Espacio publicitario

Los precarios

  • TEÓDULO LÓPEZ MELÉNDEZ

07 de junio de 2017 05:01 AM

PARA COMPARTIR

Los precarios

Las palabras “precariedad” y “precarios” han tenido un regreso notable, tiempo después del libro “The PrecariatThe New Dangerous Class” de Guy Standing sobre formación y expansión del capitalismo, la formación de las clases sociales y la ciudadanía. No en balde estas palabras se asociaron a las manifestaciones de los indignados o del “Occupy Wall Street” en Estados Unidos, pues también estaba de por medio el endeudamiento de las clases populares y de las clases medias.

Precario viene de “precarius”, lo que se refiere a lo obtenido por petición, súplica y ruego. Ha sido la sociología francesa la que ha hincado los dientes sobre estos términos en relación a la pobreza, a la carencia de recursos, a la falta de autosuficiencia y a la inseguridad que obliga a pedir favores para el autosustento o a doblegarse políticamente para recibir, digamos, bolsas CLAP.

Son muchos términos que se le asocian, desde anomia hasta ansiedad, pasando por alienación, todo producto de las frustraciones que conducen al resentimiento. Es decir, se hacen los precarios muy peligrosos para estabilidad de las democracias y muy susceptibles a los llamados neofascistas.

Precarios y precariedad se han acercado a la denominación tradicional de pobreza, puesto que en la familia es la ausencia de seguridad para asumir responsabilidades elementales y gozar de los derechos fundamentales, en medio de este quiebre del mundo del trabajo, de frustración de crear un estado de bienestar con seguridad social incluida y de la precariedad de los empleos.

Se discute en la sociología si los precarios son o no una clase social. Para nosotros sí, una sustitución de aquello que denominábamos proletariado. Es más, podemos extrapolar lo precario a un terreno propiamente político, tal como nos muestran las luchas sociales de hoy. Hay precarios por la falta de respuestas, por la inconsistencia de lo que se da para enfrentar la angustia.

La clase mayoritaria de hoy en Venezuela es la de los precarios. De ella forman parte las clases bajas, más la sumatoria de las medias. Estamos a punto de quedarnos sin nada, o con un mínimo irrisorio, al borde de sembrarnos en la mezcolanza de anomia, desesperación y alienación. Impredecibles los caminos de la precariedad.

teodulolopezm@outlook.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

PORTADA DEL DIA

ENCUESTA

¿Quién quiere el poder?

  • CARLOS DORADO
10/12/2017 05:02 AM

La codicia y el deseo de poder son las baterías naturales del hombre y de...

¿Tensión por Jerusalén?

  • DAVID BITTAN OBADÍA
10/12/2017 05:02 AM

La decisión de Donald Trump de mover la sede de la embajada de su país...

En el Trópico

  • CARLOS A. ROMERO
10/12/2017 05:01 AM

“Agarrando aunque sea fallo”, es un dicho popular que me viene a la memoria al...

Del dicho al hecho

  • AGUSTÍN ALBORNOZ S.
10/12/2017 05:01 AM

En estos días tomaba un tiempo habitual de reflexión y pensaba en cuántas ocasiones uno...

Espacio publicitario

Espacio publicitario