Compartir

A lo que te resistes persiste

MARÍA EUGENIA GASCUE SCHWARTS |  EL UNIVERSAL
miércoles 7 de noviembre de 2012  12:00 AM
Una  madrugada, en la emergencia de una clínica, me dio a leer esta historia, un  empleado, que laboraba ahí.

Unos obreros estaban picando piedras frente a un enorme edificio en construcción. Se acercó un visitante a uno de los trabajadores y le preguntó: -¿Qué están haciendo ustedes aquí? El hombre lo miró con dureza y le respondió: -¿Acaso usted está ciego para no ver lo que hacemos? Ahí, picando piedras como esclavos por un sueldo miserable y sin el menor reconocimiento. Vea usted ese cartel; allá ponen los nombres de ingenieros, arquitectos, pero no los nuestros que somos los que trabajamos duro y dejamos en la obra el pellejo.

El visitante se acercó entonces a otro obrero y le preguntó lo mismo. -Aquí, como usted puede ver, picando piedras para levantar este enorme edificio. El trabajo es duro y está mal pagado, pero los tiempos son difíciles, no hay mucho empleo y algo hay que hacer para llevar la comida a los hijos. Se acercó el visitante a un tercer obrero y una vez más le repitió la pregunta. Él contestó con gran entusiasmo: -Estamos levantando un Hospital, el más hermoso del mundo. Las generaciones futuras lo admirarán impresionados y escucharán el entrar y salir constante de las ambulancias, anunciando el auxilio de Dios para los hombres. Yo no lo veré terminado, pero quiero ser parte de esta extraordinaria aventura. El mismo trabajo, el mismo sueldo, la misma falta de reconocimiento; una misma realidad. Tres maneras distintas de vivirla: como esclavitud; como resignación; como pasión, aventura y desafío.

Después de leer este relato, elegí tomar la experiencia como una oportunidad de crecimiento, fluyendo con cada una de las situaciones que se fueron presentando.  Esa actitud me ayudó a pasar varias madrugadas en ese espacio, donde no solo me tocó lidiar con mi situación, sino también presenciar las emergencias que iban llegando.

En esos días tuve que volver dos oportunidades más, al mismo lugar. Estando ahí, hasta fui capaz de acompañar a una joven, que llegó ahí con su mamá en estado grave  y  a las pocas horas murió. Cuando le avisaron del fallecimiento, ninguno de sus familiares estaban ahí.

Sé que entregarme a la experiencia, ya no como una víctima, sino como una alumna de la Tierra, que es para mí una escuela, hizo posible eso y mucho más.

Hoy cada vez que recuerdo eso que viví, lo agradezco, principalmente a Dios, por mostrarme Su Presencia, en esos momentos difíciles.  Aprecio de mí estar atenta y haber tomado la actitud que tomé. No me resistí, eso me ayudó a fluir, el miedo desapareció, dejé de acosarme con esos pensamientos de temores imaginarios, lo enfrenté, le saqué provecho y aprendí de mí.


Si crees que el mundo es un infierno eso será. Piensa que este mundo es parte del paraíso y lo experimentarás. Vivir con ilusión, convertir el trabajo en una fiesta, sentirnos parte de las buenas obras... de ti depende, es cuestión de actitud.

@marugascue

marugascue@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (5)
páginas:
1 |
Por Eduardo Dinamarca
07.11.2012
2:48 PM
Excelente artículo. Definitivamente hay quienes se empeñan en ver el vaso "medio vaco" y otros que lo vemos "medio lleno". Perspectivas!!....
 
Por Ana White
07.11.2012
2:18 PM
No para todas las cosas hay que tener una actitud complaciente: HAY QUE PONER LOS PIES SOBRE LA TIERRA. ¿Cómo debe verse el hecho de que tienen trabajadores realizando un trabajo duro: picando piedras, con un sueldo miserable, sin el menor reconocimiento, en tiempos difíciles y sin muchas alternativas para llevar la comida a los hijos?. Alguien dijo: El desengaño camina sonriendo detrás del entusiasmo.
 
Por cecilia gonzalo
07.11.2012
11:37 AM
EXCELENTE ARTICULO...GRACIAS.
 
Por Quintero Alfredo
07.11.2012
9:39 AM
Sra. María Eugenia Gascue Schwarts. Este mundo,esta vida ES el paraíso. No hay otro, no hay otra, cuando dejamos de vivir. Le recomiendo una columna que se publicó ayer en esta misma seccion: http://www.eluniversal.com/opinion/121106/los-que-ya-no-estan.
 
Por gisela nogales
07.11.2012
6:58 AM
TE FELICITO EXCELENTE ARTICULO,LLAMA A LA REFLECION DIOS TE BENDIGA POR COMPARTIRLO.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar