Compartir

De la siembra a la rebatiña

Hay que preguntarse si alguna vez la siembra del petróleo fue posible como algo perdurable

DOMINGO FONTIVEROS |  EL UNIVERSAL
domingo 2 de diciembre de 2012  12:00 AM
Todavía mucha gente entre nosotros recuerda el apotegma lanzado hace 70 años como imperativo por Arturo Uslar Pietri y Alberto Adriani sobre la necesaria siembra del petróleo. El paradigma allí contenido no era otro que transformar la riqueza del subsuelo en ingresos de caja para ser redirigidos hacia la inversión en agricultura, industria, obras públicas, viviendas, hospitales, escuelas, universidades, aprovecharlos productivamente, y transformar la economía venezolana hasta que eventualmente fuera independiente de los hidrocarburos para orientar su desarrollo posterior. La visión subyacente era convertir a Venezuela en país del Primer Mundo, con niveles económicos, sociales y culturales equiparables a las naciones más avanzadas del planeta.

Durante 50 años, este fue el paradigma también de cohesión social y progreso político, con el cual se cambió la geografía económica del país en paralelo a avances asombrosos en salud, educación y cultura.

Pero el modelo tuvo debilidades que impidieron tanto su adaptación flexible a las circunstancias cambiantes del entorno interno y externo como la preservación de la enorme fuerza moral que mantuvo durante las primeras décadas.

Una debilidad crucial fue la importancia exagerada de extremismos de diverso tipo en la esfera política y en la del gran capital. Por un lado, el planteamiento evolutivo del posgomecismo fue abortado por el golpe de Estado de 1945, luego por los golpes de 1949 y 1952, y posteriormente, ya en el marco de la Constitución de 1961, fue continuamente amenazado por iniciativas insurreccionales por más de una década. Por otro lado, se fue afianzando un pensamiento extremista en materia económica que definió un rumbo de desarrollo de baja calidad, impregnado de influencias paterno-socialistas y monopólicas que debilitaron lo mejor de la competencia capitalista y condicionaron lo peor del mercantilismo tramposo. La ola de nacionalizaciones, por ejemplo, iniciada a principios de la década de 1970, sirve de marca para un cambio negativo secular en la tendencia progresiva de desarrollo que mostró el país durante años anteriores de moderación en la política económica.

Las nacionalizaciones entronizaron al estatismo junto con varias versiones del socialismo como paradigma dominante para la organización económica. Gobierno y Congreso se convirtieron en breve en una dupla de superpoder político y financiero sin contrapesos efectivos, lo cual era contrario al espíritu democrático del 23 de enero, y la actividad empresaria en un derivado subordinado de la voluntad de poder, donde la ruina y la fortuna se hicieron mayormente apéndices de los corrillos de la política.

Allí murió la ética de la siembra del petróleo y fue reemplazada por una (anti)ética de la rebatiña. Muchas voces se alzaron en contra de las deformaciones que iban en curso; sin resultado. Si la siembra representaba la construcción de una estructura duradera, la rebatiña redujo todo al reparto y a lo inmediato. Racionalmente era inconcebible que algo así ocurriera. Y, sin embargo, no sólo ocurrió sino que continúa ocurriendo. Hay que preguntarse si realmente alguna vez la llamada siembra del petróleo fue posible como algo perdurable, y cómo es factible proponerse algo distinto a la rebatiña como modelo.

dfontiveros@cantv.net



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por peter wotynky
02.12.2012
8:58 AM
La apologia a las transnacionales petroleras es epoca del pasado, La Nacionalizacion de 1976 fue una accion " Chucuta", nunca se empleo tal nacionalizacion, sino mas bien se reforzo a las transnacionales de turno. Alberto Adriani, fue realmente el padre de esa expresion " Vamoa a sembrar el Petroleo" luego Uzlar la utilizo y los medios lo responsabilizaron como autor.. touche¡¡
 
Por JOSE LABASTIDAS HERNANDEZ
02.12.2012
8:41 AM
AUNQUE LA IRRACONAL OPOSICION LO NIEGUE EN EL GOBIERNO BOLIVARIANO SE ESTA SEMBRANDO EL PETROLEO POCO A POCO PORQUE SE ESTAN EJECUTANDO MUCHAS INVERSIONES EN LA INDUSTRIA Y EL SECTOR PRODUCTIVO DEL PAIS Y ELLOS LLAMAN ESO ESTATIZACION O CAPITALISMO DE ESTADO SEGUN SU MALINTERPRETACION DE LA REALIDAD ECONOMICA...TODOS ESOS PROYECTOS QUE SE REALIZAN CON CONVENIOS BINACIONALES MIXTOS DONDE SE ESTAN MONTANDO FABRICAS DE TODO TIPO SON UNA TOTAL DEMOSTRACION DE QUE EN VZLA SE ESTA INVIRTIENDO NO SOLO EN LA PARTE SOCIAL SINO ENEL DESARROLLO INDUSTRIAL POR ENDE ECONOMICO ....¿¿NO ES ESO ACASO SEMBRARA EL PETROLEO INVERTIR SUS INGRESOS EN EL FUTURO DEL PIAS Y SU GENTE?????
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar