Espacio publicitario

Parálisis facial

  • TEÓDULO LÓPEZ MELÉNDEZ

08 de marzo de 2017 05:01 AM

PARA COMPARTIR

Parálisis facial

El país o no tiene rostro o sufre de parálisis facial. Uno trata de buscarle la cara y se confunde, pues podría alegarse también que tiene varias. La imagen podría traducirse a una imposibilidad de encontrarle identidad.

El país muestra una faz borrosa, indica una imposibilidad de controlar los músculos de la cara por alguna hipertrofia de un nervio afectado mientras, al mismo tiempo, puede verse un juego de máscaras.

En busca de interactuar, advierto en las redes sociales sobre el tema que me asalta y una gentil tuitera, psicóloga clínica, me dice que la dinámica del caos impone una idiosincrasia desconocida y me remite a la palabra espasticidad, una que implica músculos rígidos y tensos.

Soma, literariamente, es una droga fantástica consumida por los personajes de “Un mundo Feliz” de Aldous Huxley y con la cual curan sus penas. Quizás ello explique el porqué de la confusión al tratar de determinar cuál de las variantes sobre el rostro de este país es la puntual.

Una severa pérdida de identidad se refleja en el comportamiento en las redes sociales donde cada actor cree que todo lo que se le dice es una acusación o que debe ganar la discusión inexistente como método para reafirmarse, lo que implica carencia.

No tratamos de hacer psicología, simplemente procuramos indagar en la realidad y en el comportamiento, partiendo del acto de honestidad de decir la sensación que nos asalta: el país perdió su rostro, más que huellas dactilares.

Si uno va al comportamiento de los actores políticos se pregunta sobre esa “inusual actividad” de revalidación de partidos y piensa que una real manifestación unitaria y de país consistía en “legalizar” uno solo, como en 1952 se votó masivamente por URD. Más allá, está la denuncia repetitiva y cansona sobre cada maniobra, una, o unas, que sólo repiten la queja sobre los sucesos que simplemente cambian de nombre y de faz.

El país político ya no tiene cara o sufre de parálisis facial y a ello ha arrastrado a la nación toda. Difícil el proceso de identificar a un país de rostro diluido. Hay que recomponer una identidad, rescatar donde se pueda, reconstruirla, volver a la enseñanza primaria de valores, pero sobre nuevos paradigmas pues sólo desde el futuro podemos tener presente.

teodulolopezm@outlook.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

PORTADA DEL DIA

ENCUESTA

TE PUEDE INTERESAR

Realismo

  • GUSTAVO LINARES BENZO
22/04/2017 05:01 AM

1968. La Primavera de Praga, la esperanza de marxista de sincera convicción (entonces muchos más...

Atrapado en su maraña

  • MIGUEL SANMARTÍN
22/04/2017 05:00 AM

La tumba de la historia, camarita, en la cual serán lanzadas las cenizas (¿tendrán paz...

Todo a su tiempo

  • DORIS GICHERMAN
22/04/2017 05:00 AM

Es necesario aprender a soltar, esperar y confiar… darle tiempo al tiempo. . . dejar...

El fanatismo

  • CARDENAL BALTAZAR ENRIQUE PORRAS CARDOZO
22/04/2017 05:00 AM

El diccionario nos dice que fanático es quien defiende con tenacidad y furor opiniones, preocupado,...

Espacio publicitario