Compartir

Las dos mentes venezolanas

Las elecciones del 16-D es otra oportunidad para entender el país bicultural

LUIS JOSÉ UZCÁTEGUI |  EL UNIVERSAL
jueves 22 de noviembre de 2012  12:00 AM
Sucedió y sucederá. Y no es nada particular, la diversidad en la historia de los pueblos. Pero que una nación tenga millones de seres percibiendo diferente la ley, la ética, las instituciones, la salud, la educación y la vida es para pensarlo en serio.

Desde hace años en Venezuela venía actuando -como sucede en toda sociedad- factores biológicos, económicos y sociales que determinan (y profundizan) las diferencias humanas. Y los dirigentes no se preocuparon de generar y mejorar los procesos que ajustan estas diferencias: educación, leyes serias, modelos económicos activadores de competencias mentales y equidad. Y así fue como se abrió un gigantesco boquete para que se instalara lo que impera desde hace 14 años.

En el país existen dos culturas. En una el mundo de la dependencia es fundamental. Haber sido tomados en cuenta sigue energizando emocio- nes por el mandatario actual. Estar vinculados a programas de ayuda y ser condicionados a través de la propaganda oficial a un dador magnánimo, infinito, que castiga si lo traicionan, que puede mover la historia y las fuerzas del más allá mantiene a esta población en estado psicológico de súbditos. No funcionan igual las mentes de los oportunistas, los cínicos de la política ni los vándalos de las finanzas públicas.

En el otro tolete poblacional, la cultura es diferente. En este grupo los dirigentes poseen un mayor sentido de modernidad a diferencia de los líderes oficialistas cuyo único norte es mantenerse como dueños de la manada. Aquí hay millones de seres que pertenecen también a la clase social C, D, E pero les asquea la dádiva, el saqueo moral, la retórica populista y la dependencia. En parte estos abultaron la votación opositora el 7-O. Hay otro continente poblacional identificado como clase media con una mayoría que nunca ha aceptado el formato del comandante. Y muchos son expertos en aparentar que practican conductas que generan sociedades estables. Se venden como "seguidores" del respeto ciudadano, las leyes, la educación social y auspician apasionadamente el mensaje mediático insulso, bobo y mediocre.

Las elecciones del 16-D es otra oportunidad para entender el país bicultural y las estrategias adecuadas para comunicarse (y ganar). El gran riesgo es seguir sin entender las dos mentes venezolanas.

@LuisJUzcategui



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por abelardo perez
22.11.2012
4:39 PM
Los que queremos un buen país debemos aceptar que a la gente hay que hablarle claro y raspao, decir e insistir siempre ¡hay que trabajar, producir, dar y recibir!, que nadie tenga miedo, claro....sinverguenzas hay en todos lados, pero ellos no son mayoría.
 
Por José R Pirela
22.11.2012
11:30 AM
Sr Luis, yo lo analizo diferente. Las diferencias biológicas humanas son y serán diferentes, y en tal diversidad está el desarrollo y progreso social con la sinergia de la convivencia. Pero para que se dé y potencie la sinergia, el orden político de la sociedad debe apoyar capacidades e iniciativas de las asociaciones humanas que le reportan un beneficio a la sociedad en su conjunto; fundamentalmente el económico, porque el humano vive del pan producido cada día. Cuando el gobierno se apodera de recursos e iniciativas anula la gestión ciudadana y todos corren al gobierno a buscar su pan. Así se pierde la Justicia y el respeto por el beneficio de la Ley. Priva más llegar primero y estar lo más cerca del jefe para obtener un beneficio mayor.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar