Compartir

Tiempos de dictadura

Visita la historia de todos y así establece vínculos imposibles de ignorar con el tiempo que vivimos

imageRotate
ELÍAS PINO ITURRIETA |  EL UNIVERSAL
domingo 7 de octubre de 2012  12:00 AM
Tiempos de dictadura", el documental dirigido por Carlos Oteyza, es una de las realizaciones mayores del cine venezolano. Ya unos críticos usualmente severos han destacado las excelencias del trabajo, desde el punto de vista fílmico, pero ahora apenas se comentará el servicio que hace a la sociedad en el área de la reconstrucción histórica. Se advierte a simple vista cómo estamos ante un espectáculo adecuado a las exigencias de los espectadores de nuestros días debido a la sencillez de un guión sin pretensiones eruditas, a la calidad de las imágenes vinculadas con el texto, a la espontaneidad de la narración, a los auxilios musicales y a la inclusión de efectos especiales que se ajustan a la evolución de un discurso que, por desdicha, no dispone siempre de la referencia directa de los hechos según sucedieron en su momento, pero estos son aspectos cuyo tratamiento corresponde a un crítico de cine. Aquí se recogen sólo como la manifestación de un espectador común y corriente que pasa un estupendo rato en su poltrona, pero que prefiere detenerse en aspectos con los que puede estar más familiarizado: la historia y su plausible registro.

Los venezolanos tenemos buena memoria, pese a lo que se ha dicho en contrario, pero no tenemos la posibilidad, ni la obligación, de retener en nuestras evocaciones todos los pormenores del pasado. Esa habitual alternativa de olvidar porque no queda más remedio, porque no todo nos cabe en la cabeza, porque no todos somos especialistas en temas pretéritos y, en especial, porque los trajines del presente estorban el nexo con los hechos de los antepasados y con la posibilidad de juzgarlos, encuentra remedio en el documental de Oteyza sobre un capítulo estelar de un proceso apenas sucedido hace poco, durante el tránsito de nuestros padres y quizá también de los que vamos para viejos: la lamentable dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Lamentable dictadura, escribo ahora desde una posteridad cómoda para tal tipo de juicios, pero sin que lo sugiriera el documental. El realizador intenta un equilibrio digno de respeto. Su afán no consistió en la detracción de un tiempo deplorable, sino en la oferta de una versión que produjera unas reflexiones sin la atadura de un plan pensado para que llegáramos a un entendimiento negativo de los sucesos. Quizá estemos en este punto ante uno de sus mayores logros, alejado de la propaganda tendenciosa y del empeño en encontrar la quinta pata del gato. Quizá por eso terminemos lamentando que hubiera sucedido ese régimen y que hubiese dominado a Venezuela un sujeto tan opaco como Marcos Pérez Jiménez. La pulcritud del cineasta no deja mejor opción. Una sociedad que a su manera relaciona la tragedia de la actualidad con tragedias de parecida especie ocurridas antes, llega a despreciar con fundamento lo que pasó con anterioridad porque puede hacer analogías plausibles debido a la confiable brújula que ahora encuentra en el cine. Historiador profesional y cineasta profesional, el autor sugiere alternativas de comparación con una época a la que se acerca sin posiciones tomadas. De allí que las tomemos nosotros, por fortuna, en relación con el perezjimenismo y con la necesidad de hacer analogías con la actualidad que no son descabelladas.

En especial porque brotan del testimonio de luchadores que describen su hazaña sin plantearla como una apoteosis. "Tiempos de dictadura" recoge la versión de unos protagonistas de la resistencia de entonces que narran su peripecia sin exageración ni vanagloria. Así nos aproximan a un desafío que se pudo hacer a través de un sacrificio evocado sin el auxilio de las estridencias. Es la historia sin poses, la historia sin alardes innecesarios, hecha por protagonistas con quienes todavía podemos topar para manifestarles admiración y respeto. ¿Acaso puede existir una conexión más íntima con la historia de Venezuela? Pero la relación también se sustenta en los episodios narrados por personajes del común que describen su vida sin tratar de convencer a nadie de lo que hicieron o dejaron de hacer desde el lugar que ocuparon entonces. El contraste de esas peripecias grandes y pequeñas con los alardes del régimen, con las carencias de pensamiento que caracterizaron a los cabecillas de la dictadura militar, con la clamorosa opacidad del dictador, con la fachada de progreso en la cual se oculta el crimen, con los dolorosos episodios de represión, con la sangre derramada generosamente y con la complicidad de amplios sectores de la sociedad, concluyen en la hechura de un espectáculo conmovedor.

El documental termina con el derrocamiento de la dictadura, tal vez hazaña de unos pocos a la cual se agrega de inmediato la mayoría del pueblo venezolano. Pero antes permitió amplios espacios para la reconstrucción de la vida cotidiana, de las ocurrencias de todos los días protagonizadas por la gente sencilla; para el recuerdo de las figuras populares de ese tiempo, de las alegrías y las estrecheces compartidas por la generalidad de la población. Visita la historia de todos, por consiguiente, y así establece vínculos imposibles de ignorar con el tiempo que ahora vivimos. De allí que "Tiempos de dictadura" no sólo nos ofrezca un análisis convincente del pasado. También alude a lo que hoy podemos hacer como sociedad, cuando las circunstancias lo reclamen. Para eso sirve la Historia, en los libros y en el cine.

eliaspinoituhotmail.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar