Espacio publicitario

La transformación de la mirada

  • TEÓDULO LÓPEZ MELÉNDEZ

29 de marzo de 2017 05:01 AM

PARA COMPARTIR

La transformación de la mirada

Cada uno de nosotros tiene una percepción individual de la realidad que lo dirige en el momento de interpretar lo cotidiano que lo envuelve. Ese conjunto de valores y percepciones nos conducen a nuestras afirmaciones sobre el entorno. Podríamos decir que cada uno de nosotros tiene su propio paradigma. Cuando muchos tienen uno igual hablamos de paradigma general o de paradigma social, uno que marca y determina el comportamiento colectivo frente a la visión global de su mundo y frente a las circunstancias.

Mientras lo hacemos se acumulan las paradojas, esto es, percibimos que nuestra manera de ver el mundo nos devuelve resultados contradictorios que parecen negar lo que pensamos. Esta contradicción nos sume en un estado de intranquilidad que llamaremos acumulación de dilemas, entre otras razones porque podemos llegar a la conclusión de que mientras más trabajamos para cambiar lo que nos molesta menos resultados obtenemos.

Ahora bien, cuando hay naciones en graves procesos, como los políticos que implican un creciente mecanismo totalitario de control, la gente desahoga su malestar sin darse cuenta que está enfrentando el peligro desde paradigmas inservibles. El dilema en que se sume no le suministra suficientes elementos para el darse cuenta, para determinar qué precio está dispuesto a pagar, para entender que debe cambiar de mirada sobre la realidad si quiere superar la impotencia que le permita concretar el cambio.

Para un cambio de paradigma se requiere pensar. Pensar comienza por dejar de lado los caminos lineales, porque la carretera recta nos llevará siempre al mismo lugar, generalmente el fracaso. Si pensamos establecemos conexiones, creamos una red de interacciones, miramos nuestras particulares circunstancias desde todos los ángulos. Ello podría llevarnos a dejar de lado un reduccionismo que sólo percibe la fachada de un proceso histórico-social, lo que a su vez nos conduce a la desesperación –visto fracaso tras fracaso– que podemos traducir como el convencimiento de la irreversibilidad de aquello que enfrentamos.

Podríamos reclamar el abandono de tomas fotográficas instantáneas y su sustitución por una idea de permanente flujo. Por ello he dicho que las realidades se construyen.

teodulolopezm@outlook.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

PORTADA DEL DIA

ENCUESTA

Primero mataron a mi padre

  • GUSTAVO LINARES BENZO
23/09/2017 05:01 AM

Netflix acaba de estrenar First they killed my father (Primero mataron a mi padre), primer largometraje de...

¿Rezar por los enemigos?

  • FÉLIX PALAZZI
23/09/2017 05:01 AM

Cada vez es más común el hecho de pedirle a alguien que “rece por” otra...

La fábula del lobo y Caperucita Roja

  • PAOLO MONTANARI TIGRI
23/09/2017 05:00 AM

   Yo creo que todo el mundo debería  finalmente tomar conciencia de que el “social-comunismo” ha...

El fondo de ahorro noruego

  • LUIS XAVIER GRISANTI
22/09/2017 05:01 AM

En nuestro artículo anterior (La bendición de los recursos, El Universal, 08.09.17) explicamos que hoy existen...

Espacio publicitario

Espacio publicitario