Espacio publicitario

Gran calidad y llenos de sabor

Tres sembradores, un producto: Vegetales orgánicos

Liberio La Cruz, Orlando Garrido y Donald Maharaj cultivan -sin el uso de insecticidas químicos-, vegetales y frutas en el estado. La frescura de sus productos llega a las casas y a los restaurantes merideños.

25 de junio de 2016 07:30 AM

PARA COMPARTIR

Tradicionalmente los campos merideños han sido pródigos en vegetales

En Mérida algunos productores han retomado la tarea del cultivo artesanal 


Tradicionalmente los campos merideños han sido pródigos en vegetales, que inicialmente se vendían exclusivamente en los mercados de los pueblos y ciudades del estado. "Desde las altas comarcas de cultivo se transportan para la venta: cereales, patatas, mantequilla, queso, coles diversas", escribe el viajero germano Anton Goering sobre los productos que observa los días lunes en la Plaza de la Catedral en la ciudad de Mérida durante su viaje en la década de los setenta del siglo XIX.

La construcción de modernas vías de comunicación, como la Carretera Trasandina, permitió que otras regiones del país disfrutaran de estos deliciosos productos; ahora, en pleno siglo XXI, algunos productores han retomado la tarea del cultivo artesanal como una posibilidad más sana y sabrosa, opción que descubrieron los cocineros profesionales y se ha extendido hasta las amas de casa de los fogones merideños que se precian de contar con productos orgánicos de gran calidad y llenos de sabor.
 

LIBORIO LA CRUZ"DEL HUERTO AL PLATO"

Merideño de nacimiento, Liborio La Cruz se sintió llamado a trabajar la tierra, con una filosofía de trabajo que no acepta monocultivos ni productos tóxicos; es decir, sin fertilizantes o insecticidas químicos. "Eso nos envenena", afirma. Produce unos 25 rubros, que van desde maíz, caraotas y hortalizas, hasta frutas. "En el conuco plantamos mandarinas, aguacates, tomate de árbol o lulo", completa el agricultor.

Las semillas provienen de su propio banco de semillas. "Al ser plantas ancestrales es posible sacarles semilla, las variedades injertadas e importadas no lo permiten", aclara La Cruz

Vende en su huerto directo a los compradores. "Antes vendíamos solo a restaurantes, ahora viene la gente a hacer su compra". Los días jueves se cosecha y se comienza la venta, los viernes ofrecen al público los vegetales restantes y, si aún queda mercancía, se instala en la Plaza Bolívar de Tabay lo días sábados en el Mercado Campesino.

Para visitar y conocer el "conuco" o adquirir sus productos basta acercarse "a la Casa Artesanal del Municipio Santos Marquina frente a la Plaza Bolívar de Tabay y preguntar por Liborio, todos me conocen y le dirán donde tomar el jeep hasta la huerta o la ruta a seguir para llegar", detalla.

Los cultivos los atienden él y su esposa, así que a veces le cuesta recibir a las visitas, lo ideal es ir jueves o viernes, días en los que están dedicados a la venta y no a trabajar los campos.

Es imprescindible probar el papelón elaborado en casa, a partir de la caña de azúcar sembrada en un sector del conuco y procesada en su propio trapiche artesanal, a veces los compradores y turistas tienen la oportunidad de degustar jugo de caña o comprar licores artesanales elaborados con hierbas aromáticas y medicinales, también cultivadas en su conuco, y endulzados con estevia o miel de caña de su propia cosecha.

ORLANDO GARRIDO"OPTIMIZAR LO TRADICIONAL"

Merideño de nacimiento, hijo y nieto de agricultores desde hace 25 años, Orlando Garrido ha venido cultivando vegetales con el método hidropónico, pero orgánico y sin ningún tipo de pesticidas, usando plantas repelentes e insecticidas naturales. Sin embargo "se ha hecho difícil conseguir en el mercado nacional los productos necesarios para este tipo de cultivo y hemos decidido volver a la tierra; queremos seguir el cultivo orgánico para optimizar lo tradicional".

Papas, pimentones y otros cultivos tradicionales crecen en parcelas pequeñas que permiten rotar los cultivos. "El monocultivo hace más difícil erradicar las plagas, lo que hacemos es asociarnos con la naturaleza, no ir en contra ella para cuidar los cultivos".

En el sembradío donde laboran ocho personas, algunos de ellos primos o familiares cercanos de Garrido, ofrecen rubros no tradicionales, normalmente hacen venta directa a restaurantes y los días lunes y martes a particulares.

Ubicados en el Valle de San Javier atienden pedidos y solicitudes para conocer los sembradíos por el correo: orlanda58@hotmail.com

DONALD MAHARAJ"BUENA ALIMENTACION DE LOS CONSUMIDORES"

Ingeniero Mecánico nacido en Ciudad Bolívar, y criado en Puerto Ordaz, Donald Maharaj se dedicó al cultivo de vegetales sin proponérselo. "Compramos un terreno en El Valle como plan de retiro, construiríamos una casa o algo, y este proyecto terminó siendo una siembra a campo abierto", cuenta.

Desde principios de 2015 iniciaron los cultivos, asesorados por el biólogo Wilfrido Gil. Maharaj privilegia el cultivo a cielo abierto frente al uso de invernaderos. Aclara que la finca está en un área de administración especial que limita las construcciones y el invernadero se considera construcción.

Actualmente trabajan en el proyecto de ampliar los cultivos hasta un poco más de una hectárea. "Hemos hecho opción por la diversidad; por eso, tenemos cuatro o cinco variedades de tomates o dos de pimentón y también especies menos conocidas como el kale o las acelgas multicolores".

Cada vez más se dirige el producto a consumidores particulares; "muchas amas de casa", comenta el agricultor, pero siguen fieles a los restaurantes que los han apoyado desde los orígenes de su proyecto.

Los consumidores se enteran por las redes sociales qué hay disponible y cuáles rubros se han cosechado y se acercan directamente a adquirir vainitas, calabacines, lechugas, rúgula, remolachas y zanahorias.

Los hermosos campos alrededor del Cinaro, árbol autóctono que da nombre a la finca, se han hecho especialmente populares por la hermosas zanahorias que en algún momento han cultivado en diferentes colores, pero normalmente cuentan con zanahorias pequeñas de 10 a 12 centímetros, cultivadas en un ciclo corto de 60 días, lo que permite cosechar un fruto con menos corazón y más pulpa, de cocción más rápida y más sabor, que además no se vende por peso sino por paquetes", finaliza Maharaj, quien integra -junto con su esposa-, un equipo de seis trabajadores en la finca. 

Dedican uno o dos días a atender público y reciben turistas, previo acuerdo por correo electrónico a: elcinaro@gmail.com. Están en El Playón Alto, Zona Militar, El Valle, estado Mérida. 

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

INSTAGRAM

Espacio publicitario

Espacio publicitario