|
compartir
|

Jóvenes y política

Desde Miraflores se ofrece un futuro de totumas y la juventud piensa en tecnología

LUIS IZQUIEL |  EL UNIVERSAL
jueves 7 de enero de 2010  12:00 AM

Desde el albor de nuestra vida republicana, la participación de los jóvenes en los grandes acontecimientos políticos ha sido determinante. Luego de los sucesos de abril de 1810 se crea en Caracas lo que es considerado por muchos como el embrión de los partidos políticos en Venezuela: la Sociedad Patriótica. Desde este espacio de debates, donde se concentraban los más recalcitrantes promotores de la independencia absoluta de nuestro país, el joven Simón Bolívar, de tan sólo 27 años, demostró tener los dotes de gran orador y estratega político que lo harían inmortal.

En los años siguientes, en compañía de otros jóvenes como Páez y Sucre -que para 1811 tenían 21 y 16 años respectivamente- Bolívar continuará las acciones políticas y de guerra que consolidarían nuestra condición de República. La gesta de la independencia venezolana se construyó con patriotas de todas las edades, pero sin la participación protagónica de la juventud la misma no hubiera sido posible.

El nacimiento de la democracia, tal como la concebimos hoy en día, también se la debemos en gran medida al aporte inconmensurable de la juventud venezolana. En 1928, Gómez gobernaba Venezuela con mano dura. Hasta ese momento no había surgido en la sociedad un movimiento que osara alzarse con fuerza ante el poder del "Benemérito". Ese año, durante la celebración del Carnaval, en la llamada semana del estudiante, jóvenes como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Miguel Otero Silva, Juan Bautista Fuenmayor, Raúl Leoni y otros, pronunciaron discursos y realizaron acciones que hicieron tambalear al Gobierno. Por primera vez la disidencia había tomado la calle. La reacción del régimen gomecista no se hizo esperar; muchos de los protagonistas de la revuelta fueron detenidos en cárceles como La Rotunda y el Castillo de Puerto Cabello. Luego fueron expulsados del país y pasaron años en el exilio. La historia los registraría como "La Generación del 28".

Al regreso A la muerte de Gómez y llevando dentro el fervor de las ideologías políticas, los estudiantes del 28 regresaron al país. Con ellos como protagonistas -acompañados de otros jóvenes que como Rafael Caldera se habían incorporado a la lucha- nacieron los partidos políticos que lucharon por la instauración de la democracia en Venezuela, anhelo que se cristalizó finalmente el 23 de enero de 1958. Sin la participación decidida de la juventud, el régimen de libertades no hubiera sido alcanzado.

Décadas después, la democracia principalmente bipartidista, comenzó a ser observada como deficiente por las grandes mayorías populares. Los jóvenes se sintieron igualmente descontentos. La falta de relevo generacional en la dirigencia de los partidos fue clave en este proceso. Chávez sacaría provecho de las circunstancias y luego de dos fallidos y criminales intentos de golpes de Estado, llega a la Presidencia con un discurso contra el sistema establecido.

Apáticos Salvo algunas pocas excepciones, los primeros años de este régimen, los jóvenes se mostraron apáticos ante el incipiente totalitarismo. El cierre de RCTV en 2007 los hizo despertar y fueron actores principales en la victoria electoral obtenida por los factores democráticos en el referendo relativo a la reforma constitucional del 2 de diciembre de ese año. Hoy, la conciencia del respeto necesario a los derechos humanos y la búsqueda de la justicia social motiva a muchos a luchar. Los jóvenes democráticos han conquistado la calle y han logrado triunfo tras triunfo en la gran mayoría de los centros y federaciones de estudiantes de las universidades e institutos de educación superior del país.

Otros han decidido participar directamente en el sector juvenil de los partidos políticos y así hacerse parte del diseño de las soluciones. Desde estos espacios se encargan de organizar a sus pares en todo el país. En una tarea que no resulta fácil, los motivan a inscribirse y votar en los distintos eventos electorales. Igualmente se ocupan de denunciar los múltiples problemas que hoy enfrentan los jóvenes de Venezuela, un sector de la población completamente olvidado por el Gobierno.

Asesinatos, empleos... Todos sufrimos el caos en el que hoy está sumido el país, pero los problemas de la juventud tienen sus características propias. Cerca del 80% de los casi 150.000 homicidios ocurridos en estos casi once años de desgobierno recaen sobre jóvenes de entre 16 y 25 años de edad, provenientes en su mayoría de los sectores populares. En los jóvenes es mayor el índice de desempleo y ante esto el Gobierno no termina de aprobar la ley del primer empleo, tantas veces por ellos solicitada.

Que el discurso del régimen poco cale en los jóvenes es comprensible. Mientras desde Miraflores se ofrece un futuro de totumas y velas, la juventud tiene su mente puesta en la tecnología y la modernidad. En ello ha contribuido en grado sumo el mundo globalizado de comunicaciones en el que vivimos. Herramientas tecnológicas que van desde los teléfonos móviles de última generación, hasta las llamadas 2.0; como el twitter, el facebook, my space, Google wave, skipy y los blogs, entre otras, son dominadas con maestría por los sectores juveniles. Si se quiere llamar su atención e invitarlos a participar, instrumentos como estos son imprescindibles.

A la par de los jóvenes que forman parte del movimiento estudiantil, a lo largo de estos casi 11 años, una generación intermedia ha venido dando una importante batalla dentro de los partidos políticos. Durante este tiempo, e inclusive desde antes, se han estado formando en la dura y difícil actividad política. Algunos ya ocupan cargos de gobierno por haber sido elegidos popularmente; otros han logrado formar parte de las direcciones nacionales de sus organizaciones partidistas. Se han preparado a fondo en los asuntos de Estado. Estos jóvenes ya están listos para tomar las riendas de la conducción del país, una vez que la democracia plena sea recuperada.

Política y antipolítica Si bien muchos jóvenes hoy están conscientes de su necesaria contribución en el rescate de la democracia, en algunos el fantasma de la antipolítica todavía ronda sus cabezas. Unos han optado lamentablemente por emigrar; otros perciben a la política como una actividad aburrida, corrupta, egoísta y llena de intereses mezquinos. Esta es la consecuencia nefasta de un discurso que durante años fue lanzado desde muchos sectores y que terminó destruyendo un sistema en plena reestructuración y llevando a Chávez al poder. Algunos todavía piensan irresponsablemente en la posibilidad de hacer política desde la antipolítica y así pescar en río revuelto.

No pretendemos afirmar que hoy la política en Venezuela sea sólo un mar de virtudes y buenas intenciones. Seguramente tiene en mayor o menor medida su lado obscuro, pero si los jóvenes quieren mejorarla, deben poner corazón y energía en hacerlo desde dentro de ella. No es con indiferencia que van a contribuir con el cambio de rumbo del país.

Este Gobierno corrupto y totalitario ya representa el pasado. La mayoría de los jóvenes venezolanos eran unos niños cuando Chávez llegó al poder. El futuro es de ellos y, con toda seguridad, las mejores y más gloriosas páginas de la participación de la juventud en los grandes acontecimientos políticos de nuestro país todavía están aún por escribirse.

Twitter: @luisizquiel



Más artículos de esta firma

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar