Espacio publicitario

Venezolanos debatieron en París sobre el "novedoso proceso migratorio"

En la Casa de América Latina, en París, se realizó este viernes un foro donde fue presentado el libro "La voz de la diáspora venezolana", que coordinó el sociólogo Tomás Páez. La presentación estuvo a cargo de Ramón Guillermo Aveledo.

Venezolanos debatieron en París sobre el novedoso proceso migratorio

Aveledo, Tomás Páez y Vicente Ulive, condujeron el debate sobre el éxodo venezolano (Cortesía)

CORTESÍA |

  • ELVIA GÓMEZ

13 de noviembre de 2015 17:30 PM

Caracas.- La tarde de este viernes, en la Casa de América Latina (Maison de L'Amerique Latine) en París, se efectuó la conferencia sobre el libro "La voz de la diáspora venezolana", investigación que fue coordinada por el sociólogo Tomás Páez, que recoge las razones de la diáspora de millón y medio de venezolanos por todo el mundo.

Con el patrocinio de la organización Diálogo por Venezuela (@DialogoPVF), la actividad contó con la participación del presidente del Instituto de Estudios Parlamentarios "Fermín Toro" y exsecretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo, quien hizo la presentación del trabajo de investigación. También estuvo como ponente el filósofo Vicente Ulive-Schenell.

Aveledo destacó que "la circulación de cerebros", figura que la publicación ofrece en lugar de la "fuga de cerebros", es "un desafío" y "no una tragedia", que puede ofrecer a Venezuela potencialmente oportunidades. "Es una realidad que reclama entendimiento integral y políticas públicas nuevas, acordes con su naturaleza".

"La idea de esta investigación me ganó desde que me fue presentada por Tomás. La animé como Secretario Ejecutivo y luego como Coordinador Internacional de la Mesa de la Unidad Democrática, y seguí vinculado a ella desde el Instituto Fermín Toro. Con Leopoldo Martínez y la Iniciativa Venezuela del Centro para la Democracia y el Desarrollo en las Américas (CDDA), siempre solidario con los venezolanos, tenemos una deuda de gratitud y reconocimiento", dijo Aveledo en el evento que fue transmitido en vivo a través de Periscope.

A continuación se reproduce el discurso que, con el título "Ante la nueva geografía global venezolana", ofreció Aveledo a los venezolanos reunidos en la capital francesa:

"En la publicación anual de la revista The Economist correspondiente a 2015, Venezuela empata con Serbia el segundo lugar en brain drain o fuga de cerebros detrás de Myanmar. En el vecindario estadístico, apenas por debajo de nosotros, están Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Burundi, Kyrgyztan, Moldova y Ucrania. Todos tenemos 2.0 o menos, nuestro país 1.8, en un score en el cual 1 significa que la gente con talento se va a otros países y 7 que se quedan y buscan oportunidades en su país. Qatar, Finlandia y Suiza encabezan la lista contraria, la más cercana al 7, donde de América Latina figura Chile, empatada con 5.0 con el Reino Unido.

No es caprichoso que ese dato aparezca en el capítulo de creatividad e investigación empresarial. Otras categorías del mismo capítulo son actividad emprendedora, gasto total en investigación y desarrollo y patentes.
En el libro de 2013 estábamos empatados en el quinto puesto con Kyrgyztan, Lesotho y Yemen. En el libro de 2012 éramos octavos al lado de Burundi, Guyana, Moldova y Nepal. En el de 2011 no figurábamos entre los doce primeros. Vamos escalando posiciones. ¿Dónde estaremos el año que viene?

Estos datos nos muestran una realidad nacional imposible de ignorar. No susceptible de ocultarse o disimularse sin incurrir en una grave irresponsabilidad.

Es una realidad que reclama entendimiento integral y políticas públicas nuevas, acordes con su naturaleza. No creo que sea una tragedia. Me parece incluso que potencialmente puede ofrecer oportunidades. Así, es un desafío. Nos entristece por la lejanía de gente que nos hace falta. Por otro lado, nos tranquiliza saber que están bien, luchando, aprendiendo y que tienen oportunidades de desarrollo y realización. No es tragedia, repito, porque no conduce necesariamente a "un desenlace funesto". En cambio, sí lo veo como un drama, en cuanto "situación real, capaz de interesar y conmover vivamente" o porque, literariamente hablando, en ella "prevalecen situaciones tensas y pasiones conflictivas", todo según el Diccionario de nuestra Lengua.

La investigación que hoy presentamos nos propone verlo de otra manera. Primero, disputa la propia noción de "fuga de cerebros" y adscribe a la "circulación de cerebros", más en sintonía con la globalización, que prefiere AnnaLee Saxenian, la de "Los nuevos argonautas", que nos invita a olvidarnos de la "fuga de cerebros", pues "los altamente calificados migrantes de hoy circulan entre los Estados Unidos y los países en desarrollo, creando negocios de nuevas tecnologías y esparciendo prosperidad en su camino". Los cambios nos sugieren estar abiertos a nuevos modos de mirar los fenómenos.

La globalización ha tenido, tiene y tendrá que ver. La circulación de talentos es propia de la globalización, o mundialización, como dicen los franceses. Pero hay motivaciones muy nacionales en la emigración venezolana, íntimamente unidas a una noción del poder en marcha, el terco afán de imponer un modelo disfuncional, como ha sido experimentalmente comprobado, y la dificultad para vivir en un ambiente que se estrecha porque viene ofreciendo cada día, menos oportunidades, ya no para trabajar o expresarse, sino para circular, recrearse, para vivir. Tanto y tan claramente que la consigna que resume el propósito programático de la alternativa política organizada en la Unidad, es precisamente, "Para vivir y progresar en paz".

Hemos pasado de ser históricamente un país receptor de inmigrantes, a uno generador de emigrantes. De distintos pueblos de España, de Italia y Portugal, mayoritariamente, recibimos por décadas. También de otros pueblos de Europa Occidental, Central y Oriental. Constantemente de la vecina y hermana Colombia, unida a nosotros por tantos vínculos que muchas veces se confunden. En los tempranos sesentas del pasado siglo los bulliciosos y bregadores cubanos. Y en los años setentas y ochentas, llegaron los que venían del Cono Sur, aventados por las dictaduras y los colapsos económicos, y las oleadas de Perú, Ecuador, República Dominicana y otras naciones caribeñas. Y también los exilados, los perseguidos, las víctimas de guerras civiles o internacionales, que encontraron entre nosotros hogar, oportunidades y libertades. En resumen, respeto y futuro.

Hoy, muchos jóvenes venezolanos se van. Unos, descendientes de aquellos inmigrantes, hacen el camino de retorno sin dejar de ser de Venezuela ni sentirse exactamente del país que los recibe. Otros, criollitos, mestizos, café con leche como diría Acosta Saignes "unos más café otros más leche". Estos hacen las maletas para buscar afuera lo que en su Patria les niega "un modelo político y económico que asfixia las libertades y la democracia, ahoga la propiedad privada, la empresa y el mercado y es incapaz de frenar la inseguridad y la impunidad", en palabras de Tomás Páez, coordinador de La Diáspora Venezolana.

La verdad, cruda, pura y dura, es que ya son tantos los venezolanos que viven fuera de Venezuela que sin ellos no es posible conocer y comprender cabalmente la Venezuela de hoy, y la que viene.

La idea de esta investigación me ganó desde que me fue presentada por Tomás. La animé como Secretario Ejecutivo y luego como Coordinador Internacional de la Mesa de la Unidad Democrática, y seguí vinculado a ella desde el Instituto Fermín Toro. Con Leopoldo Martínez y la Iniciativa Venezuela del Centro para la Democracia y el Desarrollo en las Américas (CDDA), siempre solidario con los venezolanos, tenemos una deuda de gratitud y reconocimiento.
Encabezó el proyecto Tomás Páez, sociólogo de "La Casa que vence las sombras", nuestra Universidad Central de Venezuela, de cuya Escuela de Sociología es Profesor Titular, y Doctor (PhD) del University College de Londres, centro de excelencia y tolerancia cuyo lema es "Vengan todos aquellos que por mérito merezcan la mayor recompensa". Tiene amplia experiencia académica como docente e investigador en distintas universidades, institutos y centros de conocimiento.
La coordinación internacional estuvo a cargo de distinguidos profesionales cuya amistad me honra, los doctores Juan Rafael Pulido (Chipilo) y Mercedes Elena Vivas, junto a ellos compatriotas de inteligencia y formación como Nicolás Toledo, Ignacio Carreño, Sonia Osorio, Marianella Méndez, Bruno Favard y Emilda Velazco. En su mayoría han sido mis compañeros de protestas y, sobre todo, de esperanzas.

Valiosa es la participación del equipo de investigación UCV-Sociedad.

Cuánto afecto, cuánta genuina pasión venezolana han vertido en esta iniciativa. A todos ellos, muchas gracias.
La Voz de la Diáspora Venezolana. La Nueva Geografía Global es un estudio de ciencia social que al lado de ofrecer una vitrina y una tribuna a la creciente comunidad venezolana en diversos países del mundo, procura analizar, comprender y explicar el fenómeno reciente de la emigración venezolana. Al efecto, intenta caracterizar su magnitud, así como el perfil del migrante venezolano. También penetrar en las motivaciones para la decisión de emigrar, los obstáculos que debieron superar una vez asumida ésta y las razones para escoger el país de acogida.

En seguida, claro, vienen las preguntas propias de la emigración en sí misma. ¿Hay una comunidad venezolana en el exterior? ¿Cómo se organiza? ¿Cómo se relaciona entre sí, con nuestro país y con el país de acogida? ¿Cuánta disposición tienen los emigrados a regresar a Venezuela y a participar activamente en su desarrollo?

Una de las cuestiones presentes en la obra es, inevitablemente, la relación del Estado venezolano con nuestros emigrantes. Cicatero al regatearles su derecho al voto, poniéndoles difícil registrarse y, llegado el caso, votar. En el Sur de la Florida norteamericana, donde reside la comunidad más numerosa de venezolanos fuera del territorio patrio, les cerraron el Consulado y los pusieron a sufragar en Nueva Orleans, en Luisiana. Pero a ese daño que es una agresión de por sí, se suma la discriminación cotidiana de no contar cerca de donde viven con un servicio consular para registrar el nacimiento de sus hijos, las defunciones de sus familiares, protocolizar sus documentos, tramitar su papeles. Un daño alevoso contra sus derechos a vivir tranquilamente su existencia.

En general, salvo excepciones, nuestros compatriotas que viven fuera del país no sienten que su consulado sea su casa. Frecuentemente se sienten como intrusos, incómodas visitas que molestan, forasteros en territorio hostil. Y eso, sencillamente, no puede ser. En realidad, no debe ser.

La inseguridad jurídica y personal; la triple escasez de productos, de servicios y de oportunidades; la inflación que derrite el ingreso, empuja fuera de Venezuela a muchos, principalmente jóvenes, que esta investigación cataloga como "las tres E": emprendedores, empleados y estudiantes. Los primeros crean riqueza y empleo. Los segundos son una categoría compleja, no tienen empresa propia ni planes de establecerla, pero sí conocimientos y destrezas son médicos, ingenieros, comunicadores sociales, maestros, expertos en nuevas tecnologías, profesores universitarios bien formados. Los terceros, estudiantes, adquieren fuera conocimientos y disciplina académica y social cuyo potencial transformador sería considerable en Venezuela.

Venezuela tendrá que diseñar políticas públicas que atiendan esa realidad que puede ser preocupante, pero también prometedora. Diseñarlas y ejecutarlas, porque hay que liberarse de la maldición del proyecto inconcluso y la buena idea que pudo ser y no fue. En este libro se esbozan algunas. Y la comunidad venezolana esparcida en el planeta, debe participar en su elaboración.

Esas políticas tienen dos frentes. Uno para los abiertos a la idea de regresar o deseosos de hacerlo, con planes de reinserción, apoyo de todo tipo. Otro para quienes, por haber hecho su vida afuera, quieran o deban permanecer en el exterior, pero son venezolanos que pueden dar mucho desde cualquier lugar de este planeta donde la lejanía ya no es tal y donde ya no son tan extranjeros los países extranjeros, ni tan exóticos los parajes exóticos.

Para todos, las embajadas y consulados de Venezuela deben ser centros de servicios. Que sientan que están de su lado, que son bien recibidos, atendidos con cariño y respeto. Que son bienvenidos.

El 6 de diciembre elegiremos una nueva Asamblea Nacional que esperamos sea la llave que abra la puerta al cambio pacífico, democrático, constitucional y electoral en nuestra Patria. Que no esté lejana la fecha en que los venezolanos residentes en el extranjero estén representados en el parlamento. Es su derecho.

En 1946, César Portillo de la Luz compuso el bolero Contigo en la distancia. En los años de mi infancia nuestros padres la escucharon y bailaron en la voz de Olga Guillot o Lucho Gatica, y probablemente la cantaron con variable afinación. De aquellos amores venimos. Tanta agua ha corrido bajo los puentes y tanta agua de océano nos separa o nos une, que sin haberlo siquiera imaginado, ahora la evocamos nosotros a solas, pensando en nuestros hijos, o tal vez en la nueva geografía nacional esparcida por el planeta entero, regada en ciudades y paisajes que ya no son tan ajenos, entre lenguas y costumbres distintas. Estamos en ustedes y ustedes en nosotros. En la distancia que ya no es tan distante.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Profesionales de la estrellada

  • ALIRIO PÉREZ LO PRESTI
21/11/2017 05:02 AM

Cada disciplina, oficio o arte requiere de una pericia particular que logra ser perfeccionada al...

Espacio publicitario