Compartir

¿Quién contamina el agua que consumimos?

SANTIAGO QUINTERO |  EL UNIVERSAL
lunes 26 de septiembre de 2011  12:46 PM

Todos los 5 millones de habitantes de los estados Aragua, Carabobo y Cojedes, deberían saber por qué reciben sucia el agua destinada al consumo humano. Deberían saber, cuál es la calidad del agua que reciben, cuáles son los peligros de consumir agua contaminada .Todos los venezolanos deberíamos recibir en nuestras casas agua potable con marca Norven de calidad. Fueron dictadas bajo la denominación de Normas Sanitarias de Calidad de Agua Potable (1998) y ya recogían las previsiones de la Ley de Sanidad Nacional de 11 de Junio de 1942 y de la Ley Orgánica de Régimen Municipal del 15 de junio de 1989. La norma existe. ¿Por qué retrocedimos? ¿Por qué no se aplica, si el Estado debe hacerla cumplir?

Importantes voces del Foro Ambiental Venezolano han intervenido para alertar a la población y brindar soluciones que nos permitan superar el problema. Venezolanos cabales de notable trayectoria pública como el Dr. Arnoldo José Gabaldón, autor de buena parte de los planes estratégicos ambientales de la nación que progresivamente fueron palmariamente abandonados por esta administración, como el Ing. Manuel Pérez Rodríguez, promotor del Movimiento por la Calidad del Agua y el Dr. Pedro Escarrá Martínez, artífice del programa de Saneamiento Ambiental Integral del Lago de Valencia, han sumado sus voces para alertar sobre la causa del gran problema de saneamiento ambiental que hoy confrontamos en el país. Este último señala: "El Estado cambió el programa de saneamiento del lago por el de contaminación del río Pao, al trasladar las aguas contaminadas de las plantas de tratamiento de Carabobo y del río Cabriales al río Pao, de esta manera todas las aguas servidas de Valencia, Tocuyito, Los Guayos, San Diego y Guacara que descargaban en el lago de Valencia ahora lo hacen en el embalse Pao-Cachinche, desde donde se surte el Acueducto Regional del Centro que debería suministrar agua potable a la población de la Región Central desde Valencia hasta Tejerías. La gran contaminación concentrada de este embalse, dificulta la potabilización de sus aguas poniendo en riesgo la salud de la población, sobre todo la de menores recursos que se le dificulta instalar filtros domésticos o adquirir botellones de agua comercial. Resulta absurdo e inaceptable que el delito de contaminar un cuerpo de agua para el consumo humano lo cometan organismos oficiales".

¿Acaso hay algo más importante para un Estado que invertir en la salud de sus habitantes, en garantizar que el agua que entrega a su población sea efectivamente potable? Una Ley Orgánica para la Prestación de los Servicios de Agua Potable y Saneamiento se aprobó en 2001 para descentralizar la provisión de servicios y separar institucionalmente la rectoría, la regulación y la prestación de servicios en el sector. Sin embargo, casi ningunas de las reformas previstas en esta ley se han implementado. Leyes van, leyes vienen, pero el conocimiento y la experticia técnica para manejar el problema no se ven por ninguna parte ¿Qué espera el Estado para reactivar el Programa de Saneamiento Ambiental Integral del Lago de Valencia?

¿Qué espera para solicitar la ayuda de quienes sí conocen de la materia? El desprendimiento del ego y el ejercicio de la humildad son condiciones indispensables para liderar la administración de los servicios públicos, en particular del agua que consumimos.

santiagoquintero@gmail.com



Más artículos de esta firma

Compartir
Debido al alto tráfico de visitas en la página, El Universal ha decidido restringir la recepción de comentarios en sus noticias del día. Ofrecemos disculpas a los usuarios.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar