Compartir

El "yo si fui" y los descabezados

DANIEL LANSBERG RODRÍGUEZ |  EL UNIVERSAL
viernes 14 de diciembre de 2012  12:00 AM
Hace unas semanas, en este mismo diario, publiqué un artículo titulado Hugo Chávez y los dos sobres de Kruschev, en el cual me dediqué a explorar el alto nivel de paciencia con el cual el venezolano acepta que sus gobernantes se nieguen tomar responsabilidad por los problemas del país, culpando, todavía, a los gobiernos del siglo pasado. Al parecer muchos venezolanos comparten mi frustración al continuo "yo no fui" de aquella manera.

Luego de que se publicara dicho artículo, se me acercó una colega, cuyo criterio merece mis respetos, para comentarme que, aunque la pieza le había gustado, yo no había presentado el otro lado de la moneda que, a su parecer, resultaba ser igualmente dañino para nuestra sociedad: se trata de la forma que nuestros lideres se ganan créditos por los logros de otros, es decir, el "yo si fui".

Claro que este fenómeno no es nuevo ni únicamente venezolano. Por ejemplo, generaciones de niños han aprendido que fue el joven pastor –y luego rey– David quien mató a Goliat el gigante filisteo, así como se relata el episodio en el primer libro de Samuel en la Biblia. Este evento, probablemente más que ningún otro de su larga historia, resulta ser el más emblemático; tanto que pocas veces se escucha hablar de David sin Goliat. Pero si uno lee el segundo libro de Samuel, en el capítulo 21:19, se reporta que fue otro héroe, un tal Elhanan, que mato a Goliat. ¿Quién fue Elhanan? Ni idea, ya que nunca vuelve a ser mencionado en la Biblia. Pero se supone que no era un rey.

Podemos encontrar otro ejemplo en una de las canciones navideñas mas conocidas internacionalmente, la cual se titula "Qué niño es este" en español. "Greensleeves", la versión original de esta famosa melodía, se atribuye al rey británico Henrique VIII a pesar de que pocos historiadores serios acepten esta versión de los hechos. Henrique continúa siendo el oficial compositor en gran parte porque nadie ha logrado identificar a otro candidato. Esperemos que la misteriosa ausencia de posibles autores verdaderos, no se deba a que les hayan cortado las cabezas –hábito por lo cual Henrique era famoso.

David y Henrique, siendo reyes, podían utilizar sus posiciones para ganar indulgencias con escapulario ajeno, cosa que además les ganaba admiradores y reforzaba sus propias posiciones. Es este mismo círculo vicioso que –en su medida más extrema– caracteriza al gobierno venezolano, donde un líder y un gobierno se han vuelto completamente indistinguibles: una especie de monarquía absoluta incompatible con los valores democráticos.

Bajo estas circunstancias no es nada sorprendente que las fuerzas armadas tengan que jurar su "plena lealtad" a un individuo, y no al Estado, o que Venezuela sea más reconocida internacionalmente por su mandatario que por sus ciudadanos. Pero lo más preocupante viene cuando, como todo mortal, los reyes mueren y toda la estructura de Estado, construida enteramente sobre su espalda, colapsa.

Ya es hora de diversificar la base de nuestro gobierno, de nuestro país, más allá de un solo hombre, y una sola ideología. A diferencia de los reyes bíblicos, nuestros monarcas no pueden durar siglos y cuando la naturaleza, o tal vez la democracia, acabe con el reino "Bolivariano", tanto el oficialista como el opositor van a querer un país que pueda seguir adelante. Si no, cuando llegue ese día, nos quedaremos igualmente descabezados que las esposas – y tal vez los músicos– de Henrique VIII.

@Dlansberg


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar