|
compartir
|

El poder de la pobreza

HUGO SANTAROMITA |  EL UNIVERSAL
lunes 19 de julio de 2010  05:21 PM

No reconocer las instituciones establecidas implica automáticamente un atentado contra la constitucionalidad de cualquier nación, situación que se torna más grave si la violación proviene de los propios gobernantes. Es prácticamente un golpe de Estado progresivo, algo que a los autócratas -los disfrazados de demócratas- no les gusta confesar porque no quieren que les llamen dictadores. Lo que pasa en Venezuela es signo inequívoco de la debacle del Estado de derecho, de la erosión definitiva de los valores democráticos y el mejor ejemplo de lo que un gobernante no debe hacer bajo ningún concepto.

Hoy en día, la mayoría de los venezolanos ven conculcadas sus libertades y su derecho al desarrollo, atónitos y paralizados por el terrible fundamentalismo que se apoderó de su nación, enterrando cualquier asomo de democracia y arrancándole las esperanzas de dignidad y progreso. El signo comunista del gobierno de Chávez ha convertido a Venezuela en una isla de pobreza material e intelectual en medio de un continente que, por contraste, ha superado la crisis económica que sacó su cabeza monstruosa en 2009, en Norteamérica y Europa, y que tuvo sus coletazos en nuestra subregión.

La mayoría de los gobiernos de América Latina decidieron apostar por un mayor gasto social y poner el acento en el estímulo a la productividad y el empleo, mientras que el régimen venezolano se ha quedado rezagado, engordando el paradigma de la pobreza, ofreciendo un coctel ideológico de innombrables consecuencias y promoviendo un discurso de justicia social de doble contubernio: corrupción e ineficiencia. Más grave aún es la evidente dualidad entre la arenga socialista antiimperialista y los groseros privilegios capitalistas de los cuales gozan sus oprobiosos jerarcas, principalmente el jefe máximo.

El gobierno venezolano no ha terminado de entender que el modelo político que pretende consolidar es un rotundo fracaso en todo el planeta. Ya eso ni siquiera lo disimula. No le importa el fracaso del bienestar con tal de saborear el manjar del delito y el abuso del poder. La prueba más fehaciente de la caída venezolana es que este país ya no figura en la agenda de ningún inversionista de jerarquía, excepto en la de los amigos ideológicos de Chávez o en la de los que han llegado a acuerdos puntuales por necesidad del propio gobierno venezolano. En la primera lista figuran los camaradas cubanos, bolivianos, nicaragüenses, ecuatorianos, sirios, iraníes y bielorrusos, el enjambre del fracaso, y en la segunda, los grandes mercaderes del siglo XXI: argentinos, chinos y brasileños, la élite del oportunismo.

Chávez ha conducido a Venezuela a la categoría de paria, una condición con la que nadie quiere tener que ver. Un paria es un abandonado a su suerte, que ni siquiera produce lástima porque toda esa condición es consecuencia de sus actos. No es víctima de nadie. Es el peor destino de una sociedad. Chávez hizo apología de la pobreza y con ello se convirtió en el rey tuerto en el país de los ciegos. Llegó al poder de la pobreza. Llegó adonde quería llegar.

hugo.santaromita@gmail.com



Más artículos de esta firma

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar