Compartir

El beisbol profesional venezolano

RAFAEL DÍAZ CASANOVA |  EL UNIVERSAL
viernes 7 de diciembre de 2012  12:00 AM
El beisbol es considerado el deporte nacional de Venezuela. Son muchos los triunfos que aparecen en los anales de ese deporte y es el único que se practica, desde hace muchísimos años, en todo el territorio nacional. Se dice que comenzó en 1885.

       Las crónicas deportivas nos recuerdan con frecuencia el triunfo que obtuvo Venezuela en 1941 en La Habana, cuando un gran equipo liderado por Manuel Antonio "el Pollo" Malpica, comandados por Abelardo Raidi como delegado, con el mítico Jesús Corao y Carlos "el catire" Maal como "coaches" y el versátil masajista Jesús Rodil que asistía a peloteros y boxeadores en las más diversas competencias.

       El elenco de jugadores, exaltados al "Hall de la fama" en 2006, fueron los siguientes:

"Pitchers":

              Domingo Barboza

              Daniel "chino" Canónico

              Benjamín Chirinos

              Ramón "dumbo" Fernández

              Felipe Gómez

              Juan Francisco "gatico" Hernández

              Pedro "buzo" Nelson

"Infielders":

              José Antonio Casanova (s.s.)

              José Pérez Colmenares (1 .b)

              Dalmiro Finol (2 .b)

              Enrique "conejo" Fonseca (c)

              Luis Romero Petit (3 .b)

"Outfielders":

              Héctor Benítez "redondo"

              Julio Bracho (también "pitcher")

              Francisco "tarzán" Contreras

              Jesús "chucho" Ramos

              Guillermo Vento (también "catcher)

"Utility":   Atilano Malpica

Todos estos jugadores eran "amateurs". Y el triunfo logrado se coloca en la cima de los eventos nacionales del beisbol del siglo XX.

Solo fue al año 1945 cuando Martín Tovar Lange, Carlos Lavaud, Juan Rafael Regetti y Juan Antonio Yánez, en representación del Cervecería Caracas, el Magallanes, el Vargas y el Venezuela, los cuatro equipos que copaban la pelota profesional, fundaron la Liga de Beisbol Profesional de Venezuela.

       En los años de la segunda mitad del siglo XX las organizaciones de Grandes Ligas emplazaron escuelas de beisbol en varios lugares de Venezuela; si a eso se le agrega el maravilloso trabajo que ha desplegado la Liga de Los Criollitos, que comenzaron aficionados bajo la dirección, ánimo y empeño del "Mono" Zuloaga, se han recogido maravillosos resultados de jóvenes que van a las distintas ligas del mejor beisbol americano.

       Mucha agua ha corrido bajo los puentes desde aquellos románticos años y muchos han sido los jugadores venezolanos que se han llenado de glorias en el beisbol de la Grandes Ligas. Recordemos al pionero, Alejandro Carrasquel, quien lanzó para los Senadores de Washington tan temprano como el año 1939. El elenco de "short stops" que han sido grandes figuras del beisbol norteamericano donde Luis Aparicio logró el más alto escalón de las glorias del beisbol al ser exaltado al "Hall de la fama" en Cooperstown. Lo han acompañado en esa posición, entre otros, el pionero Alfonso Carrasquel, Oswaldo "Ozzie" Guillén y Omar Vizquel. Al más alto nivel de competencias mundiales han arribado más de doscientos jugadores venezolanos y en la más reciente Serie Mundial de las Grandes Ligas entre los  Gigantes de San Francisco, que resultaron campeones y los Tigres de Detroit, saltaron al campo en los juegos realizados un total de siete jugadores nacionales.

       Mas el beisbol profesional que vemos en las temporadas de invierno en Venezuela, liga que hoy la componen ocho equipos de las distintas regiones del país, tiene grandes inconvenientes para presentar un espectáculo de calidad.

       En primer lugar debemos anotar que los llamados equipos no pueden justificar dicho sustantivo. Hoy, cada equipo está conformado por tres o cuatro tipos de jugadores. Un grupo más o menos estable compuesto por jugadores de mucha experiencia (peso y edad) que son parte del activo fijo de los clubes. Acompañados de otro grupo de jugadores novatos que se están abriendo paso en el espectáculo y en el deporte con la mira puesta en que los "scouts" de las mayores fijen sus ojos en ellos. El grupo de refuerzos extranjeros que se rotan semana a semana y que solo vienen a Venezuela con dos objetivos: Recuperarse de lesiones sufridas en las campañas del norte o aumentar su experiencia con los mismos objetivos de los novatos venezolanos. Por último están los jugadores venezolanos que juegan en las Grandes Ligas que apenas ven acción si sus clubes del norte les dan permiso para actuaciones muy limitadas y con grandes advertencias sobre su desempeño.

       En segundo lugar, la pelota profesional no escapa al viacrucis que impone el control de cambios y el bajo poder adquisitivo de sus aficionados. Es imposible conciliar adecuadamente un elenco de jugadores de calidad, que devengan salarios en dólares; el limitado suministro de dólares que les hace CADIVI o el SITME a las directivas de los equipos y el costo de las entradas a los estadios. Entonces aparecen las maromas de la publicidad.

       Solo con estas variables, la alta rotación de jugadores y sus limitantes físicas y estratégicas y el problema que genera el control de cambio, es imposible que se conforme un equipo que merezca dicho nombre. No agreguemos las razones estratégicas de viaje de "thanksgiving" o por el receso que imponen la navidad y el año nuevo.

       En los equipos actuales es bajo el concepto de tal. La mística, la afición y los resultados, son medianos y el espectáculo está plagado de errores y jugadas inferiores.

rafael862@yahoo.com

@rafael862


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar