Compartir

Las negociaciones de paz en Colombia

SADIO GARAVINI DI TURNO |  EL UNIVERSAL
martes 11 de diciembre de 2012  12:00 AM
Las recientemente  iniciadas negociaciones de paz entre el gobierno del presidente Santos y las FARC, son unas negociaciones, obviamente complejas. Las negociaciones, en los años 90 del siglo pasado, entre los gobiernos de El Salvador y de Guatemala con las guerrillas del FMLN y de la URNG, respectivamente, duraron varios años. Como Embajador de Venezuela en Guatemala, desde fines de 1990 hasta inicios de  1997, y dado que Venezuela formó parte del Grupo de Amigos del proceso de paz guatemalteco,  participé en las negociaciones de paz  en ese país.

Como en el caso guatemalteco en su momento, "mutatis mutandis", en Colombia se están dando algunas condiciones que favorecen la posibilidad de un acuerdo.  El gobierno del presidente Uribe, con la participación de su eficiente Ministro de la Defensa, Santos, logró debilitar considerablemente  a  las FARC,  en el aspecto militar. También desde el punto de vista político, las FARC están bastante disminuidas, particularmente porque la vía electoral ha demostrado que es posible para la izquierda democrática lograr posiciones, como la Alcaldía de Bogotá, considerada como el segundo cargo político más importante en Colombia. Además  los aliados ideológicos de las FARC como los gobiernos de Cuba y Venezuela han llegado a la conclusión que las FARC no tienen  ya la posibilidad de llegar al poder, por la vía armada. La posición del gobierno venezolano es particularmente relevante por ser Venezuela un país limítrofe. El  presidente Chávez, en esta última década, dijo en la  Asamblea Nacional  venezolana que la comunidad internacional debería  reconocer  a las FARC el status de "beligerante"  y que eran "un movimiento político que en Venezuela se respeta". Pero, posteriormente declaró que la lucha armada en Colombia ya no era una vía apropiada ni factible para llegar al poder y que las FARC deberían incorporarse a la lucha política legal.  Está demás subrayar  la relevancia que para las FARC implica la relación con el gobierno venezolano. Por tanto,  todos los factores mencionados contribuyen a que se den unas condiciones más favorables para una negociación de las que hubo en el pasado.  Pero hay un factor que no estaba presente, ni en Guatemala ni en El Salvador, que complicará  considerablemente las negociaciones: el narcotráfico. 

En toda negociación  compleja, que involucra los intereses de numerosos actores sociopolíticos relevantes en un  Estado, existen figuradamente  tres mesas de negociación, una "externa" y dos "internas".  La primera es la mesa oficial donde se sientan los negociadores de las partes, en nuestro caso: el  gobierno de Colombia y las FARC.  En las otras dos mesas, cada parte debe negociar con los grupos  y sectores con los cuales tiene relación y que están  activamente interesados en el resultado de la negociación. Un acuerdo en la mesa externa  será políticamente viable, sólo si es aprobado en las mesas internas, por la mayoría de los actores relevantes.  En la primera mesa interna el gobierno tendrá, por ejemplo, que negociar con las Fuerzas Armadas,  con el sector privado, particularmente el rural y con los partidos representados en el Congreso. Por eso, en la delegación negociadora del gobierno hay algunos representantes de esos grupos. En  la otra mesa interna,  las FARC también tendrán que negociar con grupos y personalidades que tienen interés  en el resultado de la negociación, como por ejemplo algunas ONG de Derechos Humanos, la exsenadora Pilar Córdoba etc. En el caso de Guatemala, recuerdo que una ONG de Derechos  Humanos era más  reticente para llegar a un acuerdo que la propia URNG, hasta que el gobierno de Noruega, miembro del Grupo de Amigos y también principal fuente de financiamiento de esa ONG, hiciera la presión suficiente para obviar la obstrucción. En este particular caso, se descubrió que la ONG temía  que la firma de la paz significaba el fin del financiamiento internacional  y, por tanto,  del "modus vivendi"  del grupo de dirigentes de la ONG.

Ojalá, por el bien de Colombia y de sus vecinos, este complejo proceso de negociación pueda llegar a feliz término, como se logró exitosamente en Guatemala y en El Salvador. 

sadiogta@gmail.com   @sadiocaracas 


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar