Espacio publicitario

Ribas, "Profesor de profesores"

El día en que todos los alumnos sacaron 20

Cientos de alumnos levantaron sus manos, no precisamente para intervenir en clases, sino para alistarse en un improvisado ejército. Dijeron sí al llamado de José Félix Ribas y se enfilaron en las tropas patriotas, mientras le daban la espalda a sus mentores.

El día en que todos los alumnos sacaron 20

Ribas no sabía docencia pero dio una clase magistral de inspiración (Archivo)

ARCHIVO |

  • JEREMÍAS MATA

13 de febrero de 2016 22:33 PM

Caracas.- Hace 202 años miles de estudiantes dejaron sus libros y cargaron un rifle, salieron de sus aulas y tomaron las calles, abandonaron a su profesor y fueron tras la voz de un comandante.

Prefirieron seguir sus emociones antes que a la ciencia, hicieron todo lo contrario que durante años habían aprendido: la paz quedó en el recinto académico, acorralaron las teorías, se burlaron de la ética, se rieron de los cálculos y omitieron las doctrinas religiosas.

Seguramente los docentes se rasgaron las vestiduras, al ver que sus enseñanzas habían sido profanadas, ni hablar de los religiosos que vieron a los 85 seminaristas abandonar los hábitos. Era un caos, una batalla entre el "bien" y el "mal", entre la guerra y la paz, entre la mente y el corazón.

Cientos de alumnos levantaron sus manos, no precisamente para intervenir en clases, sino para alistarse en un improvisado ejército. Dijeron sí al llamado de José Félix Ribas y se enfilaron en las tropas patriotas, mientras le daban la espalda a sus mentores.

El General Ribas sería su nuevo profesor, sus discípulos estaban prestos para aprender, era la primera clase y ya se respiraba el ambiente tenso, muy parecido al retorno escolar luego de las vacaciones.

Los murmullos no cesaban, era evidente que el maestro era estricto y se corría el rumor que la mayoría no pasaría la materia. Algunos en la formación empezaron a sentir nervios abrumadores, se preveía lo peor: un examen sorpresa.

Ribas miraba impotente a los jóvenes y su postura parecía ser el preludio de un grito típico para poner orden en el aula. Todos enmudecieron de inmediato y fue en ese momento en el que se escucharon las palabras:

"Soldados: Lo que tanto hemos deseado, se realizará hoy: he ahí a Boves. Cinco veces mayor es el ejército que trae a combatirnos; pero aún me parece escaso para disputarnos la victoria. Defendéis del furor de los tiranos, la vida de vuestros hijos, el honor de vuestras esposas, el suelo de la patria; mostradles vuestra omnipotencia. En esta jornada que será memorable, ni aún podemos optar entre vencer o morir: ¡necesario es vencer! ¡Viva la República!"

Todas las miradas se entrecruzaron entre los alumnos, el discurso los había dejado atónitos, era una mezcla entre historia, matemática, lenguaje, ética y moral, lo más dramático era que ninguno había alcanzado a tomar apuntes.

Para ellos su nuevo profesor era multidisciplinario, desconocían la verdad: Ribas no sabía docencia pero dio una clase magistral de inspiración, desconocía de historia pero la escribió, tenía una pequeña noción sobre probabilidades pero refutó todas la teorías existentes para aquella época, no era erudito en oratoria pero en esa ocasión dominó todos los aspectos discursivos, el lenguaje no era su fuerte pero construyó con perfección cada oración. La moral y la ética era lo único que había aprendido, pero por mera práctica natural.

La batalla comenzó a las 7:00 AM y duró todo el día en las calles de la ciudad. Los efectivos republicanos construyeron una impresionante resistencia al empuje de las tropas realistas en ese momento al mando de Francisco Tomás Morales. Al caer la tarde, la batalla aún no se había decidido por ninguno de los dos bandos. Cuando la refriega arreciaba, los patriotas reciben un refuerzo de 220 soldados de caballería a cargo de Vicente Campo Elías, procedente de San Mateo que rompe el cerco realista. Horas después, Morales y los suyos se retiraron del combate perseguidos por los jinetes republicanos. A consecuencia de esta batalla, fracasa el intento realista de cortar las comunicaciones entre Caracas y Valencia (Pérez Vila, Manuel. Batalla de La Victoria. Historia para nosotros)

Ese día todos los estudiantes pasaron con notas sobresalientes y aprendieron la mejor lección que profesor alguno le haya podido dar.

Bolívar, al saber la victoria, le concedió a Ribas el título de "Vencedor de los Tiranos", aunque con el perdón del Libertador, lo debió haber nombrado: "profesor de profesores".

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

DESDE TWITTER

Espacio publicitario