Compartir

Admisión universitaria

FRANCISCO CRISAFULLI |  EL UNIVERSAL
martes 3 de abril de 2012  04:15 PM

Las políticas de selección interna para nuevo ingreso estudiantil son distintas en cada institución, y son consecuencia de la autonomía universitaria, consagrada en el artículo 9 de la Ley de Universidades. En algunas universidades, prevalece el mayor ingreso por la aplicación de una prueba de admisión, las cuales comenzaron a ser aplicadas en este mes de marzo, bajo el supuesto, de que este método seleccionará aspirantes que sean capaces de responder a sus exigencias educativas. Todos los indicadores definidos para medir los diversos aspectos académicos del candidato para su selección, son condensados en una variable cuantitativa llamada Índice Académico (I.A). Además, el examen permite diagnosticar deficiencias formativas, que en muchos casos, son atendidas mediante un propedéutico.

¿Las diferencias para el ingreso universitario, vulneran el derecho ciudadano de igualdad de oportunidades, contenido en el artículo 103 de la Constitución? La respuesta depende de cómo se articulan las normas internas de selección de cada institución, al uso de los méritos académicos como principio para el ingreso, la promoción y permanencia en el sistema educativo (artículo 104 de la Constitución), y a la rendición de cuentas, derivado de los principios de pertinencia y calidad, contemplados en los Lineamientos para abordar la Transformación en la Educación Superior, suscritos por el Núcleo de Vicerrectores Académicos de Venezuela, en el año 2002.

De lo anterior, se desprende los siguientes cuestionamientos que condicionan las actuaciones de las todas las universidades, respecto a la selección del nuevo ingreso:

1º) Sobre la aceptación: ¿Las publicaciones son dirigidas oportunamente a todos los ciudadanos del ámbito nacional? ¿El público conoce con precisión: el tipo de sub-pruebas que aparece en el examen de admisión y el número de preguntas presentes en c/u., los criterios para su corrección, y las variables que componen la fórmula para calcular el I.A?

2º) Sobre los resultados: ¿Es suficiente con publicar, solo la lista de candidatos aceptados? ¿Los involucrados conocen los datos más significativos que condujeron a discriminar a todos los aspirantes en el proceso de selección? ¿Esos registros son accesibles para las comunidades educativas de donde provienen los aspirantes, con el fin de que les sea posible realizar su correspondiente controlaría académica, señalada en el artículo 4 de la Ley de Educación? Cuando la UCAB y UDO, realizan sus selecciones propias, mediante los promedios de calificaciones de bachillerato, ¿utilizan el cálculo del I.A?, y si lo hacen, ¿cuáles son los componentes de esa fórmula? ¿Cómo hacen para discriminar aspirantes con un mismo promedio?

3º) Sobre la equidad: ¿Son las mismas condiciones de ingreso para todos los aspirantes? ¿Existen excepciones para la selección que facilitan el ingreso directo de: hijos de los profesores, o atletas de alta competición, o proveniencia de ciertos tipos de centro educativo de secundaria: privado/público o católico/laico?

4º) Sobre la aplicación oportuna: ¿Las fechas seleccionadas, están pensadas para que el aspirante tome decisiones sobre su futuro académico, con suficiente tiempo antes de finalizar sus estudios de secundaria? ¿Fue adecuado proponer una prueba de admisión para el 3/06/12, en el área de salud de la UCV, cuando los estudiantes del 5º año están bajo la presión de las evaluaciones finales del año escolar? ¿Será apropiado que el candidato tenga que esperar el título de bachiller, para someterse al proceso selección en la ULA?

5º) Sobre el mérito de elegibilidad: ¿Es legítimo un sistema de asignación de cupos que, prioriza a los candidatos por el nivel socioeconómico de la familia? ¿El sistema de selección obligatoria de la OPSU, elige basándose en ese criterio? ¿Será pertinente para la UBV y la Unefa, ceder todas las plazas disponibles a través de este mecanismo?

6º) Sobre el contenido de las pruebas de Admisión: ¿Serán más confiables los resultados de los exámenes, si son eliminados o relegados aspectos importantes de secundaria, y que son necesarias para continuar estudios superiores en ciertas carreras? ¿Es confiable la evaluación de la UCV, que suprimió la sub-prueba de Física para el área de ciencia y tecnología? ¿Es pertinente que la USB, institución de corte tecno-científico, mantenga 55 preguntas entre Matemática y Habilidad Numérica, a expensas de las escasas 5 preguntas, asignadas a c/u. de las sub-pruebas de Física y Química?, esta Universidad, ¿ha hecho algo para balancear esta diferencia significativa?

El problema de los cupos, no tiene que ver con la existencia de políticas internas de selección, sino, si: a) estas gestionan métodos y procedimientos de ingreso en aras de la transparencia y la confiabilidad, b) los sistemas de permanencia se sintonizan con la dedicación del candidato para culminar una carrera universitaria, c) el Gobierno amplía la oferta de estudios en Educación Superior, facilitando la apertura de nuevas universidades y aumenta el presupuesto para las instituciones públicas de ese sector educativo, d) se aplica definitivamente el Sistema de Acreditación Universitaria, que permitirá evaluar la pertinencia y calidad de las actuaciones de cada institución del país, y e) se reinstala una evaluación diagnóstica a nivel nacional, sustituyendo la antigua Prueba de Aptitud Académica, destinada a indagar el grado de desarrollo de las competencias básicas logradas por los estudiantes en la etapa escolar de secundaria.

crisafulliii@yahoo.es




Más artículos de esta firma

Compartir
Debido al alto tráfico de visitas en la página, El Universal ha decidido restringir la recepción de comentarios en sus noticias del día. Ofrecemos disculpas a los usuarios.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar