Compartir

La nueva Pdvsa

La misión Soberanía Petrolera va a terminar entregando las empresas mixtas a China

GUSTAVO LINARES BENZO |  EL UNIVERSAL
domingo 11 de marzo de 2012  12:00 AM
Qué momentos tan difíciles para el Gobierno! Enfermo el Presidente, Diosdado en campaña pero con él mismo como candidato, el PSUV haciendo también campaña pero para Capriles, a plomo limpio. En medio de todo esto, se filtra que Pdvsa y la misión Soberanía Petrolera van a terminar entregando las empresas mixtas a China. El propio ministro Ramírez reconoció que la participación de la estatal petrolera bajará de 60% a 51%, con lo cual lo que nos separa del Imperio Medio y sus bombas atómicas es 1%.

A nadie puede asombrar esto, pues es la tendencia de China en todas partes del mundo en desarrollo. Ha comprado países enteros en África para asegurar su soberanía alimentaria, junto con todo el cobre, níquel y demás minerales. Australia defiende sus acerías a capa y espada para no convertirse en factoría china. Exactamente igual que han hecho todos los imperios.

Lo que sí sorprende es que el entreguismo del Gobierno ocurra cuando es rico. Normalmente estas ventas y privatizaciones suceden en momentos de penuria y bajos precios del barril, como en los noventa, pero nadie entiende que ocurran cuando las reservas están altísimas y el barril a más de cien dólares. No se entiende desde nuestro punto de vista, pero sí del chino. Y como la institucionalidad venezolana desde hace 13 años es un metabolismo, no hay defensa contra el nuevo imperio.

En primer lugar, no existe la defensa de la opinión pública porque nada se sabe a ciencia cierta y cualquier parecer contrario o la mera duda frente al diktat presidencial es traición a la Patria. Mientras los empresarios venezolanos no pueden ponerle a precio a nada, los venezolanos no sabemos cuánto pagamos a los empresarios chinos por cada platabanda, puerta o ventana de las casas que construirán tampoco se sabe dónde.

En segundo lugar, el PSUV no es un partido sino una corte real, con lo cual no hay la más mínima posibilidad de que la opinión del Presidente sea sólo eso y no una orden irrevocable. Y no puede ser de otra manera, porque en las filas de ese partido no hay nadie que supere el 10% en las encuestas, es un partido de eunucos electorales que saben que sin Chávez no hay vida. La alianza con China es favorable para el país, sobre todo como contrapeso a EEUU (y cada vez más frente a Brasil). Pero debe quedarse como eso, contrapeso, y no como el nuevo hegemón.

glinares@cjlegal.net



Más artículos de esta firma

Compartir
Debido al alto tráfico de visitas en la página, El Universal ha decidido restringir la recepción de comentarios en sus noticias del día. Ofrecemos disculpas a los usuarios.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar