Compartir

Oswaldo Guillén, deporte y política

WILFREDO FRANCO |  EL UNIVERSAL
jueves 12 de abril de 2012  03:49 PM

A ningún deportista se le puede desear que viva la experiencia de ser puesto en la picota pública, por haber hecho unas declaraciones que cayeron en un terreno político super sensible y explosivo, como ha sido el caso reciente de Ozzie Guillén, admirado y querido icono del mundo del beisbol.

Guillén dijo algo que sería entendido siempre como una blasfemia por la comunidad cubana en el exilio, no importa quien lo diga. Y entiendo muy bien el porqué de ello. Hace un par de años, en una cena con un grupo de la Universidad de North Texas en Dallas, a mi lado quedó el Decano de la Facultad de Ingeniería, un profesor de casi 70 años, aun activo, experto en electrónica y de larga y reconocida carrera de docente e investigador. Al notar mi acento me preguntó si hablaba español y de inmediato cambiamos de idioma. Jamás vi una mirada más profundamente triste cuando me contó que salió de Cuba a los 19 años, luego que a sus padres, ingenieros agrónomos, les fueron confiscadas su casa y su finca de larga tradición familiar, y jamás pudo nunca pisar nuevamente su patria, ni visitar a la familia y amistades en su terruño. Viendo su cabello muy blanco, no pude sino sentirme conmovido ante toda una larga vida de separación forzosa de sus raíces, de su entorno humano original, luego de la tragedia del despojo de los bienes familiares y del exilio. Centenares de miles de cubanos sufrieron lo mismo o peor, incluso muchos perdieron a sus familiares en el paredón de fusilamiento o en los naufragios en alta mar. Y muchos otros sufren actualmente persecución y cárcel por disentir de la manera de gobernar de la dictadura castrista. Y más aun, 12 millones de cubanos sufren de carencias de todo tipo y pobreza crónica, debido a un sistema castrador de iniciativas de prosperar y crecer como persona, trabajador o profesional. En ese mar de dolor profundo, heridas incurables, impotencia e indignación, cayeron las palabras de Guillén.

Y Guillén también lo entendió, casi que inmediatamente después que lo dijo, y terminó arrepintiéndose sinceramente y pidiendo perdón a la comunidad latina y, especialmente cubana, en una rueda de prensa el pasado 10 de abril. En esa rueda de prensa el ambiente parecía el de una ejecución y algunas preguntas fueron verdaderamente inquisitorias. Si lo que se pretendía era castigar al infractor, el objetivo se logró con creces. Guillén se portó y respondió como un latino, conmovedora y sinceramente emocionado y arrepentido de lo que él, la directiva del equipo y la comunidad latina consideraron había sido un involuntario pero grave error. Finalizó asumiendo el compromiso de hacer todo lo posible por superar el incidente y sus consecuencias y no volver a opinar sobre política. Aunque en esa rueda de prensa afirmó algo que tiene mucha significación para los venezolanos: Hugo Chávez le está ocasionando a Venezuela el mismo daño que Fidel le ha hecho a Cuba.

Que un icono del deporte, famoso por su inteligencia y su sinceridad, tenga esa opinión de la gestión del gobierno actual es importante y debe tener impacto en los venezolanos con miras a las elecciones del 07 de octubre, oportunidad para el cambio democrático de gobierno en el país. Una medida soberana, urgente y necesaria, para detener la ruta cubana de sometimiento y pobreza, y de despilfarro y corrupción, en que nos han embarcado por ya largos 14 años.

Por su parte, la sociedad deportiva de Estados Unidos, fiel a su alto espíritu de justicia, sabrá apreciar el valor de dar la cara con honestidad y arrepentimiento sincero. Estoy seguro, que las heridas removidas por el comentario cicatrizarán y en breve lapso se restablecerá la admiración, cariño y respeto bien merecidos por el deportista Ozzie Guillén.

wfranco01@gmail.com




Más artículos de esta firma

Compartir
Debido al alto tráfico de visitas en la página, El Universal ha decidido restringir la recepción de comentarios en sus noticias del día. Ofrecemos disculpas a los usuarios.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar