Compartir

Del conuco a la comuna

En las fincas estatizadas, el ambiente, la fauna, y la flora, son depredados libremente

PEDRO E. PIÑATE B. |  EL UNIVERSAL
sábado 24 de noviembre de 2012  12:00 AM
Del fracaso agrícola de Venezuela da cuenta el enorme déficit agroalimentario que obliga importaciones de alimentos en 2012, sobre US$ 6.718 millones. Entre las causas, la obsolescencia del pensamiento agrario oficial destaca de primera. Así desde noviembre 2001 mediante Decreto-Ley de Tierras, tomó como modelo al conuco y la producción de subsistencia, de autoconsumo, pauperizando al campo. Esto mientras a la par, despoja y acaba las fincas privadas, las únicas que producen. En pleno siglo XXI y tiempos de agricultura y libre comercio, la Venezuela rural fue condenada por decreto-ley, a regresar al siglo XIX.

La Ley de Tierras instauró también el régimen colectivo que obliga a trabajar la tierra sobre base comunal. La dotación de la tierra estatizada es colectiva en fundos "estructurados", con usufructos parcelarios a semejanza de los Kolkhozs soviéticos. Todo esto mancillando la libertad constitucional de asociación. En 2012, después de 5 millones de hectáreas de tierras intervenidas por el Estado y cerca de 3.000 fincas privadas despojadas dentro de las que se incluyen las más grandes y mejores, el fracaso agrícola nacional es el resultado. Las tierras y fincas estatizadas no producen sino gastos no reembolsables al Estado, y su gran mayoría están subutilizadas e improductivas. Su desvalorización es abismal por pérdida de activos y mejoras fundiarias no mantenidas. También en las fincas estatizadas, el ambiente, la fauna, la flora, han sido y son depredados libremente.

Del fracaso mundial de las comunas y el comunismo, la historia da cruenta cuenta. Bajo el agrarismo utópico de bolcheviques, soviéticos y chinos, 52 millones de personas murieron de hambre y terror. Por eso en Venezuela la utopía agraria Castro-comunista que ya causa muertes, también fracasará.

ppinate@gmail.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por José R Pirela
24.11.2012
1:12 PM
El humano contiene el sentimiento gregario y la voluntad personal. El primero es producto de la necesidad de compañía, protección y conducción por debilidad. Lo segundo, por la necesidad de demostrar autosuficiencia y desconfianza en la capacidad y compromiso en la realización de otros. Con el avance de la civilización el colectivismo gregario y el atraso quedó en el pasado, y en el presente, la seguridad familiar debe estar garantizada por el Estado de Derechos Individuales, en donde cada ciudadano puede tomar el liderazgo de su familia. De esa manera voluntades y capacidades se suman con sinergia y se multiplican con las nuevas generaciones. Ahora la sociedad no es una manada ni el gobierno su líder. Ahora la suma de capacidades y voluntades individuales son la garantía del progreso y desarrollo humano de las naciones. Ahora los latifundios, las comunas y los conucos que mantenían la subsistencia en el pasado, solo deben ser un mal recuerdo.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar