Espacio publicitario

Un lugar donde se come bien, sabroso y abundante

Carora, sabrosa y señorial

En espacios como el Club Torres, se dan cita los apellidos con más abolengo de la localidad y ofrecen una cocina plena de productos bien trabajados en manos de esmerados cocineros. Locales como Ajilao Café, regentado por Ramón Hernández, ofrecen versiones contemporáneas pero plenas de sabores clásicos de muchos de estos platillos.

  • Rubén Darío Rojas

11 de junio de 2016 08:48 AM

Actualizado el 11 de junio de 2016 10:28 AM

PARA COMPARTIR

Carora es la más gastronómica de las regiones de Venezuela

En Carora, los más golosos se deleitan con el famoso dulce de paleta

Las ventanas enrejadas y las altas puertas cerradas guardan en los patios interiores de las casonas coloniales caroreñas, un compendio de sabores clásicos y modernos que bien valen una sustanciosa visita a la ciudad.

Espacios como el Club Torres, donde se dan cita los apellidos con más abolengo de la localidad, ofrecen una cocina plena de productos bien trabajados y que en manos de esmerados cocineros se transforma en platillos como el famoso Lomo Prensado, preparación de lomo de cerdo curado con sal de nitro, que se prensa durante varios días en un utensilio especial elaborado de madera, y se aromatiza con una mezcla de especias, mixtura que  varía de cocinero en cocinero y que cada uno guarda como un valioso secreto, esta combinación es la que produce una variedad increíble de matices entre las cocinas de la ciudad, algunos jóvenes cocineros de la zona, Sonia Semidey entre otros,  han empezado a usar este producto incluso como relleno de una peculiar versión de los sushi rolls.

Mención aparte, en el gustoso menú de la ciudad, merece la pampura caroreña, preparación de harina de maíz que se transforma en una delgada y crujiente lamina presentada al comensal como base del caviar caroreño, crema a base de caraotas negras refritas y combinadas con grandes cantidades de mantequilla y el infaltable sofrito criolla, corona esta suculenta preparación una nube de queso de cabra rallado.

En Carora se come bien, sabroso y abundante, si lo dudan basta con acercarse los domingos en la mañana al local donde podrán encontrar a muchos caroreños, olla en mano, haciendo cola para adquirir el sustancioso mondongo de chivo, que en otras regiones llaman mute, y que trasladado a casa en el doméstico recipiente servirá para el desayuno familiar.

Visitar las calles coloniales sin probar, en los pequeños puestos que se encuentran en los zaguanes de algunas casas, la mamonada, bebida a base de pulpa de mamón y leche que se sirve helada y se transforma en una elegante compañía para las empanadas de trigo aliñado, con sabores que recuerdan a las catalinas de otras regiones, y que guardan en su interior una deliciosa conserva de coco y papelón, es dejar de disfrutar uno de los grandes secretos culinarios de la zona.

Los más golosos se deleitan con el famoso dulce de paleta, mezcla de leche, azúcar y yemas de huevo que se cocina y luego se enfría para servirla helada coronada con merengue francés y espolvoreado con ralladura de limón que equilibra y contrasta el intenso dulzor del postre.

Locales como Ajilao Café, regentado por Ramón Hernández, ofrecen versiones contemporáneas pero plenas de sabores clásicos de muchos de estos platillos.

Esta tierra seca, casi desértica, ofrece en sus cercanías el microclima donde, desde mediados de los años 80, Bodegas Pomar ha plantado sus Vitis viníferas en Viña Altagracia, establecimiento que se precia de producir vinos espumosos con método tradicional y que han recibido infinidad de premios y medallas a nivel internacional, pero que también es responsable de elaborar el dulce vino que la Iglesia Católica utiliza para la consagración durante la celebración eucarística y que se etiqueta con el nombre de Eccclesia. Muchos autores insisten en señalar que una condición básica para concluir que una región posee gastronomía propia es que en ella se elaboren vinos, si nos atenemos  este planteamiento entonces Carora es la más gastronómica de las regiones de Venezuela.

Es también la zona de nuestro país que se precia de dar nombre a una raza mestiza de ganado: el Carora, iniciativa de Teodoro Herrera y su padre Ramón Herrera en  las primeras décadas del siglo XX, y que convive con las cabras que dan su leche para que Quesos Las Cumbres elabore desde mantequilla hasta sofisticados quesos madurados.

La conservadora ciudad, fundada como Nuestra Señora de la Madre de Dios de Carora en 1572, y capital del Municipio Torres del estado Lara, es sin duda un destino ideal para reconocer la cocina regional  venezolana y redescubrir tradiciones y costumbres del pasado que conviven alegremente con la modernidad.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

INSTAGRAM

Espacio publicitario

Espacio publicitario