Compartir

En el otro lado

Ganó una gran coalición y perdió una era que rápido se desvanece. Ya era hora

imageRotate
ANTONIO COVA MADURO |  EL UNIVERSAL
miércoles 14 de noviembre de 2012  12:00 AM
El mundo entero está tan pendiente de cualquier cosa que pase en Estados Unidos que algo tan importante como la reelección presidencial del primer negro (que para nosotros es un mulato) en toda su historia republicana, corre el riesgo de pasar como una noticia curiosa, y nada más.

Pero no lo es. Y no lo es porque esa reelección no estaba garantizada en absoluto. En efecto, ya Barack Obama no se presentaba con las expectativas -y, por lo tanto, con la emoción- de la primera vez; ni la fuerza y el tesón de sus enemigos bajaba la guardia por un instante. En una situación tan polarizada como la nuestra, su triunfo o su derrota adquirían el carácter de una epopeya para cada uno de los dos bandos. Y ya sabemos lo que pasa cuando cada bando define el triunfo de su oponente como una tragedia terminal.

La campaña preelectoral no había sido la mejor para el bando republicano. La colección de "perlas" que, sin cesar sacaban a relucir, además de asombro generaba una gran angustia de que Estados Unidos pudiese caer en semejantes manos. Lo peor, sin embargo, era la idea que transmitían: el Partido Republicano ya no era ni la sombra del que cobijó a Eisenhower, y ni siquiera del que endiosó a Ronald Reagan. Era, cada vez más, una derecha propia de un museo remoto, la antesala de una capillita de evangélicos exaltados.

Y en medio de esa "colección", sólo un hombre de esta época emergía en segundo lugar una y otra vez: el exgobernador de Massachusetts, el mormón Mitt Romney, al que como a un clavo ardiendo se adherían los viejos republicanos y, por supuesto, los jefes de las grandes corporaciones. Sólo con él tendrían algún chance, porque sólo él mantenía la respetabilidad.

Las últimas elecciones primarias concedieron el milagro: Mitt Romney sería el candidato que se enfrentaría a la némesis de los republicanos. Sólo le quedaba develar quién sería su compañero de fórmula. Y rápido despejó la duda: Paul Ryan, la estrella ascendente de los republicanos en el único bastión que les queda, la movediza Cámara de Representantes. Allí ocupa el estratégico puesto de la presidencia de la Comisión de Presupuesto desde donde ha sido el látigo de Obama. Esta vez, para suerte de ese partido, la escogencia no fue tan catastrófica como la de Sarah Palin como acompañante de McCain en 2008.

En ese momento la campaña cogió vuelo y, a pesar del talón de Aquiles del candidato Romney: su vocación de veleta, a medida que pasaban los días ambos pretendientes se emparejaban. Así, la prensa norteamericana y con ella la del mundo entero construyó la idea terminante de que cualquiera podía ganar. Eso, muy posiblemente, fue lo que terminó dándole el triunfo al presidente Obama.

Cada minoría entendió, con claridad meridiana, que si el Presidente era derrotado, todas las conquistas obtenidas -y las que avizoraban- se irían a pique, o jamás se harían realidad. Por eso respondieron como un solo hombre al llamado a votar en masa. El caso más emblemático fue la concurrencia masiva de los negros en Filadelfia y sus alrededores. Consiguieron que ese estado fuese para Obama.

Con los negros se hizo presente como nunca el llamado "voto latino", al que ni siquiera los cubanos de Miami pudieron torcer. A Arpaio, fascista sheriff de Arizona, enemigo mortal de los mexicanos, los demócratas le deben mucho... ¡y los republicanos, también! Que estos últimos coincidiesen con la rabiosa derecha blanca en su oposición radical a una reforma migratoria, garantizó el voto en bloque de los latinos por Obama.

Las mujeres, más adictas al voto que los hombres, repelidas por las declaraciones nunca desmentidas de uno que otro evangélico a ultranza que aspiraba a cargos entre los republicanos, votaron 55 a 44 por los demócratas. También los gays, temerosos de una inquisición legal, votaron demócrata.

Al anochecer, el cuadro era tan confuso como para pensar en un triunfo republicano. Pero aquí el "conteo" le jugó una mala pasada a quienes celebraban una derrota de Obama. Tras los mapas enrojecidos en muchas partes, aparecería la dura realidad: las grandes ciudades y sus alrededores votaban masivamente por quien más se parecía a ellos, Obama.

Después de las 10 de la noche el mapa comenzó a teñirse de azul. Los grandes estados se decantaban por Obama y comenzaba el velorio de los republicanos. Ganó una gran coalición y perdió una era que rápido se desvanece. Ya era hora. En "este lado" nos toca aprender varias lecciones, y lo haremos si cuidadosamente escudriñamos lo que allá pasó.

antave38@yahoo.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (3)
páginas:
1 |
Por JOSE LABASTIDAS HERNANDEZ
14.11.2012
3:33 PM
LOS UNICOS QUE ESTAN PENDIENTES DE LO QUE PASA EN USA Y QUE QUIEREN RELACIONAR SU ADORACION IMPEIRLISTA PARA MENOSPRECIAR LA REVOLUCION BOLVARIANA SON UNOS APTRIDAS QUE TIENEN EL CUERPO EN VZLA PERO EL ALAMA EN USA ANTONIO COVA....
 
Por Cesar Anavitate
14.11.2012
8:29 AM
Sr Moreno Olivares, es la misma ingenuidad que existe en Venezuela, entonces de que se asombra?. Seremos tan ingenuos, que aun algunos que siguen este regimen, creen que el mismo tiene interes en solucionar problemas de salud, educacion, vivienda, seguridad, vialidad, etc. Entonces sr Moreno como ud lo afirma ¡en que ingenuidad vivimos!. Ese es el problema con gobiernuchos que se aprovechan de la ingenuidad o buena fe de sus ciudadanos para construir entramados tan deleznables como el que actualmente sufrimos en Venezuela. Asi que no se preocupe por los gringos y voltee su vista al pais, porque la ingenuidad, pagada o no, nos esta robando lo que queda de nacion.
 
Por Guillermo Jose Moreno Olivares
14.11.2012
7:52 AM
Parece mentira que aun exista tanto ingenuo que se cree las "elecciones" estadounidenses.Especialmente una en las que gana un miembro de una minoría étnica que no llega al 25 % de la poblacion en medio de un océano de "Blancos puros" ...y además anglosajones y protestantes.Como le gustan a Giusti.Pero lo peor es que ya ni siquiera esa "Supremacía Blanca" tiene el merito de elegir a sus lideres.Eso lo deciden Elites Predadoras Capitalistas que quieren "LAVAR" no solo el dinero que reciben de sus transnacionales del narcotráfico-herencia del imperio británico-sino LAVARLE tambien la cara a una de las naciones mas RACISTAS DEL PLANETA.Poner a un negro a dirigir la invasión de todo el norte del África es la ESTRATEGIA MEDIATICA DE TODOS LOS TIEMPOS. (...).Así que ..TODO..." is OKAY".En que INGENUIDAD VIVIMOS...DIOS MIO.!!!
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar