Espacio publicitario

En un funeral millonario

Tailandia se despide de su rey

El rey Bhumibol Adulyadej de Tailandia, incinerado en una multitudinaria ceremonia en Bangkok, fue en vida el decano de los monarcas del mundo y venerado como el padre y benefactor por la gran mayoría de sus súbditos.

  • EFE

27 de octubre de 2017 09:35 AM

Actualizado el 28 de octubre de 2017 10:27 AM

PARA COMPARTIR

Tailandia se despide de su rey

Bangkok.- El venerado monarca tailandés Bhumibol Adulyadej, que murió hace un año, fue incinerado en una ceremonia budista en Bangkok a la que asistieron miembros de más de una veintena de casas reales.

Miles de tailandeses, procedentes de varias provincias,ocuparon sus puestos cerca de la plaza Sanam Luang, donde tuvo lugar el funeral que  finalizará el domingo con la disposición de las cenizas en dos templos de la capital.

Representantes de 42 países, incluidos de las monarquía de 24 naciones, asistieron a las exequias de Bhumibol, quien falleció el 13 de octubre de 2016 a los 88 años.

Entre los asistentes figuraron la reina emérita española Sofía, las reinas Máxima de Holanda y Silvia de Suecia, el príncipe Andrés de Inglaterra y miembros de diversas monarquías asiáticas, como los reyes de Bhutan.

Fuentes de la organización de la ceremonia indicaron a Efe que unos 58.000 policíasvelan por la seguridad, que implicará, entre otras medidas, cierres de las calles en torno a Sanam Luang, situada junto al Gran Palacio Real.

Los asistentes vestieron de negro por recomendación de las autoridades, que prohibieron la instalación de tiendas de campaña, por lo que los súbditos deben que cubrirse de la lluvia con plásticos y paraguas.

El general Surachet Hakpan, responsable de la Policía turística, indicó a Efe que se instaló una docena de puestos de control en torno a Sanam Luang, donde no han encontrado ningún "indicio preocupante" que entrañe peligro para la seguridad.

La ceremonia

Una multitudinaria procesión con la urna real partió del Gran Palacio Real hasta la pira funeraria donde fue incinerado en la noche durante un un ritual budista el monarca tailandés Bhumibol Adulyadej.

La procesión tiene una gran importancia simbólica, aunque en realidad el féretro con los restos de Bhumibol fue trasladado hasta el monumento funerario construido en la plaza Sanam Luang, junto al Gran Palacio Real.

En el pasado, los cadáveres de la realeza tailandesa eran dispuestos en posición fetal dentro de una urna dorada, pero Bhumibol decidió que sus restos fueran depositados en un féretro. Por este motivo, la urna que debería contener los restos del soberano fallecido solo alberga una placa honorífica con el nombre y la fecha de nacimiento del monarca tailandés.

La procesión se realizó en tres fases diferentes sobre un palanquín y dos carros reales durante unas tres horas y con la participación de más de 4.100 soldados con sus uniformes de gala, así como monjes budistas y sacerdotes hindúes.

Miles de tailandeses vestidos de riguroso negro observaron en silencio el paso de la procesión de la urna real, a cuyo paso se arrodillaron en muestra de respeto.

El monumento funerario, que tardó unos diez meses en construirse, consta de nueve torres principales, incluida una representación simbólica del mítico monte Meru, así como varios pabellones y unas 500 figuras que representan a deidades y animales míticos.

Según la tradición, el monarca tailandés es la reencarnación del dios Narayana (Vishnu) y ascenderá al cielo sobre el ave Garuda. La incineración tuvo lugar  en un crematorio eléctrico situado en la torre que simboliza el monte Meru, residencia de los dioses según la mitología budista e hindú. El rey Vajiralonkorn, hijo de Bhumibol, fue el encargado de encender el fuego alimentado por apreciada madera de sándalo.

Bhumibol, que reinó con el título de Rama IX y el decano de los jefe de Estado tras siete décadas en el trono, fue hasta su muerte el único monarca que conocieron la mayoría de los tailandeses, que lo tenían como un ser casi divino, símbolo de unidad y guía de la nación, subraya Efe. 

El hijo de Bhumibol, el rey Maha Vajiralongkorn de 65 años, ascendió la escalinata del monumental crematorio para seleccionar las reliquias. El monarca echo agua a los restos cremados y después utilizó sus manos para colocar los huesos en seis urnas doradas con diamantes incrustados que van a ser llevadas al palacio en una procesión. En el proceso el rey estuvo acompañado por varios ayudantes que lo asistieron de rodillas, de acuerdo al estricto protocolo de palacio.

La adoración a Bhumibol es fruto de décadas de un culto a la personalidad del monarca, que era presentado como el garante de la estabilidad de un país marcado por profundas divisiones políticas, entre ultramonárquicos y reformistas.

Para sus funerales, ni el gobierno de la junta militar ni la monarquía, una de las más ricas del mundo, escatimaron en gastos: se calcula que la ceremonia y la construcción del crematorio costaron alrededor de 90 millones de dólares.

El heredero 

Con fama de imprevisible, el nuevo rey de Tailandia, Maha Vajiralongkorn, se situó el jueves en primer plano durante los funerales de su padre, en un país en el que parece determinado a dejar su huella. Con 65 años, es el artífice de la monumental ceremonia funeraria organizada para su padre, Bhumibol Adulyadej.

El nuevo rey no ha esperado a ser oficialmente coronado -todavía no se ha previsto ninguna fecha para ello- para empezar a remodelar algunas instituciones, mientras que los observadores lo habían descrito incialmente como un monarca poco entregado.

Pese a haber estado poco tiempo en el reino, el nuevo monarca ya ha impuesto algunos cambios que muestran su voluntad de consolidar su poder. Desde el verano, el rey puede nombrar a todos los miembros del comité que supervisa el Crown Property Bureau (CPB), el brazo financiero de la monarquía.

Hasta ahora, el ministro de Finanzas se encargaba de llevar a cabo una especie de control por parte del Gobierno. El CPB no está obligado a publicar cifras oficiales y es difícil de investigar, pero los analistas calculan que gestiona entre 30.000 y 60.000 millones de dólares, lo que hace de la tailandesa una de las familias reales más ricas del mundo. Posee activos inmobiliarios y grandes empresas, como el Siam Commercial Bank o la Siam Cement Company, primera cementera del país.

Además, el rey tomó el control de cinco organismos que supervisan los asuntos de la realeza y de su seguridad, hasta ahora controlados por el Gobierno o el ejército. También despidió a algunos funcionarios de palacio y pidió que se modificaron algunas partes, relativas a la monarquía, del nuevo proyecto de Constitución.

La percepción de los tailandeses hacia su nuevo monarca parece no gozar de la misma popularidad de sus padre. Hablar con libertad de la familia real es imposible en Tailandia, pues la ley sobre la lesa majestad puede aplicarse a cualquier crítica, por mínima que sea. Un delito castigado con entre 3 y 15 años de cárcel. 

Las supuestas extravagancias y repetidos divorcios del nuevo rey provocan, desde hace años, todo tipo de habladurías en un reino profundamente marcado por su padre, y más aún por el hecho de no haber concedido entrevistas desde hace años.

Este militar de formación no ha hablado en público desde su ascensión al trono ni ha alterado enormemente sus costumbres. Ha pasado poco tiempo en el reino, encadenando los viajes a Baviera, donde posee varias residencias. 

Su benjamín, de 12 años y fruto del tercer matrimonio de su padre -que, como los dos anteriores, terminó en divorcio-, está escolarizado en Alemania.

Su madre, otrora princesa Srirasmi Suwadee, no ha sido vista en público desde el divorcio, hace tres años, y numerosos miembros de su familia están encarcelados por lesa majestad.

El nuevo rey también tiene dos hijas, fruto de sus dos anteriores matrimonios, y varios hijos, no reconocidos por Palacio, que tuvo con su segunda esposa.

Tras haber cursado la secundaria en Gran Bretaña, Maha Vajiralongkorn estudió en la Academia militar de Duntroon, en Australia. Tiene un grado honorífico de general en el ejército, pero su pasión es pilotar su propio avión en Baviera.  

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario