Compartir

Proyecto Esperanza en Venezuela

MARÍA DENISSE FANIANOS DE CAPRILES |  EL UNIVERSAL
miércoles 28 de noviembre de 2012  12:00 AM
La semana pasada se realizó en la Conferencia Episcopal Venezolana el segundo taller de Capacitación Pastoral en el Síndrome y Sanación Post-aborto, dirigido a sacerdotes, diáconos, seminaristas, agentes de pastoral familiar, psicólogos, terapeutas, orientadores familiares y demás personas que atienden a las otras víctimas del aborto: las mujeres que han decidido no abortar y sobre todo a aquellas que han abortado, para ayudarles a sanar sus graves heridas e invitarlas a ser defensoras de la vida. Para esta ocasión vinieron a Venezuela, las chilenas Elizabeth Bunster y Adriana Avendaño quienes tienen 12 años trabajando en este proyecto en Chile con el apoyo especial de sacerdotes, psicólogos, médicos, etcétera.

Afortunadamente el Departamento Nacional de Familia e Infancia de la Conferencia Episcopal Venezolana pone ya a disposición de quienes estén interesados el Proyecto Esperanza, promovido por el Celam (Conferencia Episcopal Latinoamericana), el cual es un programa de acompañamiento para mujeres y hombres que sufren el síndrome post aborto por la pérdida de un hijo antes de nacer, especialmente por un aborto provocado y sufren el síndrome post-aborto.

Esta atención es brindada por profesionales con una actitud de acogida, comprensión y confiabilidad respaldada por el apoyo pastoral de sacerdotes o pastores, según la fe de la atendida que tiene como finalidad facilitar un proceso de aceptación, reconciliación y acoger su dolor por la pérdida del hijo.

El Proyecto Esperanza se inspira en el trabajo que realiza el Proyecto Raquel en Estados Unidos fundado por Vicki Thorn, en el año 1985 en Milwaukee  y difundido en todas las Diócesis de Estados Unidos por el Señor Dan Zeidler presidente de Family Life Council y representante de Alianza Latinoamericana para la Familia (ALAFA) en Estados Unidos. En Chile nace en 1999, por un grupo de profesionales laicos, asesorados y acompañados por sacerdotes del Movimiento Apostólico de Schoenstatt.

Pero, ¿qué es el síndrome post-aborto? Es una condición por medio de la cual el aborto destruye el vínculo natural entre los padres y su hijo, y deja a la madre y al padre con la sensación que les falta algo.  Es un conflicto que se crea en la mujer entre su papel de madre y el papel que desempeña en la destrucción de la vida de su niño no nacido.  Es una negación de la pena y el luto que una mujer tiene que reconocer y expresar por su hijo abortado. Es una condición que debilita tanto física como emocionalmente a la madre, y que puede disminuir el funcionamiento y el bienestar de la mujer como individuo, en la sociedad y dentro de su familia. Es un conflicto que otros miembros de la familia también experimentan en sus respectivos roles después del aborto.

El síndrome post-aborto lo pueden sufrir: los hombres y mujeres que han perdido un niño debido a un aborto así como los niños y abuelos que han perdido a un hermano o a un nieto a través del aborto.

Algunos de sus síntomas pueden ser: negación, ira, culpa;  incapacidad de tener relaciones en la sociedad; desespero o depresión; abuso de niños; incapacidad de perdonarse a uno mismo o a otros; pesadillas que se repiten; relaciones rotas; negación de la pena y la aflicción por el niño abortado; pena y aflicción por la pérdida del niño que sienten los padres, los abuelos, los niños, otros miembros de la familia u otras personas.

Las especialistas que estuvieron en Venezuela señalaron que "durante el proceso de trabajo con las personas vamos descubriendo las razones particulares de cada caso, analizamos cuáles eran sus anhelos, cómo se produce la toma de decisión de  abortar.  Es allí donde la persona se hace consciente que optó por hacerlo debido a la soledad, por influencia de terceros o por la ausencia de ayuda concreta para afrontar la maternidad. Todo ello conduce a revisarnos como sociedad, a que tenemos que ser más solidarios, a darle un sí a la vida apoyando a la mujer y a su hijo por venir".

Felicitamos al Departamento Nacional de Familia e Infancia de la CEV por traer este proyecto tan necesario a Venezuela. Cualquier interesado en el tema o aquella mujer u hombre que necesite ser atendido puede comunicarse a través de familianacional@gmail.com

mariadenissecapriles@gmail.com

@VzlaEntrelineas


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (7)
páginas:
1 |
Por Edgar Colina
29.11.2012
8:24 PM
Es realmente sorprendente el daño causado por una decisión que lleva a la destrucción de toda una familia, una sociedad sin niños es como el azúcar que no es dulce. La oración es nuestra arma y juntos podemos llevar este mensaje para ayudar ha muchas familias que pueden encontrarse en una situación similar; Dios bendiga a esas mujeres que en sus vientres llevan la semilla de la vida.
 
Por Marie Parra
28.11.2012
2:34 PM
El verdadero grado de civilización de una nación se mide por cómo se protege a los más necesitados. Que sepa el Sr. Roberto Mendoza que el Presidente de Uruguay, Dr. Tabaré Vázquez decidió vetar la ley abortista en Uruguay, lo que provocó una enorme ola de apoyo en toda Iberoamérica.
 
Por Jorge Crespo
28.11.2012
10:56 AM
Mendoza ¿Te parece civilizado legalizar el homicidio o asesinato de un ser que no puede ni siquiera defenderse? Es el homicidio de la propia madre a su propio hijo. Qué terrible. Eso, además de ser un crimen que debería pagar pena en cárcel es una gran culpa que la lleva la propia mujer (y también el padre) hasta el día que se mueran. Claro hay gente que se arrepiente y hay que ayudarlos. ¿Tú sabes lo que significa matar a tu propio hijo? Terrible. Y un gobierno que legalice el aborto está legalizando el homicidio, entonces vamos a matarnos todos entre todos. Venezuela es un país de avanzada en este sentido y no permitiremos que se apruebe una ley tan dañina y grave como la legalización del aborto en nuestro país. Eso ténlo por seguro.
 
Por Roberto Mendoza
28.11.2012
9:53 AM
El único país civilizado de Latinoamérica es Uruguay, por haber aprobado la ley que despenaliza el aborto. ¿Cuál otro país también ha aprobado esta ley?
 
Por Luis Sanchez
28.11.2012
8:56 AM
Excelente iniciativa. Gracias al Departamento de Familia de la CEV.
 
Por ana rodriguez
28.11.2012
6:43 AM
Es triste el aborto. De solo pensar que sea la propia madre la que mate a su hijo eso es espeluznate. Por eso son las consecuencias de ese síndrome post aborto. Qué bueno que la CEV está dando ayuda a esas madres que quizá en momentos de soledad y desesperación no pensaban en lo que hacían. Que Dios las ayude.
 
Por Francis Hernández
28.11.2012
5:07 AM
Muy importante esta iniciativa de la CEV y muy necesaria. Yo particularmente tengo una conocida que no ha podido superar el aborto de su hijo en su juventud. En esos momentos ella estaba desesperada y no tuvo quien la ayudara. Y ese dolor no se olvida.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar