|
compartir
|

Roosevelt, Kennedy, Reagan y Obama

¿Resultó decisivo el talento comunicacional para la materialización del cambio?

ALFREDO TORO HARDY |  EL UNIVERSAL
jueves 3 de septiembre de 2009  12:00 AM

Sin duda alguna Barack Obama constituye junto a Franklin Roosevelt, John Kennedy y Ronald Reagan, uno de los cuatro grandes comunicadores que Estados Unidos ha tenido en la presidencia en el último siglo. Esa condición viene dada por la capacidad para transmitir ideas y esperanzas y movilizar las fibras emocionales de sus ciudadanos. La fórmula no siempre es la misma. Roosevelt y Reagan lo lograban creando un ambiente distendido susceptible de proyectar una sensación de intimidad con los radioescuchas o los televidentes. Eran, en tal sentido, maestros de los medios de comunicación a su alcance. Kennedy y Obama caen en la categoría más convencional de los grandes oradores, en sintonía con la tradición de Lincoln.

Obama, al igual que Roosevelt, Kennedy y Reagan, es portador de un programa de gobierno transformador. Las dos preguntas a formularse en este sentido serían las siguientes: ¿Resultó decisivo el talento comunicacional para la materialización del cambio, en los tres casos que precedieron al actual? ¿Podrá resultarlo en el caso de Obama?

Si bien la cualidad de gran comunicador es vital atributo de liderazgo, es evidente que ésta por si sola no es condición suficiente para garantizar resultados. Roosevelt y Reagan supieron combinarla con una tenacidad y consistencia de propósito que se tradujeron en presidencias transformacionales. Kennedy, en cambio, resultó demasiado cauto como para ser un artífice del cambio. Fueron necesarios el impacto emocional de su muerte y la condición de gran operador político de su sucesor Lyndon Johnson, para que este último pudiera dar forma concreta a los ideales de Kennedy.

A pesar de los pocos meses que lleva su presidencia, Obama pareciera situarse mucho más en el terreno de Kennedy que en el de Roosevelt y Reagan. Quizás su condición de negro en un mundo de blancos lo acostumbró demasiado a la práctica de la concertación para no lucir como radical, lo cual le hubiera imposibilitado su acceso a las grandes ligas de la política. El resultado es una tendencia a la búsqueda permanente de consensos que diluye la consistencia de propósito. El mundo político de Washington es, sin embargo, demasiado atomizado, la cultura organizacional de sus instituciones públicas demasiado enraizada, los intereses creados que se confrontan demasiado poderosos, como para prevalecer por el camino de la cautela.

En el lado positivo Obama cuenta, al igual que Roosevelt y a diferencia de Kennedy y Reagan, con un herramienta política poderosísima: los ingentes recursos económicos para sacar al país de la crisis. Ello conforma un arma de alto calibre apta para doblegar resistencias y negociar desde una posición de fortaleza. En el lado negativo, a diferencia de Roosevelt, Reagan y en menor medida Kennedy, Obama no pareciera contar con el viento de la historia a sus espaldas. A juzgar por las encuestas la mayoría de sus conciudadanos no pareciera acompañarlo en sus proyectos de cambio.

Una sola cosa es cierta: sus grandes dotes de comunicador no bastan.

altohar@gmail.com



Más artículos de esta firma

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar