Compartir

Todo ha cambiado en dictadura

ROMER A. ROMERO-MARTÍNEZ |  EL UNIVERSAL
jueves 29 de noviembre de 2012  12:00 AM
          "Toda autoridad usurpada es Ineficaz y sus actos son nulos"

Artículo 350 Constitucional. "El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos".

La riqueza generada por el súbito aumento petrolero de los años 70 fue gerenciada con un espíritu nacionalista. Impulsó el pleno empleo a lo interno, la producción nacional y la migración social de una mayoría significativa que pudo acceder la educación pública y gratuita, hasta el tercer nivel universitario. Aquel país era feliz: tenía trabajo, escuelas y universidades, seguridad y salud; eso sí, fallo en viviendas.

Hoy, luego de casi 14 años de abundancia petrolera que enteró más de $1,290.500.000.000, el paisito enfrenta terribles realidades. En primer lugar, un presunto peculado agravado y continuado que ha sustraído más del 70% del patrimonio del Estado. Esto, con una finalidad dolosamente establecida por el régimen, quizás titereteado por los 2 asesinos proxenetas Castro brothers.  ¿Cuál finalidad? Transformar la sociedad venezolana en una favela de 912.050 kilómetros cuadrados. (HINT: ¿todavía existen esos kilometricos, luego del despojo territorial que ilegalmente nos ha hecho Guyana, Brasil y Colombia, ante la mirada enajenada y la inacción de los usufructuarios de las armas?). Es decir, pobreza extrema para la clase media profesional, a los fines de que se iguale con los pobres de siempre, quienes no protestan, no trabajan y los han doctorado en "pedigüeñería compulsiva". La pobreza es la que ha favorecido la larga permanencia y el enriquecimiento grosero del régimen, sus cofrades de la anti-materia y los "pretty-eye-ymca boys".

Debemos puntualizar de que el hombre et al. ha durado tanto -en el control del paisito- únicamente porque descubrieron el precio del deshonor de los políticos-de-carrera; y lo han estado pagando puntualmente, a ambos lados de la talanquera. Todo, gracias a las alforjas repletas de petrodólares con las que -hasta ahora- contaba. El régimen no hubiese aguantado ni 1 round en Haití... o sin petróleo. O ante un liderazgo profesional; ése que cuenta con ingenieros que construyen casas que no se caen, médicos que salven pacientes, abogados que diferencien una prueba documental de una inspección judicial. Por fortuna, el hombre halló una montanera dócil que hasta comete errores de ortografía cuando habla.

Mientras, el 95% restante sobrevive el apartheid laboral, la megainflación de más del 45%, el corralito cambiario, la devaluación efectiva y superior al 125%, y la invisibilidad de los medicamentos, entre otras remembranzas que certifican ciertamente de que "Ahora Venezuela es otra". Es la de los homicidios diarios y tan abundantes que superan las recientes muertes de palestinos e israelitas. La de los abogados, ingenieros, médicos, economistas, educadores, y demás profesionales universitarios, que deben "taxear" para llevar la comida a la mesa de sus hogares. La de los bleachers de la injusticia y de los misterios impúdicos, que exhiben magistraditos, juececitos y fiscalitos presuntamente prevaricados y colusionados, con miles de justiciables, presos políticos y exiliados que quizás jamás encuentren el firme cumplimiento de la ley. ¿Why? Porque los primeros citados son personajes casi como salidos de Cartoon Network- que no conocen la O por lo redondo: ¿cómo pedirle peras al horno? Además, siguen las órdenes de los viernes de matinée.

Ahora el venezolano vive en una cola del tráfico o sentado en las bancas de las plazas; desempleado, hambriento de comida y de futuro, mal vestido. Ya no sonríe, crea pleito porque el otro lo tropezó, no da las horas. Ciertamente, Venezuela cambió... y ahora se parece a Cuba y a Corea del Norte: empobrecida y con dirigentes gordos.

Las elecciones son un espectáculo de sombra: pura forma y apariencia. El 350 y la calle son constitucionales y fácticos.

romerromero@interlink.net.ve


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Jose A. Fajardo Puertas
29.11.2012
6:17 AM
No ha sido buena idea que 8 millones le abran la puerta democrática a los terroristas... Es como abrir la puerta del avión volando sobre los 5.000 metros de altura; caeremos en picado.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar