Espacio publicitario

ENTREVISTA HÉCTOR PUCHE, CINEASTA

Una de vaqueros

"Tuve que vender mi carro y empeñar un riñón , que luego recuperé, para rodar la película", señala el cineasta caraqueño.

  • DANIEL FERMÍN

03 de mayo de 2015 00:00 AM

-La historia: Cuatro amigos quieren filmar la primera película venezolana de vaqueros. Sólo que no cuentan con el dinero necesario para realizarla. Un mafioso, además, los persigue para cobrarles una deuda. Héctor Puche (Caracas, 1972) reflejó las dificultades para hacer cine en Todo por la taquilla, una comedia de enredos que se estrena este viernes 8 de mayo en las salas nacionales.

-El origen: El director venezolano quiso mostrar parte de su experiencia en la pantalla. Puche tardó seis años en su primer largometraje de ficción: harto de esperar por el financiamiento de los entes oficiales, decidió aventurarse con una producción independiente. "Tras quejarme noches enteras con mis compañeros, se nos ocurrió que lo mejor era contar una historia sobre tipos que no pueden hacer una película. La idea era reírnos del oficio. Yo tuve que vender mi carro y empeñar un riñón, que luego recuperé, para rodarla".

-El guión: Todo por la taquilla comenzó como un corto que poco a poco se extendió. Hubo procesos de reescritura, asesorías de autores como Roberto Azuaje o Carmen Roa. "Los guiones son dinámicos. La misma historia, los mismos personajes, hablaron por sí solos. Se adecuaron escenas para ajustarla a los tiempos de producción. La esencia inicial del relato siempre se mantuvo".

-El escenario: Los personajes de Todo por la taquilla viajan al pueblo de Niquitao para rodar su filme sobre vaqueros (la otra parte fue en Caracas). Hacer un wéstern en el Páramo forma parte del absurdo. Puche escogió la localidad andina por una asunto de afinidad: él vivió en Trujillo desde que tenía nueve años hasta los 23. "La zona tiene buenas locaciones. Los lugareños nos ayudaron. Se involucraron en la historia. Hubo facilidades de producción". Hay una escena en el filme en el que se arma un casting. Todos son de la región.

-Los personajes: Un actor que hace pruebas para anunciar chicha (Sócrates Serrano), un director de fotografía deprimido (Dimas González), un cineasta adicto al porno (Armando Lozada) y un vendedor que se cree productor (Alexander Fontaines) protagonizan la cinta. Karina Velásquez y Colina también están en el elenco. "Los actores se involucraron en el proyecto de tal manera que terminaron de coproductores. Nos convertimos en hermandad. Necesitábamos gente que creyera en hacer un filme sin demasiado presupuesto".

-El estreno: Todo por la taquilla se rodó a principios de 2011. Cuatro años después llegará a las salas comerciales. Antes, en 2013, participó en el Festival de Cine de Mérida. "La película es una producción independiente de bajos recursos. Siempre es costoso hacer cine. Hubo que esperar por el apoyo de entes para la postproducción. Hicimos varias versiones. La que estrenaremos es diferente a la que mostramos hace dos años, con final distinto".

-Las referencias: Héctor Puche vio filmes de Sergio Leone mientras escribía su historia. El western spaghetti fue la influencia más cercana que tuvo. También algunas películas de Clint Eastwood o de John Ford. "Todos mis recuerdos de domingo en la tarde en la televisión me llevan a esas cintas. Me gusta del género su violencia y cómo se ríe de sí mismo. Me atrae el cine que utiliza el humor porque es una gran herramienta para comunicar todo lo que queremos decir".

-El director: El caraqueño estudió Ingeniería Agrónoma antes de dedicarse al audiovisual. Hijo de una ama de casa que hacía manualidades y un entrenador de deportes, Puche quiso -primero- ser beisbolista. Hasta que se dio cuenta de que no podía llegar muy lejos. "El cine lo descubrí pasado los 20. A mitad de camino supe que lo mío era el arte y la creación, que no era sólo un hobbie. A pesar de que vivía en un pueblito en el que había uno o dos cines, siempre veías películas. Las alquilaba en VHS".

-Los inicios: Héctor Puche se mudó a Caracas en 1995 para realizar estudios de cine. Hizo talleres con Rodolfo Santana, trabajó en producciones de Elia Schneider y Carlos Malavé. Dirigió tres cortometrajes antes de hacer su primer largo. "La preparación cinematográfica es algo constante. Me formé de manera autodidacta. La antigua Tienda del cine, que estaba en el Teatro Teresa Carreño, fue mi gran sitio de encuentro. Hoy trabajo en otros dos proyectos, en paralelo, que están en fase de escritura y que espero concretar pronto".

dfermin@eluniversal.com

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario