Compartir

Ahora si creen en Dios, ¡enhorabuena!

Todos terminan así, aunque en su vida se hayan jactado del más profundo ateísmo...

imageRotate
GUILLERMO A. COCHEZ |  EL UNIVERSAL
sábado 15 de diciembre de 2012  12:00 AM
Quienes se han pasado toda su vida pisoteando el mandamiento de amar al prójimo como a ti mismo, ahora vuelven su rostro a Dios. Finalmente encuentran la luz en el túnel que han sido sus actuaciones públicas: pisotear derechos humanos de sus gobernados; mentir descaradamente; alentar la corrupción oficial; ignorar los preceptos de justicia social que pregona el cristianismo, fomentar ambientes de violencia. ¡Enhorabuena!

En otro contexto lo hemos palpado en nuestro entorno familiar. Personas queridas que parecía no creían en Dios alguno y mucho menos en la eternidad, aunque no le hubiesen hecho mal a nadie durante su existencia, al final de sus días, ante la proximidad del último adiós, vuelven sus ojos al Misericordioso Señor expiando las culpas de su vida. Poco les importó si fueron buenos ciudadanos, respetuosos de las leyes y de las buenas costumbres: quieren llegar a la posada final de la bondadosa mano de nuestro Señor Jesucristo. Todos nos sentimos reconfortados con esa actitud de quien se despide.

Y pareciera que todas estas realidades son contagiosas, aunque hay casos donde dudamos de su autenticidad. Es común apreciar a los amigos del próximo difunto "rogar a Dios" por la recuperación de la salud del enfermo; jamás dijeron palabra alguna cuando su delirante amigo abusaba de los demás, hacía trampas, auspiciaba a sus amigos corruptos, adoraba a becerros de oro, favorecía a esos "amigos" con el dinero que no le pertenecía. Esos creyentes de pacotilla que se aparecen siempre en los lechos de los enfermos hasta llegan a proferir lealtades sobre sus repentinas creencias cristianas, pero sobre todo porque les conviene que los vean hasta rezando en público el Padre Nuestro.

¡Qué pasará conmigo...!

Esto que se da alrededor de nuestros seres queridos, se repite por igual en la política y en el mundo de los negocios. ¡No se muera, mi amigo, que después no sé que pasará conmigo!, llegan a decir. Dificulto que tu hijo vaya a ser tan pródigo conmigo como lo fuiste tú: Señor, dale fuerzas para que siga viviendo. Hasta los santos, que se olvidaron de ellos desde primera edad, se convierten en los recipientes de sus desesperadas plegarias: San Cayetano, ¡acuérdate de nosotros¡ Santo Domingo de Guzmán, imploramos por su recuperación; no podremos vivir sin él. ¡Los rezos a la Virgen se multiplicarán! Los santuarios donde están Nuestra Señora de Luján, Nuestra Señora del Quinche, la Virgen de la Caridad del Cobre y la Virgen de Copacabana se llenarán de ofrendas de esos "amigos" que, más que preocuparse de la salud del enfermo, están angustiados de su suerte cuando éste finalmente dé su adiós eterno.

Sin temor a equivocarnos podríamos decir que esos rezos, plegarias, ofrendas y ofrecimientos son de pura conveniencia; de esos que el Maestro Jesús llamó escribas y fariseos y que Moisés tuvo que matar por estar adorando a otros dioses.

De toda forma todos terminan así, aunque en su vida se hayan jactado del más profundo ateísmo y del más descarado irrespeto a los demás. Dios, el Misericordioso y Compasivo, sabrá distinguir entre unos y otros.

Embajador de Panamá ante la OEA

gcochez@covad.net



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por alejandro cabrera
15.12.2012
7:30 PM
¿cuantas veces escuchamos a chávez insultando a los obispos?¿no vimos a Lina Ron tomando por asalto el palacio arzobispal con sus malandros motorizados...., no vimos poco antes del diagnóstico del cancer a las pandillas chavistas tiroteando y descabezando estátuas de vírgenes y santos?¿no se atrevieron a robar y saquear las sinagogas de los judíos? por eso me burlé de ellos cuando Chávez viajó para la segunda operación y le instalaron un ejército de plañideras y rezanderas a lo largo de toda la autopista caracas-la guaira, en una rídícula marcha con paradas y rezos que simulaba un via-crucis, asi es esta gente, vive en una permanente obra de teatro, y no entienden lo que es hacer el ridículo
 
Por Quintero Alfredo
15.12.2012
8:31 AM
El discurso apologista muchas veces incluye, a veces más oblícualmente a veces más directamente, la implicación que el creyente es bueno y el ateo es malo. Otro tema es la justicia social que "promueve" el cristianismo. Raspando la supericie del análisis es posible descubrir la brecha con la realidad. En cuanto a la justicia social que el cristianismo pregona, es evidente (especialmente en el catolicismo) que las mujeres están por debajo de los hombres, refrendado desde el más antiguo texto de donde arancan los dogmas, el libro del Génesis que culpa a la mujer de la tentación y la desobediencia a la divinidad. Los papas, cardenales, obispos, arzobispos y monseñores son todos hombres. Luego está el décimo mandamiento que equipara a la mujer con un burro y un becerro. Éxodo 20:17: "No codiciarás la casa de tu prójimo: no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.No codiciarás la casa de tu prójimo."
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar