Compartir

TIEMPO DE PALABRA

"La salida de Chávez ha sido progresiva y, probablemente, irreversible"

CARLOS BLANCO |  EL UNIVERSAL
domingo 6 de mayo de 2012  12:00 AM
La silla vacía
Para todo efecto práctico el puesto de presidente de Venezuela está vacío. Hugo Chávez no ejerce su cargo y no se ha procedido al reemplazo constitucional previsto con el Vicepresidente. No es lo mismo el desenvolvimiento del liderazgo, el simbolismo de un caudilloabatido, que el ejercicio de un exigente cargo de dirección administrativa y política del país.Pensar que dirigir algo es tener capacidad de estampar una firma a control remoto es de una ingenuidad al borde de la imbecilidad. Hasta un humilde cantinero de, digamos, Elorza, tiene que verle la cara a la gente, saber quién le debe y quién la paga, debe tener contacto con suplidores y está obligado a sacar losbalances. El presidente de un país debe recibir cuentas, visitar poblaciones e instituciones, saber cómo anda el pulso cívico-militar (o sus taquicardias, si fuere el caso), llevar la sístole de los gastos y la diástole de la botija. Un presidente no gobierna desde una cama; en Venezuela hay el síndrome de abstinencia producido por la carencia del ejercicio presidencial.

Los presagios que plantea el eclipse del caudillo son ominosos. Venezuela ha sido ultrapolarizada por el bochinche bolivariano y la paja seca que recubre el país puede no soportar incólume un chispazo. La idea que se ha instalado en muchos, según la cual la revolución (o salir de ella) necesita un bautizo -que ya sería Confirmación- de sangre, es una aterradora posibilidad que no debe ser asumida como inevitable.

La salida de Chávez de la escena ha sido progresiva y, probablemente, irreversible. Sin hacer predicciones sobre su vida, lo cierto es que el combate contra el cáncer requiere una concentración de esfuerzos, de energía existencial y de tiempo, que sacan a Chávez de la escena. Si es mañana o es pasado, no se sabe -ni siquiera él lo sabe. Lo cierto es que se difumina su poder.

La ausencia del caudillo tiene repercusiones insospechadas en un régimen personalista. En más de 13 años hay engranajes, rutinas, maneras, mafias, estilos, que se han constituido. El centro de todos esos equilibrios ha sido y es Chávez. No sólo en el seno del gobierno, sino del Estado y, más allá, de buena parte de la sociedad. La salida de este centro de equilibrios múltiples que ha sido Chávez genera reacomodos que, dejados a su aire, pueden ser violentísimos. Son los que se pueden generar entre gobierno y oposición, pero también en el seno de cada uno de los dos bloques.



EL PELIGRO. Venezuela vive un tiempo peligroso. Las separaciones son tan grandes, las rabias tan intensas, las pérdidas tan dolorosas y el odio tan a flor de piel que están incubadas algunas de las condiciones para una salida sangrienta. En el seno del régimen se alistan fuerzas paramilitares para que cuando el día sea llegado den cuenta -así lo pretenden- de los dirigentes opositores. Aunque del lado opositor no hay poder de fuego hay quienes ven inevitable un desenlace en el cual los sectores institucionalistas de la FAN van a tener que retomar el control también a sangre y fuego. Cuando la salida violenta se instala en el alma y en el entendimiento de una porción importante de los dirigentes la probabilidad de su ocurrencia aumenta.

El deber de quienes saben lo que ha costado -en vidas y bienes- a los pueblos que han jugado con candela es impedir un desenlace similar. En este momento el chavismo no tiene fuerza para aplastar a la oposición democrática, menos aún sin la presencia de Chávez. La oposición democrática tampoco tiene fuerza para aspirar al destierro del chavismo. Esta realidad impone un camino intermedio que incluye la salida electoral pero también un entendimiento. Hay quienes se alarman cuando se dice esto, porque -se preguntan- cómo negociar con fulano y mengano que han sido tan horribles.

La verdad es que cuando las cosas llegan al punto en el que están en Venezuela la negociación, las exploraciones, hay que hacerlas con los que cada bando considera horribles del otro lado. Son esos los que tienen la sartén por el mango.

EL CONSEJO DE ESTADO. La designación de los integrantes de este órgano, más allá de las atribuciones constitucionales que a nadie le importan en un país sin Constitución, muestra el propósito de generar un centro alternativo de equilibrios. No se trata de ninguna junta de gobierno sino de una instancia moderadora que intenta darle centro o quilla a un barco a la deriva. La mayor parte de los personajes que están en el Consejo tiene la peculiaridad de tener un pie en la llamada V República, pero otro, bastante sólido, en la IV República. José Vicente no es íntimo de Chávez y éste más que respetarlo, le teme. JVR fue uno de los políticos más exitosos del antiguo orden, amigo personal de Carlos Andrés Pérez, Jaime Lusinchi y Luis Herrera, con una relación cordial con Rafael Caldera. Ha mantenido reciprocidades con gente de antes y de ahora. Roy Chaderton fue también personaje consentido en la Cancillería por parte de Caldera, Herrera, CAP y Lusinchi; después de la revelación que lo convirtió en chavista, amplió su campo de amistades aunque tuvo pérdidas importantes en sus haberes afectivos; conoce mucha gente y es habilidoso. Germán Mundaraín fue un profesional exitoso en el viejo sistema, tiene una red amplia de relaciones y es un funcionario en el cual Chávez confía mucho. Luis Britto García fue uno de los intelectuales cimeros de la antigüedad clásica y ahora lo es de la aurora boreal bolivariana. Estos cuatro personajes ejemplifican un tipo de dirigentes que pudieran ser bisagras dentro del chavismo y también hacia la oposición en caso de ser necesario.



HAY QUE HABLAR MIENTRAS SE PUEDA. En un amplio proceso que se proponga evitar una salida violenta y sangrienta nadie sobra. Sin pretender darle consejo a nadie, la idea de que pueda haber una salida sin tomar en cuenta, por ejemplo, la fuerza que ha logrado desarrollar Diosdado Cabello en el oficialismo, es absurdo. Pretender que Nicolás Maduro o Elías Jaua, que han sido desenchufados varias veces, son prescindibles en la ecuación oficialista no es verosímil. El Consejo de Estado en su función de referee tiene allí una labor, sobre todo para evitar que actúen las unidades armadas que tiene aquel prócer que dice que prefiere morir peleando que ir preso con los ganchos puestos a Guantánamo.

Los canales de comunicación con la oposición deben ser abiertos. Hay temas obvios como la libertad de los presos políticos, pero hay otros más complejos que tienen que ver con el respeto a las condiciones electorales y las elecciones como instrumento pacificador, así como la creación de condiciones para la participación de los sectores excluidos en las decisiones nacionales.

Es tiempo de hablar. Ni el gobierno va a poder tener todo lo que quiere ni la oposición tampoco pero hay que hablar antes de que sea tarde. Hoy no hay demasiado tiempo.

www.tiempodepalabra.com

Twitter @carlosblancog



Más artículos de esta firma

Compartir
Debido al alto tráfico de visitas en la página, El Universal ha decidido restringir la recepción de comentarios en sus noticias del día. Ofrecemos disculpas a los usuarios.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar