Compartir

Revolución olvidadiza

Cuando ahora exige respeto e indulgencia el régimen olvida quién empezó la guerra

MIGUEL SANMARTÍN |  EL UNIVERSAL
sábado 15 de diciembre de 2012  12:00 AM
Atribulada, perpleja, llorosa, atormentada y desconcertada por su futuro se encuentra la revolución vernácula. La ausencia del inspirador y referencia, motivador y timonel del proyecto totalitario-militarista en marcha, aun cuando ello estaba en el diagnóstico, los agarró fuera de base. El desasosiego aumenta ante la incertidumbre por la falta de certeza sobre lo que les deparará el destino, tanto al "proyecto" como a ellos mismos y a los bienes obtenidos en el curso de estos años de odio, división, sectarismo, beligerancia, agravios y represión. Sí, cunde el pánico, crece la angustia y se extiende la desesperanza de quienes se creyeron aquella pamplinada de mandar "hasta el dos mil por siempre".

En medio de la zozobra y la angustia que les produce la recaída son capaces, no obstante, de utilizar -sin el menor escrúpulo- la perplejidad y consternación del soberano para su provecho politiquero- electorero. Exacerban esos sentimientos con arengas, bailantas, invocaciones, ritos y ofrendas pro sanación. Inspirando lástima, dispensa y adhesión. Pero los mezclan con más imputaciones, denuestos, descalificaciones y amenazas contra el sector de la sociedad que no comparte su proyecto y talante totalitario.

Estas acusaciones -inaceptables por infundadas- contra "algunos" adversarios "antipatriotas" van acompañadas de la correspondiente "indignación revolucionaria" y la exigencia de respeto, consideración, moderación, humanidad y compasión con el postrado y su familia. Esto sería válido y admisible de ser cierto. Pero no lo es. Se trata de otra patraña del régimen para (por un lado) remover la fibra sentimentaloide de los suyos e intentar desacreditar a la oposición democrática que está ganando la batalla en su intento por construir un liderazgo y reconquistar la confianza de un pueblo desengañado, frustrado y decepcionado por el deterioro y las promesas incumplidas.

Cuando ahora exige respeto e indulgencia el régimen olvida quién inició la guerra de epítetos, infamias, estigmatizaciones y el fusilamiento moral del contrario. Pasa por alto los atropellos, injusticias, despojos, hostigamiento, daño, sufrimiento y las humillaciones públicas, incluso contra sus propios funcionarios. Borró de su memoria el maltrato inferido al Cardenal Velasco, la juez Afiuni, Franklin Brito, los empresarios, los trabajadores petroleros, los comisarios, los funcionarios de la PM, oficiales de la FAN y tantos otros. Ni se acuerda tampoco de la represión contra medios y comunicadores sociales. Al régimen, por supuesto, tampoco le parece inmoral que sus más altos personeros y francotiradores atrincherados en VTV injurien impunemente a la oposición democrática del país.

msanmartin@eluniversal.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar