Compartir

Riesgos de las comunas

Los padres terminaban ofreciendo sus cuerpos en vida para servir de alimento

ALEJANDRO J. SUCRE |  EL UNIVERSAL
domingo 9 de diciembre de 2012  12:00 AM
Leyendo sobre la hambruna que ocurrió en China durante la década de los años cincuenta, me horrorizó conocer la historia de los padres que reunían a todos los miembros de familias en las zonas rurales para analizar estrategias de sobrevivencia a la escasez de alimentos y terminaban ofreciendo sus cuerpos en vida para servir de alimento. El sistema colectivo de producción impuesto por Mao ya había causado profundos estragos. El sistema colectivo consistía en que el agricultor no fuese dueño de la tierra donde iba a cultivar para evitar desigualdad social. El Estado era el que asignaba terrenos a todos por igual y recogía la cosecha a los precios que algún funcionario público calculaba como justos. Bajo esas condiciones pensaba Mao y sus funcionarios que todo iría bien. Todos los agricultores con iguales pedazos de terrenos, a un precio cierto y justo para vender sus cosechas, Mao pensaba que había creado el paraíso terrenal que Marx promulgaba.

Sin embargo, la realidad era terca. Los agricultores no producían, y si lo hacían vendían sus productos en el mercado negro y no al Estado ya que los precios no eran atractivos para ellos. El Estado y sus políticos no aceptaban aumentos de precios para no perder popularidad y ejercían control policial para garantizar baja inflación. El control policial frenó el mercado paralelo de productos e hizo que nadie trabajase. La escasez fue tan aguda que los padres de familia terminaron reunidos con sus hijos para ofrecer sus cuerpos para servir de alimento y de paso fueron acusados de especuladores capitalistas. Así, tercos los funcionarios públicos y los agricultores, la hambruna china terminó con la vida de 40 millones de personas.

Colectivizar la propiedad de los bienes productivos y colocarla en manos del Estado será siempre un factor de pobreza y escasez que afecta a todas las clases sociales. Pareciera que algunos en el gobierno actual confunden lo que es democratizar el capital con la colectivización de los medios de producción. El problema de monopolios privados en Venezuela que el Gobierno bolivariano detectó como causa fundamental de la pobreza en nuestro país es parcialmente cierto. La otra parte de la verdad es que los monopolios del Estado son aún más ineficientes que los privados y ambos tipos de monopolios explican gran parte de los cinturones de pobreza que rodean nuestras ciudades.

La solución debe apuntar hacia desestrangular la economía venezolana de monopolios públicos como privados ya que obstruyen la suma de talentos que deben fluir para desarrollar nuestro potencial productivo. Para ello, el Gobierno Nacional debe apuntar hacia la democratización de los mercados de capitales y hacer que más personas sean accionistas de más empresas del país. La cantidad de empresas que cotizan en las bolsas de valores de Venezuela y su capital representan menos del 2% del Producto Interno Bruto, lo que muestra la muy poca democratización de nuestro capital. En Australia este índice supera el 100%, en Argentina el 30%, en Brasil el 50% y en China el 35%.

Los políticos venezolanos deben saber que cada empresa es un ente colectivo. La diferencia es que los participantes, promotores, empresarios, accionistas, gerentes, empleados y obreros participan en una empresa por voluntad propia y no por coerción estatal.

alexsucre@hotmail.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar