Compartir

El boomerang electoral

MARCOS CARRILLO |  EL UNIVERSAL
viernes 21 de diciembre de 2012  12:00 AM
La victoria del PSUV en las elecciones de gobernadores puede terminar siendo el germen que acabará con la unidad del chavismo. Cierto es que Maduro es el Simón-Pedro ungido por el Mesías del socialismo del siglo XXI y, más importante aún, por los dioses que juegan a los dados desde Cuba. Sin duda el conciliábulo habanero identificó las cualidades adecuadas para que el Vicepresidente representara sus intereses en estas tierras. Pero, afortunadamente, se les escapó un importante detalle: no existen relaciones de causa efecto en la sociedad. La política es impermeable a la física.

A Maduro se le complicarán las cosas sin la presencia de Chávez. Una vez terminen los novenarios y las jaculatorias –y quizás antes-, la mesa estará servida para que la realidad comience a abrirse paso en las entrañas del partido de gobierno. Sabiendo que será imposible una reprimenda del creador –del partido, digo- cada quien querrá cobrar su parte. A Maduro le costará –más bien le será imposible- establecerse como un primus inter pares.

Diosdado no es el único que se mueve para reclamar lo que constitucionalmente le corresponde (por un tiempo determinado y fatal). Hay veinte gobernadores que manejan su cuota de poder y que también fueron investidos por el mismo que le dio la alternativa a Maduro. El Vicepresidente deberá negociar su ascenso al trono. Como se sabe, no es el único que lo desea, por lo que habrá confrontaciones. Sin la resistencia de Chávez la dirigencia se preguntará legítimamente ¿por qué él y no yo?

La unidad del chavismo se desmembrará una vez que su centro de gravedad no exista. Aquí es donde la MUD cuenta. Serán los factores democráticos unidos quienes podrán sacar el mayor rédito de los escombros que vayan fragmentándose; así podría pasar a ser la primera fuerza del país. El militante del PSUV que quiera surgir luego de Chávez, deberá transar con la MUD, pero ésta deberá primero resistir los embates de las mezquindades internas que quieren hacerla implosionar.

Nada fácil es el panorama. A pesar de la atomización previsible del chavismo, éste persistirá. Es preciso, por el bien del país, no dejar que por pequeñeces y miopía política el populismo irresponsable vuelva a tomar fuerza. De ser así, nos espera un futuro como el argentino a raíz del peronismo. No solo algo indeseable sino funesto.

mrcarrillop@gmail.com

@carrillomarcos


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (3)
páginas:
1 |
Por Celso Medina
21.12.2012
11:41 AM
Tiene razón Clodovaldo, estos opinadores confunden sus deseos con la realidad. Mientras sueñan con el fantasma de la división chavista, sufren cada día derrotas dramáticas. La tragedia de ellos: que hasta sin Chávez reciben palizas electorales.
 
Por Marcos Venster
21.12.2012
10:06 AM
Mezquindad es la gran razón por la que estamos como estamos!
 
Por sofia NARDI
21.12.2012
8:14 AM
Excelente su analisis, por los vientos que soplan así será.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar