Compartir

Inseguridad: diagnóstico y propuestas

El grueso de las víctimas y victimarios de la violencia, son jóvenes de entre 16 y 28 años

imageRotate
LUIS IZQUIEL |  EL UNIVERSAL
miércoles 28 de diciembre de 2011  12:00 AM
La inseguridad desbordada que sufre nuestro país, afecta a todos los venezolanos sin distingo de su condición social o política. El fracaso de las medidas de seguridad ciudadana implementadas en los últimos 13 años, nos ha convertido en uno de los países con mayor violencia en el mundo. Este gobierno ha sido palmariamente incapaz de garantizar la vida y los bienes de los ciudadanos.

En 1998, cuando el actual jefe de Estado se encontraba en campaña presidencial, en Venezuela ocurrieron 4.550 homicidios. La situación se ha agravado de tal manera, que algunas ONG estiman que 2011 cerrará con una cifra cercana a los 19.000 asesinatos. El índice de homicidios es un parámetro que universalmente sirve para medir el grado de inseguridad existente en una nación. El nuestro es por lo menos 8 veces mayor al promedio mundial. Detrás de estos fríos números existen miles de familias que han quedado enlutadas.

El secuestro es otro de los delitos que ha tenido un crecimiento exponencial en todo el territorio nacional. La Encuesta de Victimización realizada en 2009 por el INE, indica que en el país se producen alrededor de 16.000 casos por año, un promedio de 43 diarios. El mismo estudio arrojó que en Venezuela se cometen por lo menos un millón de robos anuales. Una estadística verdaderamente alarmante.

Proliferación

Un factor clave en esta realidad, es la indiscriminada proliferación de armas de fuego ilegales. Algunas ONG y los propios voceros oficiales, estiman que en Venezuela existen entre 10 y 15 millones de ellas. Según los registros del DAEX (antiguo DARFA), el Estado solo tiene controladas, a través de los permisos correspondientes, cerca de 25.000 armas de fuego. La Comisión Presidencial para el Desarme parece haber sido creada solo con fines de propaganda electoral. Tampoco ha servido de nada que desde 2002 se encuentre vigente una Ley para el Desarme.

El infierno carcelario también se ha acentuado. En nuestros penales, 48.000 reclusos conviven en espacios creados para albergar a solo 12.500. El Observatorio Venezolano de Prisiones ha señalado que, hasta octubre de este año, en las penitenciarias del país ya se habían producido más asesinatos que los ocurridos en todo el 2010. El Ministerio Penitenciario, tal como había sido advertido, no ha servido para resolver ninguno de estos problemas. Las cárceles continúan siendo grandes escuelas de criminales, desde donde se planifican y coordinan diversos delitos.

Ni seriedad...

Las políticas de seguridad ciudadana de este gobierno, no han tenido continuidad ni seriedad. En estos 13 años han habido 11 cambios en el Ministerio de Interior y Justicia. Más de 20 "planes" contra la inseguridad han fracasado. Después de 12 años de haber sido creada por la Constitución, la Policía Nacional apenas funciona en 3 parroquias de Caracas. Los ciudadanos hemos pagado las consecuencias de esta irresponsable improvisación.

Lo primero que necesita Venezuela para acabar con este clima de inseguridad desatada, es un nuevo Presidente que se coloque a la cabeza de la lucha contra el crimen. El actual jefe de Estado ha demostrado no tener interés en resolver el problema delictual. Por el contrario, su discurso de odio y división solo ha contribuido a crear mayor violencia y a profundizar la pérdida de valores en nuestra sociedad.

De igual forma, se hace necesario que todas las instituciones del Estado con competencia en la prevención y sanción del delito, junto con las que atienden el tema carcelario, coordinen sus acciones en un gran Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana, ya que hoy cada una de ellas actúa de forma aislada.

Impunidad

En Venezuela debe cesar el 92% de impunidad que existe. Hoy solo 8 de cada 100 delincuentes son verdaderamente sancionados. El Ministerio Público, el Cicpc y el Poder Judicial, tienen que ser despolitizados para que puedan cumplir cabalmente con sus funciones. Los jueces y fiscales deben ingresar a sus cargos por medio de concursos de oposición públicos, para que de esta manera puedan actuar con independencia. Asimismo, La policía de investigación debe ser dotada de los elementos técnicos y científicos que le permitan realizar con éxito la pesquisa criminal.

Venezuela necesita incorporar 50.000 nuevos policías preventivos para poder cumplir con los estándares internacionales, que señalan que deben existir 4 de ellos por cada 1.000 habitantes. Los cuerpos policiales deben contar con suficientes patrullas, modernas armas de fuego, chalecos antibalas y otros equipos esenciales para enfrentar a los antisociales. El Estado tiene que otorgar los recursos necesarios para cumplir con estas metas.

Acciones

Los cuerpos policiales del país deben realizar acciones contundentes dirigidas a desarmar a los delincuentes que atentan contra la sociedad. Las armas ilegales que sean decomisadas, deben ser inmediatamente destruidas después de la realización de las experticias correspondientes, ya que de esta forma se evitaría que las mismas sean recicladas. Para aplicar estas medidas no se necesita una nueva ley, sino voluntad política.

El grueso de las víctimas y victimarios de la violencia, son jóvenes de entre 16 y 28 años provenientes de los sectores populares. El Gobierno tiene que diseñar políticas destinadas a fomentar el deporte y crear empleo en este grupo vulnerable. Igualmente, se debe prevenir y controlar el consumo y tráfico de drogas.

Imperativo

Se hace imperativo recuperar la infraestructura del país. Las plazas, parques, canchas deportivas y otros espacios de convivencia social, tienen que ser rescatados para el uso ciudadano. El alumbrado público debe ser optimizado, para así evitar que nuestras calles, carreteras y autopistas continúen pareciendo bocas de lobo. Todos sabemos que la oscuridad es un factor que facilita la acción de los delincuentes.

La solución del problema penitenciario se encuentra desarrollada en el artículo 272 de la Constitución. Esta disposición señala que los penales deben contar con espacios para el estudio, el trabajo y el deporte. Las cárceles tienen que ser descentralizadas y dirigidas por gobernadores y alcaldes, a los cuales se les debe otorgar los recursos para este fin.

Para candidatos

Las anteriores propuestas y muchas otras, se encuentran contenidas en el documento que elaboramos 18 profesionales integrantes de la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Mesa de la Unidad Democrática, el cual formará parte de los lineamientos del programa de gobierno del candidato presidencial que resulte electo en las primarias del 12 de febrero de 2012. A diferencia de lo que ocurre con el oficialismo, la alternativa democrática sí tiene bien definidas las medidas que deben implementarse para prevenir y sancionar efectivamente el delito.

El 7 de octubre de 2012 los venezolanos tendremos la oportunidad de elegir a un nuevo gobierno que tenga voluntad política para resolver la inseguridad que hoy nos azota. El país no puede continuar por este camino de violencia.

@luisizquiel



Más artículos de esta firma

Compartir
Debido al alto tráfico de visitas en la página, El Universal ha decidido restringir la recepción de comentarios en sus noticias del día. Ofrecemos disculpas a los usuarios.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar