|
compartir
|

Se estrecha el cerco

HUGO SANTAROMITA |  EL UNIVERSAL
martes 8 de junio de 2010  11:37 AM

El 30 de mayo se inició el punto de no retorno para Hugo Chávez, en Venezuela. Después del triunfo parcial de Juan Manuel Santos en las presidenciales colombianas, se avecinan tiempos difíciles para el teniente venezolano. Una eventual llegada a la presidencia del ex ministro de la Defensa de Álvaro Uribe significa el mayor de los frenazos para el proyecto político continental que le quita el sueño al mandatario venezolano, quien ya no disimula sus ansias de convertirse en el faro satelital del sub-continente, con la utilización de prácticas intervencionistas en la política de naciones vecinas.

El problema de Chávez es que ya acumula serios reveses en la escena internacional y su discurso de redención ya luce agotador para gran parte de la audiencia. En Venezuela después de 10 años, ya provoca hastío en una población que ha venido siendo cercada por una pésima política económica y por la obsesión del teniente de emular estructuralmente el criticado modelo cubano, algo que es rechazado totalmente por la opinión pública, a pesar de que viene avanzando inconstitucionalmente en su consolidación.

La eventual llegada de Santos al poder en Colombia -si finalmente se confirma la tendencia victoriosa ante Mockus- es un duro golpe para la ya conocida relación de Chávez con la guerrilla de ese país, y para la política de apoyo territorial que éste les ofrece a sus miembros desde hace mucho tiempo. De hecho, no es ningún secreto que Venezuela se ha convertido en una zona de aliviadero para los irregulares colombianos, que han sido amparados por la posición tolerante del gobierno venezolano.

Esta victoria de Santos era casi un gol cantado con antelación y un número puesto en la escena política colombiana, porque nadie duda de la línea dura que el presidente Uribe ha exhibido ante la narcoguerrilla, vapuleada y diezmada sin misericordia -como nunca antes- en sus ocho años de gobierno. Y allí fue protagonista principal el hombre que está a punto de convertirse en el nuevo presidente de Colombia. El ataque al campamento en la frontera ecuatoriana, comandado por el hoy candidato Santos y donde murió el jefe rebelde Reyes, fue la guinda que faltaba para el desmantelamiento de las fuerzas guerrilleras, y esto no lo olvidan los electores, que desean seguridad para su nación.

El sorprendente ascenso electoral de Santos debe estar quemándole la cabeza a Chávez, cuya actitud de confrontación en los últimos meses lo convirtió, sin proponérselo, en el jefe de campaña por control remoto del candidato del Partido de la U. La victoria parcial del ex ministro, es una muestra contundente de rechazo de los colombianos a la política de odio, descalificación y xenofobia, protagonizada por el mandatario venezolano desde que el presidente Uribe aprobara la instalación de siete bases militares colombianas en el vecino país.

La llegada de Santos al Palacio de Nariño significará un gran muro de contención para las aspiraciones totalitarias del mandatario venezolano, cada vez más aislado en la comunidad internacional. Desde su fallida intervención en la VI Cumbre de las Américas, realizada en Puerto España, el teniente no levanta cabeza. Su "encuentro de foto" con el presidente Obama lo dejó maltrecho, por la actitud casi servil que exhibió ante el mandatario estadounidense. No se puede olvidar tampoco el célebre regaño del cual fue objeto meses atrás, cuando el rey Juan Carlos, de España, lo mandó a callar el medio de la 17a. Cumbre Iberoamericana, celebrada en Santiago en 2007.

Pero el evento decisivo fue el de Honduras, una novela por capítulos, donde el depuesto Manuel Zelaya se convirtió en una pieza del ajedrez que el venezolano pretendía jugar en esa nación, sin percatarse de que los militares cortarían de cuajo sus planes intervencionistas. Un hombre clave, Roberto Michelleti, fue el autor de la expulsión de Chávez de Honduras, y desde entonces, éste vaga como un paria por el continente sin poder sumarse al Mercosur y tratando de sumar adeptos infructuosamente. Sólo conserva los aliados de siempre: Cuba, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Argentina y Brasil, haciendo la salvedad de que en Brasil se avecinan las elecciones presidenciales, cuyo resultado podría arrojar un gobierno con nuevo signo político, según las encuestas recientes, lo cual sería la estocada final para las pretensiones hegemónicas de Chávez.

El resto del continente se presenta adverso al comandante venezolano: los Kirchner en Argentina presentan un fuerte desgaste de popularidad, al tiempo de que son acusados de corrupción; en Chile acaba de asumir la presidencia el derechista Piñera, de intereses opuestos a los del venezolano; en Perú se mantiene el conservador Alan García hasta 2011; en Ecuador, Correa se aleja paulatinamente de Chávez; en Panamá, Ricardo Martinelli marca clara distancia del venezolano, lo mismo que la nueva presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, y el izquierdista Mauricio Funes, en El Salvador, quien anunció recientemente un acercamiento con EEUU.

Se estrecha el cerco para el mandatario venezolano. Hay un claro y notorio indicio de que sus políticas económicas han sido un rotundo fracaso y la visión de que nada de lo hecho por Chávez en el ámbito interno ha beneficiado a su pueblo, amén de las innumerables violaciones a los derechos humanos que ha protagonizado. Esto es visto desde afuera como una punta de lanza para futuras actuaciones penales, razón por la cual no quiere dejar el poder ni mucho menos dejar de emplear prácticas autoritarias que justifiquen su férreo control del aparato político. Pero el desgaste es inminente y hay muchos ojos puestos sobre Venezuela. Es posible que todo eso acabe pronto, más pronto de lo previsto, y Chávez será apenas un borroso recuerdo.

hugo.santaromita@gmail.com



Más artículos de esta firma

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar