Compartir

El hijo de los maestros

Ramón J. Velásquez, a mi modo de ver en la más valiosa de todas sus facetas: la de educador

CAROLINA JAIMES BRANGER |  EL UNIVERSAL
lunes 3 de diciembre de 2012  12:00 AM
Marcos Pérez Jiménez, quizás en un acto de "solidaridad andina" le mandó a decir a Ramón J. Velásquez que si seguía conspirando iría a parar a la cárcel. Con el editor José Agustín Catalá y Simón Alberto Consalvi, Velásquez trabajaba afanosamente en un expediente llamado el "Libro negro de la dictadura" en el que documentaban los crímenes de lesa humanidad, las torturas y las persecuciones del gobierno, así como detalles del fraude electoral de 1952 y otro sinnúmero de irregularidades. Que se fuera del país o se quedara quieto. Inmutable, el doctor Velásquez le respondió al mensajero en su tono sosegado: "Pérez Jiménez sabe dónde vivo". El resultado fue varios años en la cárcel de Ciudad Bolívar hasta el 23 de enero de 1958.

El doctor Luis Hernández Contreras acaba de publicar un libro "El doctor Velásquez, una historia nunca contada", que sorprendió al mismo Ramón J. Velásquez. Hernández Contreras, con su acostumbrada acuciosidad investigativa devela aspectos poco conocidos de la vida del gran tachirense. Entrañables y estupendamente bien contadas escenas narran desde su nacimiento en San Juan de Colón hace 96 años, donde sus padres, Ramón Velásquez Ordóñez y Regina Mujica de Velásquez, eran directores de las escuelas federales graduadas Junín y Ayacucho, la primera de varones y la segunda de niñas. De su llegada a San Cristóbal, esa San Cristóbal provinciana y a la vez culta, donde creció y se educó. De allí a Caracas, "un viaje obligado". Su vida pública desde una óptica privada.

El escritor e historiador, el abogado, el periodista y el político que hay en Ramón Velásquez nos es presentado por Hernández Contreras desde una visión más cercana, íntima en ocasiones. Sin duda, un gran homenaje a un gran tachirense que ha mantenido a su terruño entre sus más caros afectos. En el prólogo, José Humberto Ocariz se refiere al "Ramón Velásquez menos conocido", a mi modo de ver la más valiosa de todas sus facetas: la de educador. Y es que ese querido, respetado y admirado hijo de los maestros "desde la cátedra universitaria, el libro, el periódico, la tribuna, el parlamento, el cargo ejecutivo o la simple conversación amistosa, se ha propuesto con su palabra y su ejemplo, ser un educador para la convivencia". No puede haber nada más hermoso que una vida dedicada a ello.

@cjaimesb



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Guillermo Jose Moreno Olivares
03.12.2012
7:18 AM
Sin duda Ramón J. Velásquez es el producto de un PARADIGMA que se cerro en 1999..Que lastima que -al parecer- no haya leído a CARLOS MARX... mas ACUSIOSAMENTE.A propósito de NUESTROS domicilios.No se preocupe al pueblo de hoy eso le importa muy poco.Porque la diferencia con ese terrorífico pasado es que cada segundo que pasa TODOS somos muchos mas ...LIBRES!!! Hasta para decir-mas de "una vez a la semana"-..lo que nos venga en gana.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar