Compartir

Humanismo ecológico

HONORIO SISIRUCA QUINTERO |  EL UNIVERSAL
sábado 8 de diciembre de 2012  12:00 AM
Desde tiempos inmemoriales, dentro de las culturas antiguas asiáticas, indígenas y africanas, ya existía una hermandad entre el hombre y la naturaleza -un pensamiento integrador de la vida y respecto del equilibrio de la naturaleza y el hombre. Esto condujo a un desarrollo con logros en distintos campos del quehacer humano en esta cultura milenaria. Cuando nos apartamos de esta conducta surge la destrucción del equilibrio logrado que es lo que está sucediendo en nuestra Madre Tierra. Surge ahora un pensamiento ecológico dentro de la hermandad ambientalista como un movimiento subversivo humanista en contra de la destrucción del ambiente, manteniendo la supervivencia del hombre junto al aprovechamiento sustentable, proveniente de los recursos de la naturaleza. Este pensamiento humanístico es lo que el Dr. Capra denomina Eco-ética, es decir, regular nuestro comportamiento ante la vida, ante la naturaleza, ante los hombres, a un conjunto de principios y valores que nos conduzcan a una convivencia armoniosa. Es volver a las enseñanzas de estas culturas que han poblado nuestra raza. Ya Siddartha Gautana, el Buda, hace 2.500 años y el Dalai Lama, preconizaron el origen y la dependencia de todas las cosas y la Ley Causa y Efecto. Tanto en África como en América se desarrollan sistemas de enseñanzas en el uso apropiado de la naturaleza con el fin de disminuir el calentamiento global. En la tribu yoruba para cortar un árbol debe solicitarse el consentimiento de la naturaleza (osante) y todo lo manifestado por la creación constituyen los "orishas" que velan por su conservación para el bienestar de todos. Debemos apoyar e imitar en nuestro mundo occidental esa cosmovisión integradora holística y milenaria, basada en el respeto de la naturaleza y al hombre en su íntima relación con esta. Debemos establecer a nivel mundial una hermandad ambientalista del humanismo ecológico que se basa en dos preceptos fundamentales: la interdependencia que preconiza que todos estamos vinculados y que toda acción por pequeña que sea, repercute en todo, y abogar por fortalecer la conciencia por lo colectivo del bien común y crear redes de solidaridad. Debemos motivar a las organizaciones ambientalistas mundiales de la Comunidad Económica Europea, la Alianza de los Países Nórdicos, a la América del Norte, y a nuestra América Latina, en la reciente organización Celag y el ALBA para hermanarse con esos preceptos establecidos. El respeto a la naturaleza y al hombre garantizaría la existencia de la vida de los seres vivos en el Planeta en íntima relación con la naturaleza- la Madre Tierra.

El doctor Hans Joachim "Jhon" Schellhuber, fundador y director del Instituto Postdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK) y director del Consejo de Asesores Alemán (W VEU) sobre el cambio climático, hace hincapié al pronosticar un futuro desolador en caso que se llegue a un aumento de la temperatura de 4 grados a finales del siglo. "La capacidad del Planeta para albergar humanos se reducirá a menos de 1.000.000.000 de personas". Kevin Ardenson- Director del Centro Tyndall para el cambio climático en Inglaterra afirmó "Para la humanidad es cuestión de vida o muerte... (un aumento así) no conducirá a la extinción del ser humano, ya que unos pocos afortunados, con los recursos adecuados, podrán desplazarse a las partes apropiadas del planeta y sobrevivir. Pero creo que es extremadamente improbable que evitemos una mortandad masiva con 4 grados de aumento". El profesor climatólogo australiano David Karoly dará a conocer en la reunión venidera de Australia, en Melbourne, un documento junto a otros colegas, en el que hablan del escenario que una subida de 4 grados traería para Australia y el continente. Ha enfatizado "Estamos desencadenando el infierno en Australia. Cuatro grados es mucho peor que dos. La disponibilidad de fuentes de agua se reducirá en el cauce del sistema fluvial Murray Darling, y las precipitaciones se reducirán a la mitad en Australia, duplicando las sequías y el riesgo de incendio. Los niveles del mar subirán 1.1 metros en el 2100, incrementándose hasta los 7 metros con el paso de los siglos, incluso aunque cese el calentamiento global. La gran barrera de coral se morirá y la industria del Sky en Australia desaparecerá".

Estemos todos los ambientalistas, pendientes de las conclusiones de la reunión en Australia y de los objetivos de la venidera reunión de Kyoto en el 2020.

Doctor en Ciencias Médicas.

Ambientalista

Sisiho70@yahoo.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar