Compartir

Los tres faros

ROSALÍA MOROS DE BORREGALES |  EL UNIVERSAL
sábado 1 de diciembre de 2012  12:00 AM
Dedicado con amor a mi sobrino, Javier Eduardo Domínguez Moros.

Recuerdo que cuando era una adolescente el futuro me inquietaba mucho, al igual que ahora. Constantemente pensaba acerca de mi vida en los años por venir. Me imaginaba  en diferentes situaciones que anhelaba llegar a lograr algún día. Podía, de alguna manera, saber lo que quería, pero el camino a seguir para alcanzarlo me ocasionaba una gran angustia. Veía las vidas de diferentes personas a mi alrededor, y fijaba mis ojos en aquellos que expresaban felicidad, encontrando en todos un común denominador: Eso que yo apreciaba como felicidad, no estaba parcializado en una u otra área de la vida de esta gente, sino que era integral, pues desde mi perspectiva parecía abarcar todos los espacios de su existencia.

Un día mi papá me regaló un libro que trataba a fondo el tema de la incertidumbre del mañana. El libro comenzaba con la historia de cierto lugar, en el cual ocurría un fenómeno muy particular. Un puerto con condiciones muy peculiares, realmente único en el mundo. Durante la noche para que los barcos pudieran atracar en él, antes de llegar a la bahía debían pasar por un estrecho en forma de acantilado, el cual requería de gran pericia del timonel, quien debía ir aminorando la marcha hasta un punto en el cual las luces de tres faros ubicados en sitios diferentes del puerto se alineaban pudiendo observarse, a esa distancia, como una luz única. Entonces, desde ese punto continuar en línea recta a través del estrecho con la seguridad de que al seguir en dirección a la luz de los tres faros convertida en una sola, el barco pasaría indemne a través del acantilado.

La finalidad de esta historia era ilustrar el pensamiento del autor del libro, quien exponía que en la vida hay tres luces que deben conjugarse cuando queremos dar pasos que determinarán nuestro futuro, a saber, el anhelo de nuestro corazón, las circunstancias y la Palabra de Dios. Estas tres luces, al igual que en ese puerto de tan difícil acceso, al lograr alinearse nos despejan el camino para emprender nuestros sueños. A lo largo de mi vida esta sencilla enseñanza se convirtió en una manera práctica y al mismo tiempo segura de discernir los próximos pasos, de tomar las siguientes decisiones.

Últimamente he conversado con algunos jóvenes que sienten una inmensa incertidumbre con respecto a su futuro. Es realmente muy triste ver cómo Venezuela pierde verdaderos cerebros y corazones que podrían convertirse en constructores de país. La Venezuela a la  que tanto aman les cierra las puertas a través del maltrato de un gobierno que no valora la vida humana como el principal recurso de una nación, los abandona a merced de la inseguridad, y les corta las alas de las oportunidades destruyendo las empresas e instituciones y con ellas el progreso de la patria.

Mi respuesta a ellos viene del evangelio, es un reto que debo vencer cada día, lucho por darle espacio a mi fe cristiana y creerle a Dios. Aunque en nuestro país se mermen las esperanzas, Dios es inmutable y las promesas de su Palabra están completamente vigentes para aquellos que se atrevan a creerlas y confiar en el autor de ellas. Si tienes un anhelo digno en tu corazón, un sueño de realización; si las circunstancias pueden impulsarte como un viento recio, porque te favorezcan o porque sean tan adversas que te impulsen a buscar otro horizonte, si buscas a Dios en oración y en tu corazón sientes la convicción de su cuidado, entonces iza tus velas y deja que el viento de Dios te guíe a través del acantilado.

Aunque cargar tus velas requiera de todas tus fuerzas no te dejes vencer, el viento que ahora te abate será la fuerza que te impulse a conquistar el océano de oportunidades que yace frente a ti.
Vale la pena contemplar todos los atardeceres, vale la pena levantarte en cada amanecer e ir en aumento junto con la luz del sol. Tu puedes abrazar tu futuro sin miedo, sabiendo que el que busca las oportunidades las encuentra. Tu tienes en tu ser toda la capacidad para llegar al puerto seguro. Confía en Dios, cree en los talentos que Él te dio y ponlos al servicio de tus semejantes. Enfoca tu mirada en las tres luces y cuando veas que se han convertido en una, entonces no permitas que nada te detenga, con Dios podrás vencer todos los obstáculos, podrás conquistar nuevos horizontes, podrás realizar tus sueños.

¡No es fácil, pero tampoco imposible!

"Todo lo puedo en Cristo que me fortalece". Filipenses 4:13.

rosymoros@gmail.com 

http://familiaconformealcorazondedios.blogspot.com/

@RosaliaMorosB


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (5)
páginas:
1 |
Por Javier Domínguez
03.12.2012
12:34 PM
Moisés tuvo que haber estado iniciado en los misterios isiácos pues era hijo adoptivo de una princesa egipcia. LA ciencia moderna, aunque usted no lo crea, es un eco de la sabiduría de los egipcios, babilonios, y, desde luego, griegos y romanos; cuando Dios se presentó ante Moisés y le reveló que había creado el universo en 7 días, de seguro, el primer asombrado fue Moisés, a quien Dios le plació revelar la Toráh. Dios es el Dios de la ciencia. Dios es el Dios de Daniel.
 
Por Javier Domínguez
03.12.2012
12:32 PM
Sr. Quintero Alfredo. Ante todo un saludo. Permítame indicarle que Dios y la ciencia -la verdadera ciencia-, no están en contradicción. La ciencia a que usted hace referencia -la ciencia moderna-, es el fruto de un elaborado plan para erradicar a Dios de la sociedad, de esta sociedad actualmente laica, arreligiosa, escéptica. La teoría de la evolución todavía sigue sin explicar nada en la práctica; ni un solo eslabón perdido de la cadena evolutiva ha sido "hallado" hasta la fecha. Es más, el abuelo de Darwin, Erasmus Darwin era un iniciado, creador de la Sociedad Lunar, se reunían los días de luna llena para celebrar sus cesiones de trabajo. Amigo íntimo de Benjamin Franklin, ocultista de alto calibre. Déjeme decirle que el tema de la evolución apareció por primera vez entre los antiguos egipcios y de ahí pasó quizá por vía de las recapitulaciones mágicas de los grimorios a Occidente.
 
Por Mayte Zavarce
01.12.2012
5:14 PM
Muy buen articulo, excelente, comparto su fe y esperanza en un Dios que nos guía y nos da la fuerza para lograr nuestras metas, mil gracias por compartir estas palabras, me gusto mucho su mensaje.
 
Por José R Pirela
01.12.2012
1:55 PM
¿Dios está en la oración y en el corazón, o en la palabra?
 
Por Quintero Alfredo
01.12.2012
7:24 AM
Hoy en día contamos con un legado cultural de casi 300 años de ciencia moderna con el cual no contaban Pablo de Tarsus ni Agustín de Hipona ni Tomás de Aquino, quienes con puro pensamiento a priori nos dejaron un legado teológico de gran influencia en gran parte de la población, pero que nuestros avances científicos como la teoría de la evolucón de las especies, la mecánica cuántica, la neurociencia, la biología molecular, teoría de cuerdas, etc., nos están ayudando a descubrir un universo mucho más maravilloso de lo que nuestros ancestros pre-científicos pudieron imaginar. El miedo a la muerte sin una vida eterna ha hecho posible el éxito de quienes nos venden la idea de un universo en el que Dios creo todo, con un gran plan y a quien debemos amar y temer, como el receptor en una relación sado-masoquista. Entendiendo la realidad que nos rodea con herramientas eficientes de su representación, nos ayuda a darle propósito y sentido a nuestra corta existencia en este maravilloso cosmos.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar