Compartir

Que cese el odio

OSWALDO PÁEZ-PUMAR |  EL UNIVERSAL
lunes 17 de diciembre de 2012  12:00 AM
Es la petición formulada por el vicepresidente, transido de dolor por el estado de salud que aqueja a su comandante, reclama de los adversarios el cese del odio y respeto a la tristeza y al dolor; y al mismo tiempo le ofrece a "la burguesía" que pide dólares darle dolores. La incongruencia no puede ser mayor. Revela no solo el doble patrón de medida, sino la inmadurez de quien incapaz de conducirse a sí mismo ha sido colocado en puesto de conducción de los demás. La pretensión de jugar con las palabras en un momento de extrema seriedad es síntoma del desprecio que siente por quienes no comparten sus ideas; y de cómo la prédica del odio al adversario penetra el cuerpo y el alma de quienes se hacen eco de ella. El reclamo contra las expresiones de odio al Presidente, que aunque las hay son más manifestaciones verbales de desahogo frente al hostigamiento y exposición al desprecio público, no comporta un llamado a la concordia, traslucen el fruto del odio sembrado.

Un mejor manejo del lenguaje, sin pretensión de hacer juego de palabras, le habría hecho comprender que quien siembra vientos recoge tempestades y al que cría cuervos le sacan los ojos. Catorce años de prédica de odio tomando solamente la que se ha hecho desde el poder y empleando todos los medios que el mismo poder provee son la semilla, el riego, el abono, la poda oportuna de lo que se quiere detener invocando el estado de salud del presidente, cuando las raíces del árbol se han hecho vigorosas porque se las ha provisto por el presidente y todo su séquito, donde no hay una sola excepción, del fertilizante que es el ejemplo de conducta frente a la salud precaria de los adversarios:  Brito, Vivas, Forero, Simonovis, la juez Afiuni, los niños de Los Semerucos y tantos otros que la maquinaria judicial trastocada en aparato al servicio del odio ha molido de manera descarnada, en despliegue de sevicia, para satisfacción del hoy enfermo Presidente y ayer
arrogante y burlón frente a los inermes prisioneros.

opaezpumar@menpa.com    


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Lorena Salcedo
17.12.2012
1:32 PM
Sabremos que esta bien cuando escuchemos los insultos.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar