Espacio publicitario

Pompeyo: Política, mujeres y libros

La vida política de Pompeyo Márquez, que falleció este miércoles, comenzó cuando Venezuela se abría al siglo XX y continuó hasta el último suspiro. Un actor de primera línea que enfrentó dictaduras y perfiló, desde el MAS y luego como figura independiente,  la búsqueda incesante de un socialismo democrático y de rostro humano. 

Pompeyo Márquez recibiendo el afecto de sus nietos

Pompeyo Márquez recibiendo el afecto de sus nietos

GUSTAVO BANDRES

  • JAVIER CONDE

21 de junio de 2017 18:10 PM

Actualizado el 21 de junio de 2017 19:19 PM

PARA COMPARTIR

Pompeyo: política, mujeres y libros

Pompeyo: “Mis universidades fueron las prisiones”

Caracas.- Durante el año 2010 sostuve una serie de conversaciones con Pompeyo Márquez con la idea de elaborar un libro que repasara los grandes momentos de su vida política: sus inicios adolescentes con una pandilla de sanjuaneros, su militancia en el Partido Comunista y su viaje aleccionador al XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, la lucha armada y el nacimiento del Movimiento Al Socialismo, el declive de los partidos y el naufragio de la democracia venezolana. Entre esos textos inéditos, está la charla ligera que sigue y que muestra episodios íntimos de este luchador incombustible, que tuvo tantas vidas como nombres.

-¿Qué es la política para Pompeyo Márquez?

-La política…la política ha sido mi vida. Un virus. Empecé a los 14 años y sigo, la política es pasión y convicción, a veces una llega primero que la otra.

-¿En su caso?

-La pasión fue primero, la convicción la fui adquiriendo en las prisiones, con la formación. Tuve la suerte de estar preso con equipos humanos excepcionales, multidisciplinarios. Yo digo como Máximo Gorki: mis universidades fueron las prisiones.

-La política también es abandono y desgarro

-Lo más triste fue lo que sufrió mi madre. Cuando salí de la cárcel de El Obispo, donde pasé 18 meses, mi mamá se había mudado con mi tío,  que me crió hasta los 10 o 12 años, después de la muerte de mi padre. A   los dos días montó una reunión de célula y puse mi casa, en una salita, y cuando estábamos reunidos llegó mi tío, coño…esperó a que se fuera la gente y me dijo:  “tú lo que eres es un vago, a ti lo que te gusta es estar preso, vas a traer la policía para acá”. Estábamos en una situación de ilegalidad. Yo cogí una arrechera y me fui a Capuchinos donde se paraban unos carretilleros,  traje una carretilla y saqué un baúl con mis cosas y me fui.

-¿Cuántos años tenía?

Tenía 16 años, me fui a la habitación de un camarada, Luis Gómez, estudiante de agronomía que vivía en la Cañada de Jesús, cerca de donde vivía Eloy Torres. Eran dos habitaciones y un patiecito y ahí me metí. Mi mamá descubre donde estoy,  que era como a cinco cuadras de donde vivía ella. Y llegaba y me dejaba mandarinas, cambures y cinco bolívares.

-¿Nunca más volvió a la casa?

-Me hice independiente, pero siempre pendiente de mi mamá, después ella muere en mis brazos, aún joven. Ya yo estaba casado, vivimos juntos y ella me vio cuando era miembro del buró político. Iba a la oficina y veía mi escritorio y estaba orgullosa.

-Otra gran mujer en su vida ha sido Socorro

-Estuvimos juntos 52 años. La conocí cuando estaba tomando posesión Isaías Medina, en la esquina de la Bolsa, no se me olvida: hacíamos un mitin relámpago, que era que un compañero se montaba sobre los hombros de otro y salíamos corriendo cuando venía la policía montada con unos machetes, ¡no saben cómo le queda la espalda a uno con un machetazo! Yo tenía 21 años y ella 19 al casarnos. Toda la vida fue educadora y una mujer de coraje,  me acompañó en los momentos más difíciles de mi vida y supo mantener el hogar y con todas las vicisitudes siempre reconstruimos el núcleo familiar.  Cada día la admiro más y recapacito sobre todos los sacrificios que hizo a mi lado, ella pudo haber tenido otro destino. Era una mujer muy inteligente, trabajó con Virginia Betancourt, con la Editorial Santillana que publicaron el texto de primer a sexto grado y ella los  coordinó  y el de segundo y quinto grado son de ella; aprendió locución y hacía un programa en Radio Nacional hace muchísimos años,  al lado de Juan Negretti Malpica, que era su hermano. Su madre fue fundadora del Partido Comunista, tuvo gente escondida en su casa. Yo le rendí un sencillo homenaje en unos de mis seudónimos.

-Y ahora, en esa onda de mujeres, Yajaira

-Sí, Yajaira, que es mi chofer, mi enfermera, mi compañera, mi mujer.

-Porque, aún con 88 años, hay poco descanso y mucha actividad

-Mis responsabilidades en este momento son menores; no estoy militando en ningún partido, no estoy dirigiendo, pero mis días varían, de acuerdo a la hora en que me acueste, hay veces que me quedo en la noche leyendo hasta las 12 o una de la mañana y  me levanto más tarde o me acuesto a las 11 y estoy despierto a las cinco. Asisto a cinco reuniones políticas fijas a la semana, y para mi es obligatorio leer la prensa; yo no la leo, la estudio y la diferencia está en que leer la prensa es coger el periódico  y leer una cosa; el estudio es leerse las columnas, ver los contenidos.

- Cuántos periódicos lee al día

-Los 5 periódicos (El Nacional, El Universal, Tal Cual, Ultimas Noticias, El Nuevo País), una revista semanal (Zeta), y a la computadora le dedico cada día hora y media. Sigo El País de España y Semana de Colombia; de noche, las televisoras colombianas.

- Y además escribe

-Seis columnas al mes: cuatro en Últimas Noticias y dos en Tal Cual. El lunes en la tarde, que es mi día más desocupado, aprovecho para escribir. Los miércoles en la tarde y en la noche me dedico a preparar el programa que tengo los jueves a las 9 de la mañana en Internet: Es hora de cambiar, dura media hora.

- A Últimas Noticias le invitó Eleazar Díaz Rangel

-Si efectivamente, soy amigo de él y de su familia y escribo en su periódico, cuando él fue a asumir la dirección me dijo “Pompeyo me están ofreciendo esto”. Y yo le dije “qué maravilla”; “Quiero que escribas todas las semanas”, me propuso, y  desde el primer día hasta hoy lo hago.

- Ha sido una amistad a prueba de turbulencias

-Como debe ser.

- Pero cuesta explicarse porque él está políticamente en lo que Pompeyo combate

-No hablamos de eso. Yo he llegado a la siguiente conclusión: cuando tú tienes una amistad que aprecias de verdad y tienes diferencias políticas es preferible alejarte un poco y no hablar de política. Nosotros nos hemos encontrado en almuerzos y son chistes y cosas de esas pero no tocamos el asunto político porque ¿qué sentido tiene?.  Yo no lo voy a convencer a él, ni él a mi. El respeta mi pensamiento que expreso en una columna que es eminentemente crítica del actual orden de cosas. Pero no solo estoy yo ahí, están Gloria Cuenca, Juan Páez Ávila, Julio Borges, Maza Zavala. En verdad Últimas Noticias mantiene un pluralismo.

- Quiero saber la opinión que tiene sobre hombres, y mujeres, de la política, con los que has compartido estos años, estas décadas, por ejemplo, Rafael Caldera

-Divulgó la política socialcristiana, de la iglesia, la hizo poder.

- Rómulo Betancourt

-Comparto la  opinión de Manuel Caballero de que es un político de nación. Yo lo conocí en la primera conferencia del PDN (Partido Democrático Nacional), yo serví de correo,  recibía  a los delegados del interior y los llevaba a la casa de la reunión en Catia, la de Antonio Bertorelli, que era casi una manzana, ahí fue la primera conferencia y tuve la suerte de oír los debates de Betancourt con Jóvito Villalba, con Inocente Palacios, entre otros.

- Jóvito Villaba

-Los años 36 y 37 fueron de Villalba, un tribuno popular de  excepción, además, al final tuvimos lazos fraternales, un hijo de él, Alcides, se casó con mi hija Natacha, que ahora vive en París. Tuvimos una relación de amistad hasta su muerte.

- Gustavo Machado

-Mi padre político, a quien admiré, un caballero de la política. Cuando rompí con el Partido Comunista, una de las personas por la que más lamenté la separación fue Gustavo. Yo me consideraba un hijo de él.

- Miguel Otero Silva

-Miguel Otero Silva  y Pedro Juliac, a través de Juan Molina, mi amigo, mi hermano desde los 12 años,  estuvieron pagando la casa donde estuve escondido durante más de cinco años. Yo fui distribuidor de El  Morrocoy Azul y después de El  Nacional. Yo había hecho una  pequeña pasantía por Últimas Noticias como reportero y MOS me ofreció 300 bolos para ser reportero de El Nacional y el viejo Alejandro Otero Vizcarrondo me llama -ya yo tenía alguna fama de organizador-  y me dice: “te doy 600  por la distribución del periódico”. Para mi que estaba pensado en casarme -y Socorro se acababa de graduar e iba a ganar 300 como maestra-,  aquello era un dineral. Íbamos a pagar 100 bolos de apartamento.

- Arturo Uslar Pietri

-Asistía a las conferencias que él dictaba y nos relacionamos en el Senado, él apreciaba mis intervenciones y tenía el gesto de acercarse. En el primer período del Congreso del año 59 fuimos senadores, también Otero Silva. Aquel senado fue de primera.

-Ramón J. Velásquez

-Lo conocí en el 36 en la FEV (Federación de Estudiantes de Venezuela). Es uno de mis maestros, he aprendido y he convivido con él en distintos espacios, en la Copre, de la que fue su primer Presidente, en la Comisión de Asuntos Fronterizos.

- Argelia Laya

-Fue una mujer y dirigente excepcional, de un valor indiscutible, era de los 23 del Comité Central que nos fuimos para fundar el MAS. Siempre tuvimos empatía, sabía de ella cuando fue la comandante Jacinta en las montañas de Lara, como diputada, como concejal, en el MAS. Recuerdo que el día que ella muere, yo llego comiéndome un helado y ella me lo quita porque sabía de mi diabetes pero era una gran fumadora y yo le quité la caja de cigarros y me la llevé. Fue durante una Convención del MAS, ella se quedó durmiendo donde se estaba haciendo la reunión  y yo me vine a Caracas y en la madrugada me llaman y me dicen que se murió. Muere en el sitio donde nació, en Río Chico.

- Moisés Moleiro

-Uno de los mejores oradores parlamentarios que yo he oído, nos íbamos del Senado para diputados a oírlo.  Gran amigo, además de camarada.

- Y Petkoff

-Un amigo desde que lo conocí, es como un hermano, como Eloy Torres.

-¿Cómo se conocieron?

-Llegó a ofrecerse como reportero en Tribuna Popular, yo era el jefe de redacción. Sólo se  le pagaba para la movilización. Era el año 49, Teodoro tenía 17 años.

-Cuánto tiempo estuvo allí

-A los pocos los meses clausuraron Tribuna.

- Y cuándo descubrió en él que tenía potencial para ser un dirigente

- Yo aprecié su talento, su inteligencia, siempre ha sido un rebelde y antiparabólico y  en ese sentido varias veces he estado en desacuerdo con él.

-¿Y cómo vivía la vida clandestina?

-Teodoro no sirve para estar clandestino porque es demasiado inquieto. Después de la fuga del San Carlos,  él se va al exterior por unos meses y regresa. Guillermo García Ponce y yo nos quedamos en el país. Me visitó en un escondite en Tazón, por Gavilán, y me explica su circuito y como él se movía por Altamira y le dije “te van a agarrar en un cortocircuito”. Y cayó preso allá en Altamira.

- Antes compartió con él en el San Carlos

-En el San Carlos él era un lector voraz y yo también pero con una diferencia, él leía cosas de distinta naturaleza. Yo estaba concentrado en las obras completas de Lenín, que eran 23 tomos

- ¿Y leyó todo eso?

-Casi todo, hasta los papeles que él enviaba a la Kruskaia, que era una necedad. Pude haber aprovechado el tiempo para leer otras cosas.

- ¿Y Petkoff que leía?  

-Literatura e incluso intentó hacer una novela. Tenía una visión más amplia del mundo,  que yo adquirí después. A pesar de que yo tuve en la primera clandestinidad a dos personas inolvidables para mí que son Carlos Augusto León y Jesús Sanoja Hernández, que me programaron las lecturas: todo el renacimiento, Voltaire, Rebelais, El Elogio de la Locura y toda la literatura española, los latinoamericanos, los venezolanos. Me llevaban un bloque de libros, y después me llevaban otros. Carlos Augusto insistió en que leyera a Aristóteles, a Platón.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario