Compartir

Una economía destrozada

RAFAEL DÍAZ CASANOVA |  EL UNIVERSAL
viernes 16 de noviembre de 2012  12:00 AM
La evolución de la economía venezolana, durante los pasados catorce años, ha sido el ejemplo de cómo se destroza un país.

       Venezuela fue premiada por Dios cuando la hizo plena de recursos naturales. Venezuela, a mediados del siglo XX, no solo fue un productor importantísimo de petróleo, sino que se colocó por varios lustros como el primer exportador del mundo. Hoy, es un miembro poco destacado de las OPEP y la renta petrolera (no sabemos si la palabra renta es la adecuada), que todavía es importante, solo le llega a la ciudadanía bajo la forma de dádivas y dirigida a quienes se postran alrededor del dictador y creen sus frecuentes esperanzas.

       Si revisamos la información que nos brinda Wikipedia, ocupamos el puesto 34 del concierto mundial en la lista de países en función del PBI (311.687 millones de dólares para el año 2011) y un ingreso per cápita de 10.754 dólares. Es decir, para una familia de 5 personas el ingreso debería ascender a más de cincuenta mil dólares por año.

       Ahora bien, resulta que esa familia media de cinco miembros, en los que dos suministran el sustento, apenas ingresa unos cincuenta mil bolívares al año. Estos dineros no  les permiten "vivir", entre otros factores, gracias a las distorsiones que produce la barbarie cambiaria.

       Pensemos que este régimen que nos destruye ha desarrollado un sistema económico que mina la capacidad del país.

       En primer lugar hemos visto que lejos de "desarrollar" la principal industria nacional, ha destrozado la organización de Pdvsa y la empresa, que a fines del siglo XX era una de las empresas más valiosas del mundo, es hoy una pulpería desordenada que tiene miles de funciones que llena muy mal y ha descuidado las  primordiales. Está endeudada a niveles insospechados y es la cueva y fuente de la corrupción.

       En segundo lugar tenemos que resaltar que las empresas privadas, que eran fuente importante de empleos y contribuían de manera importante a la diversidad económica, están hoy agredidas y como consecuencia, la importancia de la actividad privada está mermada a niveles incomprensibles e inaceptables.

       En tercer lugar, el régimen que nos destruye se ha propuesto que un nuevo hombre sea el habitante de la nación. Mas para ello, no se ha propuesto el desarrollo de los mejores, sino que se ha propuesto que los mejores emigren y lo que quede es el venezolano menos instruido, el menos emprendedor, el que se conforma con las miasmas del dictador que recibe como dádivas.

       En ese empeño, uno de los rubros atacado es la educación. Los colegios, escuelas, liceos y universidades reciben agresiones económicas que cada año les hace la vida más complicada y sus imprescindibles y meritorios maestros y profesores perciben como remuneración a su importante función uno de los salarios más bajos de la sociedad.

       Pero el rubro que ha sido más afectado es el del conjunto de sus ciudadanos.

       Si nos imaginamos la Venezuela de los comienzos de la democracia, a pesar de que nuestro petróleo apenas valía algo más de dos dólares el barril, contábamos con una sociedad trabajadora, estudiosa y con grandes aspiraciones y esperanzas. Vivíamos bien.

       Cuando el aumento de los precios del petróleo los llevó a superar los dos dígitos fuimos invadidos por ciudadanos que vinieron de toda Sudamérica y el Caribe. Hombres y mujeres que querían mejorar sus condiciones de vida pero que, conformaban una población inmigrante que desmejoró la calidad del ciudadano medio de Venezuela. Hoy recibimos numerosos ciudadanos chinos, rusos y similares, árabes, palestinos, que vienen con la excusa de terribles contratos y depredan la calidad del ciudadano nacional.

       Las acciones de este régimen nefasto han completado la malhadada función pues en estos años recientes han emigrado de Venezuela los jóvenes bien preparados, estudiosos, emprendedores y que aspiran una vida mejor. Se dice que ese grupo de emigrantes venezolanos se acerca a su primer millón, los habitantes de Caracas para 1955.

       Revertir todas estas desgracias será labor ingente. Por ahora seguimos recibiendo los embates de este comunismo desordenado que cada día nos lleva por peor camino. Ahora se propone una modificación de la Constitución para conducirnos al mal llamado mar de la felicidad. Reaccionemos.

       No hemos comentado ni las ingentes dádivas internacionales del dictador ni el terrible endeudamiento.

rafael862@yahoo.com

@rafael862


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (6)
páginas:
1 |
Por sorangel Hernandez
16.11.2012
4:56 PM
Sr. Mario Agudelo no generalice no todos los venezolanos (bastante) vivimos de las micerias de este gobierno me parece una ligereza y muy elementar dar una opinión de esa naturaleza. Le recuerdo que un país se debe a las actuaciones de sus gobiernos y este identifico muy claramente un % de la población pobre no de en lo económico si no en lo mental para mantenerlo ilusionado y esperanzado.Estoy en parte de acuerdo con usted por que lamentablemente en los poderes tenemos marioneteas y políticos acomodaticios que nos han llevado a este desastre. Venga y viva aquí para que vea como con mucho poder y plata se compra la conciencia de cualquiera en cualquier país.
 
Por JOSE LABASTIDAS HERNANDEZ
16.11.2012
4:39 PM
¿¿OSEA QUE TU ESTAS VIVIENDO TOTALMENTE EL PASADO Y PERMANECES EN UNA CAPSULA DE LOS AÑOS 80 Y 90 RAFALE DIAZ CASANOVA???' DE VERDAD QUE VAS A TENER QUE DEJAR DE PERMANECER EN EL NEFASTO PASADO CAPITALISTANEOLIBERAL Y ATERRIZAR EN ESTE NUEVO PAIS QUE TENEMOS....CLARO LOS XENOFOBICOS DE LA POLITICA SUEÑAN CON UN PAIS DESTROZADOS COMO EL QUE ELLOS AOPYAN PARA VER CAER AL PDTE Y EL GOBIERNO REVOLUCIONARIO...ES UNA GRAN OBSECION MENTAL QUE LOS ATORMENTA....
 
Por Mario Agudelo
16.11.2012
4:29 PM
Pero es falsa su premisa de que los extranjeros que llegan, Los de ahora no lo sé, pero los que llegaron en otros gobiernos les dieron a Uds. lo que no tenían, como Miss Universo, capacidad de trabajo creativo pués solo eran buenos para ser peones o señorones unos pocos. La xenofobia no es buena amigo. USA esté llena de estupendos inmigrantes de su país, igual Colombia, Panamá etc.
 
Por Mario Agudelo
16.11.2012
4:26 PM
Su opinión tan acertada no tiene valor en su país. Y no lo tiene por culpa del pésimo gobierno que tienen sinó porque Uds. los venezolanos prefieren mendigar del gobierno que producir su propio pan. NO TIENEN EL GOBIERNO QUE MERECEN NO! TIENEN EL GOBIERNO QUE SE LES PARECE! Créame que lamento decir esto, pero es culpa de Uds. los no rojos rojitos o estupiditos.
 
Por joern berger
16.11.2012
10:44 AM
Este Articulo es muy significativo ya que refleja la calidad de inmigrantes que tiene , yo los llamaria los del MORRAL ya que no tienen sino eso Morral y nada que atribuir bueno asi son esos sistemas yo fui guia Nacional de >Venezuela me hicieron muchos examenes psicicologicos en el estado Bolivar ,,para que,,? los turistas se fueron y no volveran la razon es muy obvia para mencionarla
 
Por Alejandro Uribe
16.11.2012
9:29 AM
Hay un sesgo xenofóbico en el artículo, al decir que la inmigración ha sido la causa del destrozo de la economía del país. Se nota que nuestros intelectuales aún tienen que aclarar muchas de sus ideas. En 1918 se creó el bolívar-oro que estuvo vigente hasta 1973. Durante esos 56 años la inflación promedio anual fue de 1,3% y sus indicadores macro económicos fueron: baja inflación y desempleo, con crecimiento económico alto. Por tales razones Venezuela se convirtió en un polo de atracción para los sobrevivientes de las guerras mundiales, civiles y las políticas económicas erradas de los gobernantes de otras latitudes. En 1974 CAP eliminó el bolívar-oro y los especuladores monetarios vendieron a los gobernantes del país una política populista, sustentada en una política monetaria basada en: endeudamiento, expansión de liquidez monetaria sin el debido respaldo y devaluación de la moneda. Esto generó inflaciones, destrucción del ahorro, crecimiento del consumismo y dependencia del estado.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar