Compartir

Las llagas abiertas

SAUL GODOY GÓMEZ |  EL UNIVERSAL
martes 4 de diciembre de 2012  12:00 AM
La evidencia los desdice y la mentira se hace palpable, nuestros socialistas endógenos, los chavistas, no son los humanistas que dicen ser; ni aman ni perdonan, como predican hacerlo, y esperan que los demás lo hagan, olvídense del Cristo Redentor al que alegan seguir y de los hombres y las mujeres de buena voluntad que, supuestamente, conforman sus filas; luego de trece largos años nadie está para cuentos de camino, los chavistas, cuando odian, odian de verdad, cuando quieren ser malos y abyectos lo hacen como el peor, y hasta, pareciera, se solazan y les gusta infringir daño y dolor.

No pueden disfrazarse de buenos cristianos primitivos con ese montón de presos políticos que a diario torturan en sus mazmorras; no pueden llenarse la boca de solidaridad y, menos, andar anunciando que son ellos los que quieren construir un nuevo hombre, salvar la humanidad y darle la paz al planeta si, cobardemente, mantienen a hombres y mujeres encerrados en sus calabozos de oprobio, donde sus humanidades son violadas, aisladas, maltratadas, negadas de toda consideración como seres vivos y pensantes, que sienten y sufren... mientras tengan a sus semejantes muriendo lentamente de enfermedades tratables en sus sitios de reclusión, no cabrá para ningún chavista, para ninguno, la menor muestra de respeto.

Porque se comportan como lo que son, torturadores y bandoleros, montan un gran show sobre su interés por los derechos humanos, quieren reformar el sistema de justicia internacional, dicen desear cárceles dignas para los privados de libertad, que ellos no tienen presos políticos sino políticos presos, son tan cínicos que pretenden ponerse como ejemplos de moral, criticando lo que antes se hacía y ellos no hacen, armando todo un tinglado de fiscales y jueces para juzgar crímenes y violaciones de gobiernos anteriores, pero en sus cárceles ronda la muerte y el sufrimiento, no sólo de los presos, sino de sus familias, amigos y allegados.

Cuando sus abogados, escritores, showmen, funcionarios, políticos y embajadores hablan en los foros internacionales, donde son citados a declarar por sus desafueros en contra de la humanidad, se da uno cuenta de que no hay el menor indicio de arrepentimiento o culpa por lo que hacen, al contrario, se ríen y gozan emocionados de su infinita crueldad, enredándose en sofismas, contraacusaciones, mentiras, insultos y contradicciones, y utilizando lo más obvio del repertorio de la retórica barata, para hacerse las víctimas de una conspiración... si ellos torturan, matan y descoyuntan a sus prisioneros de guerra -dicen del imperio- ¿Por qué no nosotros? ¿O es que no somos soberanos?

Que les importa a estos sátrapas del abuso y la crueldad que se les muestre en los medios de comunicación los rostros de los presos políticos con sus nombres, a sus hijas y esposas pidiendo clemencia, a sus abogados reclamando por un justo proceso, ellos creen que el poder les va a durar para siempre, que son inmunes a su propia medicina, el poder los tiene tan envilecidos, que ya no sienten eso que llaman compasión.

No puede correr sangre en esas venas, de funcionarios que alegan que en nuestras cárceles no existe el hacinamiento, no hay alma alguna en esos políticos que, para justificar sus crímenes de lesa humanidad, apelan al expediente de sus propios muertos y torturados en la lucha política ¿Es que el crimen, si tiene justificaciones políticas, no es crimen? ¿Es que la venganza es norma del chavismo?

Ahora que el gobierno de Venezuela es vedette en los asuntos de derechos humanos en la ONU, donde, según los voceros del oficialismo, se les reconoció su aporte a los derechos humanos, ¿No será un buen momento para abrir esos huecos donde tienen enterrados vivos a sus supuestos enemigos?  enfermos, debilitados, disminuidos, rotos... ya no pueden hacerles más daño, ni levantar barricadas, ni atentar en su contra, si los tenían presos como ejemplo para amansar a la disidencia, claramente no ha funcionado, si el presidente cree que con ese closet lleno de esqueletos va a tener de rodilla y comiendo de su mano al Poder Judicial, ya no es necesario; la justicia hace tiempo se fue de nuestro país, en los tribunales y la fiscalía lo que queda son puros compañeritos del partido, haciendo lo que se les pida, con tal de que los dejen cobrar quince y último (Uh, ah, Chávez no se va!).

Hagamos una cosa, suelten a esos pobres seres, déjenlos regresar a sus familias, permitan que sean tratados de sus dolencias y puedo escribir un artículo sobre lo mucho que les temo, sobre su gran magnanimidad, sobre su oportuno sentido de la justicia... le explicaré a la gente porqué son ustedes los más indicados para modelar a nuestros hijos en el verdadero espíritu humanista... sin rencores, sin cuentas por cobrar, exaltaré su espíritu democrático y revolucionario... pero eso sí, los sueltan a todos. Hagan como si fuera Navidad y eso les importara, simulen, aunque sea por cinco minutos, que son venezolanos. 

saulgodoy@gmail.com 


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por José Pérez
04.12.2012
5:54 PM
Pueden estar seguro que hay una sola llaga que aun no cicatriza, está abierta como el primer día que sucedieron los hechos. Pueden estar seguro que los culpables caerán se metan donde se metan,... de ahí lo sacaremos y lo enjuiciamos. Está prohibido olvidar los asesinatos del 11 de abril del 2002.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar