Compartir

La generación del 28

RAFAEL DÍAZ CASANOVA |  EL UNIVERSAL
viernes 17 de febrero de 2012  09:06 AM

La historia no se repite. La historia es imprescindible pues a través de ella conocemos lo que sucedió y por qué sucedió, elementos necesarios para no cometer los mismos errores. Existen coincidencias. Esta semana, cuando Venezuela ha escogido al representante de la oposición en los comicios que se realizarán el 7 de octubre venidero coincide con la celebración de la Semana del Estudiante en 1928.

Aquella gesta de la que mucho se ha hablado y poco se ha escrito, comenzó como una inocente celebración estudiantil que tenía como objetivo fundamental la coronación de la reina de los estudiantes que fue la agraciada joven Beatriz Peña y la instalación de la Casa del Estudiante, promovida por la FEV (Federación Venezolana de Estudiantes).

Estas dos "inocentes" razones fueron el comienzo de manifestaciones y mítines estudiantiles que el 14 de febrero hicieron crisis al ser detenidos por la dictadura, en el cuartel de El Cuño, los jóvenes Jóvito Villalba Gutiérrez, Guillermo Prince Lara, Pío Tamayo y Rómulo Betancourt Bello.

La organización estudiantil evaluó la situación y dio instrucciones a sus afiliados para que el día 23 comenzaran a entregarse a las autoridades policiales una pléyade de jóvenes estudiantes que sacrificaron su libertad en solidaridad con los cuatro detenidos.

A las 4:35 p.m. el gobernador de Caracas, general Rafael María Velazco le remite un telegrama al general Juan Vicente Gómez, donde le relaciona una nómina de ciento veinticuatro jóvenes que se habían entregado, y a las siete de la noche le remite otro telegrama que completa una lista de hasta ciento ochenta y nueve estudiantes que respaldaron a los cuatro detenidos.

A los pocos días los enviaron al Castillo de Puerto Cabello que ostenta el honroso y contradictorio título de Castillo Libertador. Honroso por estar dedicado al Padre de la Patria. Contradictorio porque fue sitio de reducción de la LIBERTAD de muchos ciudadanos venezolanos.

Creemos deseable y oportuno que se conozcan los nombres de todos aquellos mártires. En los telegramas del gobernador se incluyen los nombres de los padres y las ciudades de origen de las familias y se pueden leer en el tomo 2 de la colección Archivo de Rómulo Betancourt 1990, p.p. 4-8.

Venezuela transita, una vez más, por el tortuoso y terrible camino de una dictadura militar y comunista. Nos parece oportuno resaltar que los jóvenes, en aquella oportunidad de 1928 y en la gesta que comandó José Félix Ribas en la Batalla de La Victoria el 12 de febrero de 1814, dieron la cara, el esfuerzo y la sangre que combatieron la ignominia de los adversos momentos que se vivían.

Ahora, en 2012, los venezolanos nos hemos colocado alrededor de un nombre, de una persona que nos representará en la lucha que hemos de dar para derrotar un régimen que ha destruido el país, sus instituciones, su sociedad y que trata de imponer, bajo la dirección de Fidel Castro y del Foro de Sao Paulo, condiciones políticas, económicas y sociales que están reñidas con los deseos y designios de nuestros pobladores.

rafael862@yahoo.com
@rafael862



Más artículos de esta firma

Compartir
Debido al alto tráfico de visitas en la página, El Universal ha decidido restringir la recepción de comentarios en sus noticias del día. Ofrecemos disculpas a los usuarios.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar