Compartir

El trágico desastre bancario

PER KUROWSKI |  EL UNIVERSAL
jueves 15 de diciembre de 2011  12:00 AM

Simplificando: Si el costo de fondos de un banco alemán es del 2 por ciento; si desea ganar un margen del 1,5 por ciento; si analizar un crédito para un pequeño empresario cuesta el 1 por ciento; y si el riesgo que percibe de que ese empresario no repague es del 3 por ciento, entonces el banco alemán le cobraría al pequeño empresario alemán un interés del 7,5 por ciento.

Y si el costo de analizar la capacidad crediticia de Grecia es cero, por cuanto para eso Grecia le paga a una calificadora de crédito; y si el riesgo que se percibe existe de que Grecia no pague es del 1 por ciento, entonces el banco alemán, le cobraría a Grecia un interés del 4,5 por ciento.

Si el regulador le exigiese al banco alemán tener un capital del 8 por ciento para respaldar sus activos, y por lo tanto pudiere apalancar su capital unas 12 veces, el banco pudiese entonces esperar ganar un 18 por ciento sobre su capital, tanto cuando le presta al pequeño empresario alemán, como a Grecia.

Pero eso era antes que la actual generación de reguladores bancarios interviniese, enredando el papagayo.

Los reguladores, con sus normas de Basilea II, le dijeron al banquero alemán: "Si le prestas a un riesgoso empresario alemán necesitas el 8 por ciento de capital, pero si le prestas a una Grecia, considerada (hace poco) por las calificadoras de crédito como casi infalible, entonces necesitas solo el 1,6 por ciento de capital.

Y por cuanto el 1,6 por ciento de capital permite apalancar más de 60 veces, el banco alemán, de repente, podía esperar ganar un retorno del 90 por ciento sobre su capital prestándole a Grecia. Y hasta podía darse el lujo de prestarle a Grecia a una tasa menor, y aún así ganar más sobre su capital que prestándole al pequeño empresario alemán.

Y el banco alemán, igualito a los demás bancos en Europa y Estados Unidos, se apresuraron a colocar sus fondos en los puertos oficialmente considerados como seguros, tales como Grecia, Italia, España, o los títulos valores calificados como triple-A; y por supuesto los gobiernos responsables de estos puertos-seguros no resistieron la tentación de los abundantes préstamos baratos; y todos estos puertos-seguros se atiborraron convirtiéndose en trampa jaulas ...todo mientras que el pequeño empresario alemán veía su acceso al crédito bancario dificultado y encarecido... y los bancos demasiado grandes para fallar, se hacían aún más grandes.

Y ya, varios años adentrados en esta crisis que tiene al mundo occidental a punto de caída libre, el problema descrito ni siquiera se discute, y los mismos reguladores preparan ahora su Basilea III, sobre la misma base fallida de discriminar los requerimientos de capital de los bancos en base al riesgo percibido.

En enero del 2003 en una carta en el Financial Times de Londres escribí "Todo el mundo sabe que, tarde o temprano, las calificaciones emitidas por las calificadoras de riesgo son una nueva generación de riesgos sistémicos, a punto de ser propagados por el mundo con velocidad moderna". Y en noviembre de 2004, también en el Financial Times, pregunté "¿Cuántas propuestas de Basilea necesitarán antes de darse cuenta del daño que están causando favoreciendo tanto los préstamos bancarios al sector público?".

¿Y a cuenta de qué todo esto? A cuenta de evidenciar el porqué no confío mucho en los magníficos tecnócratas, que dicen saber lo que hacen. ¡No! ¡Qué va! ¡Entréguenle las resultas petroleras a los ciudadanos, para que sean estos quien las siembren!

perkurowski@gmail.com
http://www.subprimeregulations.blogspot.com/



Más artículos de esta firma

Compartir
Debido al alto tráfico de visitas en la página, El Universal ha decidido restringir la recepción de comentarios en sus noticias del día. Ofrecemos disculpas a los usuarios.
cerrar