Espacio publicitario

 

Pierre Ducrozet / La vida que queríamos

Del viejo y cansado continente

"Si hubiese una total adecuación en el mundo, no existiría la necesidad de escribir", afirma el ganador del prix de Flore 2017, cuya traducción en Venezuela de su novela La Vie qu’on voulait por parte de Monte Ávila Editores constituye la primera versión de su obra en español

El escritor francés estuvo de visita en 2016 en la Librería Lugar Común de Altamira

NAILLY MOJICA

  • CARLOS EGAÑA

24 de noviembre de 2017 09:02 AM

Actualizado el 24 de noviembre de 2017 12:02 PM

PARA COMPARTIR

"...no veo cómo se pueda ser héroe en un país totalitario." #Verbigracia

"Me encanta con locura ver a gente debatiendo de Game of Thrones como si fuese real. Es real: es lo más real que tenemos." #Verbigracia

Como sugiere el título del libro, La vida que queríamos, pareciera que estamos ante el autor de fantasías inconclusas y oscuridades. No obstante, sus respuestas cargadas de entusiasmo y compromiso nos muestran a un hombre para nada sombrío.

Hasta ahora, hemos tenido causas y cosas, pero no grandes ideales."

Pareciera que por el mapa de Europa que trazas con los viajes de Manel en La Vie qu’on voulait, hicieras un panorama del descontento de Europa: cada personaje visitado por Manel, también perturbado, tiene unos lamentos muy contemporáneos. ¿Pretendes en esta novela señalar ciertas carencias o falsedades de una identidad europea?

Sí, de un cansancio europeo. No es por nada, pero creo que lo llamamos el Viejo Continente porque a veces notamos un tipo de cansancio, de apagón. Eso se nota a nivel político, a nivel social, y en esos personajes que tienen treinta años. Hay un poco de falta de ideales en Europa, es un pueblo viejo. Los personajes tienen ganas de cambiar mil cosas pero se enfrentan a ese cansancio. Cada uno intenta enfrentarse a un muro.

Yo nací siete años después de la caída del Muro de Berlín. No fue el fin de la Historia, como dijeron, pero seguro fue el fin de los ideales del siglo XX. Hasta ahora, hemos tenido causas y cosas, pero no grandes ideales. Estamos esperando todavía.

También la novela corresponde con un momento de mi vida: tenía treinta años. Ahora no escribiría la misma novela. La gente la leyó como algo triste, un poco melancólico sobre esa época, esa edad, ese continente. Yo quería hacer algo más alegre, pero en ese momento salió así.

Otra cosa interesante sobre la Europa de tu novela, lugar de acciones y lamentos, es cierto silencio sobre el contexto político. ¿Crees que si hubieses escrito la novela este año en vez de en 2013, habría sido más difícil la ausencia de aquel mundo?

Sí. De hecho, es un poco de lo que te decía. La novela corresponde a un momento preciso, desde entonces han cambiado un poco las cosas. No es que sean mejores, pero ha habido un movimiento. De seguro si hubiese hecho el mapa de Europa ahora, habría tenido que añadir esos últimos eventos.

No hay política porque mi idea era intentar coger el aire de Europa y no otra cosa. Además, en ese momento no había esto, había desencanto, más que nada. Pero bueno, seguramente era un desencanto mío. Ahora me he lanzado a otro tipo de novelas y no tienen ese lado.

A la sociedad le encanta que haya unos Sex Pistols para que se destrocen y así no lo tenga que hacer ella, y ahí está el mito."

En Eroica, desarrollas una biografía de Jean-Michel Basquiat que subvierte la idea de heroísmo al marginalizarla. Si el héroe puede conseguirse en el arte del hijo gay de dos inmigrantes caribeños en Nueva York, ¿dónde puede encontrarse en un país totalitario?

Basquiat tiene un montón de obstáculos, pero vive en la sociedad perfecta para poder superarlos. Estados Unidos, con todos los defectos que conocemos, está basado en esta idea –que también es falsa, pero bueno– de que un individuo se puede levantar contra equis. Y además lo valoran. La historia de Basquiat, una vez superados esos obstáculos, se vuelve un mito increíble. Pero esto también es hipocresía de su parte, porque mientras estaba vivo y sufría de racismo y clasismo, no había nadie para ayudarle. De hecho, le decían que se drogara y se destrozara, y que luego podría cumplir el mito. A la sociedad le encanta que haya unos Sex Pistols para que se destrocen y así no lo tenga que hacer ella, y ahí está el mito.

Ahora, no veo cómo se pueda ser héroe en un país totalitario. Por ejemplo, si vives en Corea del Norte, no hay ninguna posibilidad de nada. A menos que salgas del país. Basquiat pudo sobreponerse porque tuvo súper poderes, era un tipo de Superman. Y porque su sociedad valora esos tipos de recorridos. En el totalitarismo no se puede hacer nada. O bueno, sí, un héroe sería quien derrumbe ese tipo de sistema.

Varias escenas de La Vie qu’on voulait van acompañadas de referencias musicales (Animal Collective, Television) que apuntan a una escena musical indie. ¿Son estas menciones un guiño, un homenaje, o un intento de promover la música en cuestión?

La intención era hacer un recorrido, un panorama de esa gente, de esa generación. Que hubiera una banda sonora que fuese la suya. Me gusta que se escuchen los temas, que se escriban.

Es un homenaje también, porque es mi música, obviamente. Si trazo ahí un esbozo de cómo es mi generación, también tengo que mantener lo que escuchan. Es muy importante, ha sido importante para mí venir de toda la historia del rock y ahora tener esos grupos. Vivimos en el mundo de Google así que puedes buscarlos. De hecho, he pensado en colocar al final una lista para ir escuchando mientras lees. 

No hay que salir del todo de la infancia. Hay que ir hacia ella, como si cada vez que caminas te acercaces a ella." 

Hemos cerrado todos estos ciclos de entrevistas preguntando sobre la resiliencia y las heridas de la infancia, cómo se vinculan al quehacer literario. ¿Crees que tu escritura nazca de una herida infantil? ¿Consideras haberte recuperado de tu infancia?

No me he recuperado, pero está bien, me gusta. Si me recupero, es que me voy a volver un adulto, y eso es lo último que quiero. Por suerte, no he tenido una herida de la infancia; solo las pequeñas experiencias que te van formando. Suerte que queda algo de infancia en mí para seguir viviendo, todos esos años son el tesoro de un escritor y un artista.

Yo no me la pondría en esos términos: ¿qué es recuperar? No hay que salir del todo de la infancia. Hay que ir hacia ella, como si cada vez que caminas te acercaces a ella. Y al final, si lo piensas así, cuando llegas a viejo eres un niño otra vez. No te puedes mover, no eres independiente. Lo bueno es cada vez intentar acercarse más a la infancia. La gente que se separa, falla, creo.

De hecho, la escritura es esto: es viajar a la infancia. Porque, ¿qué hacemos en la infancia? Escuchamos historias. Desde niño y hasta ahora, no podemos vivir sin ficción. En la noche, no podemos dormir sin ver una serie o leer un libro. Lo veo como algo maravilloso, que te ayuda a vivir. Me encanta con locura ver a gente debatiendo de Game of Thrones como si fuese real. Es real: es lo más real que tenemos.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario