Espacio publicitario

Román Chalbaud

"El peligro que hay es que están provocando una guerra civil"

El escritor, dramaturgo y cineasta venezolano fue el invitado de José Vicente Rangel, en el programa “José Vicente Hoy”, que transmite Televen

Román Chalbaud defendió el apoyo que se le ha dado al cine en el proceso bolivariano

ESTRELLA VELANDIA

  • ESTRELLA VELANDIA

21 de mayo de 2017 12:50 PM

Actualizado el 21 de mayo de 2017 14:28 PM

PARA COMPARTIR

"El peligro que hay es que están provocando una guerra civil"

Un valor extraordinario en nuestro país es el cineasta venezolano, Román Chalbaud, quien abordó el tema cultural y su relación con la política como entrevistado en el programa “José Vicente Hoy” que transmite Televen.

Manifestó que el peligro que hay es que están provocando una guerra civil que hay que evitar a toda costa. “Es lo que yo siento. Da la casualidad que “La planta insolente” (su más reciente película) recuerda mucho lo que está pasando, pero con personajes distintos. “La planta insolente del extranjero ha profanado el sagrado suelo de la Patria”, fue la proclama de Cipriano Castro. Por eso es una película polémica. Fue hecha a pedido del presidente Chávez, el día del estreno de “Zamora” en el Teresa Carreño.

A su juicio,  sectores de la oposición mantienen una terrible campaña  mundial contra el país donde hay muchos dólares detrás.  “Ellos quieren hacer lo que se hizo en otras repúblicas del mundo que es destruir e invadir.  El peligro que hay en Venezuela es que están provocando una guerra civil que hay que evitar y la única manera de hacerlo es luchar hasta el final para salir de esto que estamos viviendo”.

Respecto a la salida de la crisis valoró la iniciativa del presidente Nicolás Maduro sobre la Asamblea Nacional Constituyente, siendo esta una real alternativa para la paz y el diálogo, apuntando que siempre hay que luchar con la verdad para conseguir dicho objetivo.

“Hay cosas que están funcionando y otras que no”

Sobre el tratamiento del tema de la cultura en el proceso bolivariano, señaló que hay cosas que están funcionando y otras que no en la forma correcta. “Siempre hay que exigir más. Algunas cosas no funcionan como debería ser. Todo se puede mejorar, pero evidentemente, es superior a lo que había antes”.

Significó que ahora la cultura llega a otros lugares, no es solo la creación de la Villa del Cine, que hacía falta, aunque ya existía el Cnac, que fue conformado por todos los cineastas venezolanos de distintas tendencias, paralelo a la formación de la Anac al igual que Caveprol. Nos unimos para luchar por el cine. Después llega Chávez y funda la Villa del Cine. Todos los entes luchamos por la misma causa, no tenemos que celarnos unos de otros, la lucha es por el cine venezolano, que puede tener diferentes tendencias, donde hay avances.

Relató que ha estado en el interior del país, mencionando la escuela de cine en Maturín, Ecima, que está haciendo cortos extraordinarios, al igual que en Barquisimeto. Está surgiendo una nueva generación que tiene el deber y el derecho de hacer mejor cine, porque ellos están recibiendo educación. Nosotros cuando empezamos no teníamos clases ni mucho menos apoyo del Estado.

“La quema de Judas” y “Cuando quiero llorar no lloro”  fueron el resultado del trabajo con Mauricio Wallerstein, quien se quedó 30 años en Venezuela. “Cuando yo le pasé “Cuando quiero llorar no lloro”, dijo que quería hacer una película sobre esto, consiguiendo que Pelimex lo financiara con 50 mil dólares. Conseguimos los derechos con Miguel Otero Silva y la película fue un éxito. Posteriormente, se hizo “La quema de Judas" y Pelimex nos dio 50 mil dólares y un actor mexicano, Claudio Brooks que Luis Buñuel había contratado para algunas de sus películas, fue un éxito taquillero. Por esas dos películas, el Estado decidió financiar los proyectos. Gracias al público que se vio reflejado e identificado por primera vez en el cine venezolano. En 1976, de las 10 películas más taquilleras, cinco fueron venezolanas”.

Después vinieron las críticas, sobre todo de los distribuidores del cine norteamericano, indicando que el cine venezolano era de prostitutas y malandros.

Cultura para todos

El también escritor y dramaturgo opinó que no hay cultura elitesca ni popular, porque ella no tiene etiquetas. La cultura elitesca puede llegar a un cerrito y educar en todos sus ámbitos. Considera que la cultura debe llegar a todas partes y acercarla a la gente. Se han hecho cosas positivas pero nunca es suficiente. Hay que llevar la cultura a los barrios populares, eso sí se está haciendo mediante los cine clubs.

Concluyó indicando que en el país hay que luchar hasta el final para defender el proceso revolucionario, sobre la base del diálogo y la paz.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario