando cualquier desenlace, bueno o malo, para tomar decisiones. ¡Qué insólitos somos! ¡Qué absurda se ha vuelto Venezuela! Lo peor no es eso: ¡en este plan llevamos años!  Y ahora: ¡el 10 de enero es la cosa!

Yo no sé si en un país serio y responsable, cuando el mandatario se le enferma (o tiene que operarse o cae en coma espontáneo o provocado) ocurre una parálisis de la magnitud como la que padecemos en estos días. Nuestro caso, de seguir así, pasará al Libro de Records Guinness como el de la nación que más tiempo pasó en incertidumbre (y detenido) producto de la enfermedad del presidente de la República que, al fin y al cabo, no es más que un empleado, a quien se le paga el sueldo con nuestros impuestos y por lo tanto, ante su situación, merecemos, sí, estar informados; pero, no paralizados, esperando que el comandante dé una orden para que la rueda siga andando. ¿Esto ocurre en otros países? Chávez lo ha hecho tan bien, desde el punto de vista esotérico y espiritual, que ha hundido a los venezolanos en una especie de hipnosis colectiva donde algunos permanecen boquiabiertos, otros estancados, otros esperando órdenes para mover un dedo y otros... quién sabe cómo reaccionarán cuando, de llegar el caso, les den una fatídica noticia.

Después del 11 de diciembre, cuando el Presidente anunció lo que le ocurría, su nuevo viaje a Cuba, la designación de Maduro como "su sustituto" y la seriedad de la operación a la que se sometería  (con sus posibles consecuencias), los días se han asemejado a una puesta en escena del teatro del absurdo. A veces con visos de sainete, bien "folclórico", ambientado en una Venezuela ingenua que todavía cree en los cuentos de la Sayona. El teatro de estos días es tan absurdo que produce un desequilibrio entre  razón y emoción. El desbalance es tan grande, que los venezolanos no sabemos si reír o llorar. Y mientras se representa la obra, estamos dejando de lado los problemas de desarrollo. Se desmoronan las fuerzas productivas y vivas del país. Porque el país está en vilo y dependiendo de un solo hombre: del presidente de la República. No logramos seguir adelante aun cuando la Constitución lo establece claramente: cualquiera puede ser Presidente. Todo lo que haya que decidir o hacer está contemplado en la Carta Magna. Lo que sí no contempla es la paralización del Estado o la nación mientras esperamos noticias ¡y desde Cuba!... cosa más grande caballero. Habrase visto semejante disparate.

Hace poco me topé con este pensamiento, de un escritor mexicano cuyo nombre no anoté, que me hizo reflexionar sobre nuestra situación actual: "Casi todo lo que llamamos razonamiento consiste en encontrar argumentos para seguir creyendo lo que creemos". Y ese pareciera el axioma de los rojos rojitos: son expertos buscando maneras para justificar lo que creen, inventando nuevas teorías que corroboren sus creencias aun cuando éstas los lleven –y nos lleven a todos, por efecto colateral- derecho al despeñadero.

Llevo días preguntándome si un país deja de ser país porque su presidente se muera. ¿Se acaba la nación? La enfermedad de Chávez nos ha servido para ratificar que su efecto funcionó como una especie de elixir que se empleó para "bobalizar" a una sociedad que dejó de pensar. Y sus adulantes, quizá, a sabiendas de la muerte que pudiera ocurrir, son incapaces de asumir el liderazgo. ¡Qué servilismo más grande! Y por eso  prefieren ocultar la realidad, porque tienen miedo de surgir como líderes: ¡no son más que unos cobardes!

Recuerdo una oportunidad, cuando trabajaba en Globovisión, que me tocó entrevistar al entonces ministro de Interior y Justicia, Ignacio Arcaya. "Para variar" en una de nuestras cárceles estaba ocurriendo una especie de circo romano, donde a manera de diversión, los presos decidieron hacer un juego de fútbol: ¡el balón era la cabeza de un reo asesinado! Le pregunté al Ministro si no era el momento de tomar acciones inmediatas e intervenir la cárcel. Su respuesta fue lapidaria. Me dijo que él tenía que esperar a que Chávez regresara de su gira por China y le diera instrucciones para ver qué iban a hacer. En vivo y al aire le dije a Arcaya que no era más que un monigote del Presidente. El tipo se paró y se fue del estudio. Así se terminó la entrevista.

Tenemos que fumigar al país para librarlo de la plaga que lo tiene infectado. El problema, en su raíz, es más moralista que legalista. Y eso, ni siquiera, los pseudo líderes de la oposición lo han entendido. Nadie ha sido capaz de ver que lo que se nos viene encima es la crisis más grande, jamás vivida, en todos los órdenes habidos y por haber.

mingo.blanco@gmail.com

@mingo_1


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (7)
páginas:
1 |
Por luis ron
04.01.2013
5:02 PM
Luego de la "depre" del 7O comprendí que lo mejor fue no haber ganado las elecciones. Es cierto, lo que se le viene a este gobierno inepto y arrodillado al gobierno cubano es una crisis política y económica para verla desde el palco. En la mente del pueblo venezolano estará este gobierno como el único responsable que nos llevó directo a la tormenta perfecta. No hay mal que por bien no venga, despues vendrá la calma y luego la reconstrucción y captura de los traidores.
 
Por casta isabel hernandez marin
04.01.2013
3:10 PM
como siempre excelente mingo.....esa es la radiografia exacta de lo que esta pasando y lo que estamos viviendo y si muy cierto que la crisis es moral pero me pregunto ¿cuando fue que perdimos el pais?,y sera verdad que lo vamos a entregar tranquilamente sin hacer nada.....no creo. saludos mingo se te extraña mucho en la tv....
 
Por Carmen Sullivan
04.01.2013
2:02 PM
A veces pienso que muchos venezolanos están como esos presos que pasan muchos años en una cárcel, y después cuando les toca el momento de salir prefieren seguir presos por el miedo que les da de enfrentar un mundo mejor. Porque como se pregunta el comentarista Mingo: es que si se muere un presidente, se acaba la nación? Es que acaso no estamos preparados para continuar ante la desaparición de un presidente? Es que casó no es para eso que hemos votado antes y luchado para cambiar a nuestro país? Hablando en serio, el 10 de enero el el día más importante de todos los eventos políticos del 2013. Seamos sensatos y realistas , no se trata de una enfermedad , se trata de Venezuela.
 
Por Carmen Sullivan
04.01.2013
1:50 PM
Otro problema que tenemos en Venezuela es que vivimos del sentimentalismo y la lástima, y no de la lógica. Es capaz que el 10 de enero nos de lástima que Chávez no pueda regresar de Cuba porque anda por allí convaleciente, entonces decidamos darle unos 6 años más de reposo para que continúe su mandato. Y más que ya andan los chavistas acusándonos y llamándonos indolentes e irrespetuosos para con su comandante. Mire que ya verán como va a ser la cosa el 10 de enero, como las otras fechas del 16, del 7 y otras antes de estas.
 
Por Sory Arias
04.01.2013
11:31 AM
El 10 aparece vivito y coleando, toma posesión y se ríe de todo mundo.
 
Por JOSE TOMAS MILANO PARMA
04.01.2013
9:15 AM
Excelentes reflexiones Mingo,en especial el ultimo párrafo.
 
Por Yezica Santana
04.01.2013
7:55 AM
Pues mi querido Mingo, mejor explicado imposible, lo que se nos viene encima no es un juego de niños, es una crisis. :(
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar