Espacio publicitario

 

Alimentación

La empalagosa y riesgosa compulsión del dulce

Cuando le falta energía, el cuerpo pide azúcar. El problema es cuando esa necesidad se hace muy frecuente 

20 a 30 gramos es lo que necesita el cuerpo diariamente en azúcares

20 a 30 gramos es lo que necesita el cuerpo diariamente en azúcares

Cortesía

  • GIULIANA CHIAPPE

22 de noviembre de 2017 05:26 AM

PARA COMPARTIR

La empalagosa y riesgosa compulsión del dulce

 A veces, el cuerpo pide azúcar. Eso es una realidad. Lo hace cuando necesita un “golpe” de energía rápido, cuando el combustible que le aportan los carbohidratos no resulta suficiente. El problema es cuando la necesidad de un dulce deja de ser ocasional para convertirse en algo frecuente.

Se trata más de compulsión que de adicción, que es un término más rudo, que se refiere a una alteración de orden cerebral que llega a causar habituación, dependencia y abstinencia. Sin embargo, el azúcar sí desata una necesidad apremiante, y en algunos casos, si no se consume puede causar malhumor o depresión en la persona.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo recomendable es que la dieta diaria de un adulto contenga, en total e incluyendo los azúcares escondidos, de 20 a 30 gramos de azúcar. Con sólo una lata de refresco, por ejemplo, ya se cubre este tope. Y ya se sabe lo que causa el exceso de azúcar en el cuerpo: obesidad y todas sus enfermedades relacionadas, diabetes y caries. Por eso, aunque no traiga consigo los riesgos de las drogas, el consumo exagerado de azúcar puede ser extremadamente dañino para la salud.

Lo que está claro es que no es lo mismo saciar la necesidad de azúcar con una fruta a media tarde que con un refresco o jugo comercial varias veces al día, que por ser líquidos no sacian y aportan exagerados niveles de dulce al cuerpo. Tampoco es conveniente el dulce de panadería, lleno de crema y con base de harina frente a un ponqué casero, hecho con mejores prácticas e ingredientes. Por eso, lo importante es saber escoger con qué satisfacer esos antojos, y también tener la voluntad para reducir el número de veces que se complacen. A continuación, algunas recomendaciones para desligarse poco a poco del azúcar.

Comer de manera equilibrada. Si se ingieren alimentos saludables, antes de sentir hambre en demasía, se evitará  que nos lancemos encima de cualquier chuchería para calmar el atroz apetito. 

Fruta vs dulce: Se ha repetido hasta la saciedad pero funciona: coma fruta. Si le provoca “un dulce”, opte por una fruta. También tienen azúcar, pero más natural por supuesto, y le envía al cuerpo la energía que necesita.

La clave es la mañana: Hacer un desayuno con una buena porción de “energía” ayuda a no sentir deseos de dulce en el día. Esto quiere decir que esa primera comida debe incluir carbohidratos como arepa, pan, cereales. Si además se le agregan proteínas, la persona se sentirá más saciada durante toda la jornada.

Evite tentaciones: Si el dulce está en la despensa de la casa o en la gaveta del escritorio de la oficina, lo más seguro es que sea consumida más temprano que tarde. La solución es, simplemente, no comprarla. No tener nada dulce cerca obligará al antojado a  trasladarse hasta otro lugar para saciar el antojo de dulce y, sólo por eso, es probable que se desista.

Nada de comer “por no botar”: Y, si se van a comer un dulce, ingieran uno que de verdad, les guste mucho. Si sienten que esa palmerita que pidieron en la panadería está seca, si la galleta está vieja o si el postre no les gusta mucho, no lo coman. No vale la pena engordar (con todo lo que eso implica) por algo que no es realmente rico.

El test

¿Tiene usted un problema? Responda las siguientes preguntas para saber si necesita detener su compulsión al dulce. Si responde que sí a varias, es hora de hacer algo.

- ¿Es capaz de comerse los dulces de sus hijos?

- ¿Ansía un dulce después de cada comida?

- ¿No puede borrar de su mente el chocolate u otros dulces?

- ¿Oculta su debilidad a los demás?

-  ¿Le gusta más el chocolate que el sexo?

Fuente Consumer Eroski

La cifra

20a 30 gramos es lo que necesita el cuerpo diariamente en azúcares. Revise las etiquetas de los alimentos antes de comprarlos, para que maneje más certeramente esas cantidades que debe aportar al organismo. Se sorprenderá con la cantidad de azúcar que incluyen algunos productos, incluso los que menos se imagina. 

El alerta

Un trío riesgoso: Azúcar, obesidad y enfermedades

Una de las más peligrosas consecuencias del consumo exagerado de azúcar es la obesidad, factor impulsor de muchas enfermedades,  especialmente diabetes, patologías cardíacas y cerebrovasculares, problemas traumatológicos, aumentan la probabilidad de Alzheimer e, incluso, se ha comprobado que la glucosa es el principal alimento de los tumores.

El dato

La obesidad esconde un grave problema: malnutrición

Tener sobrepeso no significa que se esté bien nutrido. De hecho, puede significar todo lo contrario. Un estudio realizado por el Tulane Center for Cardiovascular Health reveló que las personas que extraen 18% de sus calorías del consumo de azúcar sufren deficiencias de elementos imprescindibles para la salud como ácido fólico, calcio, hierro y vitamina A y C.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario